Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Santo Oficio manda silenciar a un teólogo que acepta la homosexualidad

El libro del español Marciano Vidal, retirado en Argentina pero no en Brasil

Marciano Vidal, el teólogo cuyo libro ha sido censurado por el Santo Oficio.
Marciano Vidal, el teólogo cuyo libro ha sido censurado por el Santo Oficio.

El antiguo tribunal del Santo Oficio ha censurado el último libro del teólogo español Marciano Vidal por su mirada comprensiva sobre la homosexualidad. La ahora llamada Congregación para la Doctrina de la Fe ya había reprendido a este sacerdote redentorista en 2001 por diversas partes de su obra en las que supuestamente justificaba la homosexualidad, la masturbación, la contracepción, la fecundación artificial y “la liberalización jurídica del aborto”. El último libro de Vidal había sido editado en Brasil y Argentina, pero de momento solo ha sido prohibido en este país, que es donde se originó la denuncia ante el Vaticano. Vidal sostiene que la doctrina de la Iglesia sobre la homosexualidad ha ido variando, y no es un dogma.

En noviembre pasado, el sucesor del alemán Joseph Ratzinger como prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el cardenal norteamericano William Levada, le escribió una carta al superior general de Sociedad San Pablo, una de las principales editoriales católicas del mundo, para que la filial de Argentina retirara de las librerías Sexualidad y condición homosexual en la moral cristiana, de Vidal, así como otro texto titulado Pareja y sexualidad en la comunidad de Corinto, del pastor argentino Pablo Manuel Ferrer. Ambos libros habían sido editados en 2010. Levada solo esgrimió el argumento de que los consideraba “contrarios a la doctrina de la Iglesia sobre sexualidad”. También pidió que se los eliminara del catálogo de publicaciones y que se dejara de hacer publicidad de ellos.

Vidal (León, 1937) vive en Madrid y da clases en el Instituto Superior de Ciencias Morales de los redentoristas y en la Universidad Pontificia de Comillas. EL PAÍS lo llamó, pero el sacerdote se limitó a recomendar que se consultara a la editorial.

La Iglesia solo esgrime que lo considera “contrario a la doctrina sobre sexualidad”

“Yo tengo que acatar la decisión (de Levada), la tengo que soportar”, dice el director editorial de San Pablo en Argentina, el sacerdote Aderico Dolzani. “Uno se queda perplejo ante estas decisiones”, añade. Él no sabe qué contenido del libro llevó a que el Vaticano considerase que se contradecía con la doctrina de la Iglesia sobre sexualidad. “Otras veces dicen que aquí y aquí esto es así. Pero en este caso no. El argumento es genérico, no es preciso. No sé quién me va a dar una respuesta de por qué se tomó la decisión, pero la espero”, expresa el director editorial de San Pablo Argentina.

Dolzani había leído el libro de Vidal antes de publicarlo: “No lo leí buscando errores, pero no encontré puntos estridentes. Es un análisis de documentos de la Iglesia sobre la sexualidad. No es un libro de texto sino interpretativo y aplicado a hoy. Muestra que hay disonancias entre esos textos, que van cambiando con el tiempo, pero eso es normal en toda búsqueda en una sociedad que cambia. El libro cumplía con todos los requisitos. En Brasil lleva tres años editándose. Marciano Vidal es conocido en todo el mundo, sus textos se usan en todas las facultades y seminarios”, justifica el sacerdote argentino.

A diferencia de lo que ha ocurrido en Argentina, la editorial brasileña Santuario, de los redentoristas, no ha recibido todavía ninguna orden de Roma de censurar Sexualidad y condición homosexual en la moral cristiana. Su director, Marcelo Araújo, dice que no tiene intención de retirarlo de la venta.

Vidal ya había recibido una reprimenda de Ratzinger en 2001 por diversas obras suyas

En Argentina sucedió que los libros de Vidal y Ferrer fueron publicitados entre abril y mayo en un periódico dominical que se distribuye en las misas de todo el país. A partir de ahí, alguien, no se sabe quién, denunció las obras ante el Vaticano. “No molestó tanto lo que dice el libro sino el tema. Acá habrá molestado a cierta gente de cierto tipo de pensamiento”, intuye Dolzani.

Vidal ya había recibido una reprimenda de Ratzinger en 2001 por diversas obras suyas. En aquellos textos, el sacerdote español decía que ante la homosexualidad "irreversible" la actitud cristiana "no pasa necesariamente por la única salida de una moral rígida: cambio a la heterosexualidad o abstinencia total". Dolzani admite que esa posición "se puede desprender" del último libro censurado. Quien después se convertiría en el actual papa Benedicto XVI ordenó hace 11 años que se dejara de formar sacerdotes con los libros del cura redentorista y le sugirió que reeditara uno de sus principales libros, Moral de actitudes, pero bajo la tutela de la Confederación Episcopal Española. Vidal aceptó en silencio el castigo, pero no reescribió aquella obra.

El otro libro censurado en Argentina, el del pastor Ferrer, formaba parte de una colección ecuménica, en la que escribían teólogos de otras iglesias cristianas. Ferrer exponía allí a favor de la aceptación de diversos modelos de familia.