Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un juez obliga a retirar los genéricos de Viagra por vulnerar la patente

Siete de las empresas demandadas ya estaban comercializando los medicamentos en España

Cubos de Viagra.
Cubos de Viagra.

Los hombres que padecen disfunción eréctil solo podrán combatirla con Viagra o sus competidoras, pero no con los medicamentos genéricos que se venden en España con ese mismo fin. Un juez de Barcelona ha ordenado a una quincena de fabricantes que dejen de distribuir sus productos porque están basados en un principio activo (el sildenafilo) de cuya patente es titular en exclusiva la farmacéutica norteamericana Pfizer.

En octubre del año pasado, la compañía interpuso una demanda contra los fabricantes de genéricos por vulneración de los derechos de propiedad industrial y competencia desleal. Pfizer solicitó que se adoptaran medidas cautelares para retirar los productos del mercado. Ahora, el juez le ha dado la razón y obliga a esas empresas a “cesar y abstenerse de fabricar, importar a España, adquirir de terceros y usar” el sildenafilo.

La patente sobre el principio activo como producto caduca el 22 de junio de 2013

Además de combatir la disfunción eréctil, el principio activo sirve para tratar la hipertensión arterial pulmonar. Pfizer lo comercializa en España con el nombre de Viagra para el primer supuesto, y de Revatio para el segundo. Las otras compañías usaban la misma marca comercial para ambas dolencias. La demanda que tramita el Juzgado de lo Mercantil número 7 de Barcelona cifra en ocho millones de euros las pérdidas generadas a la titular de la patente. El auto judicial no afecta a otros fármacos que también combaten la impotencia pero usan otro principio activo, como Cialis o Levitra.

Además de prohibir la fabricación de nuevos medicamentos, el juez ordena que todas las unidades “se retiren del tráfico económico” y queden “retenidas y depositadas” por las demandadas, que también deberán hacerse cargo de informar de ello a la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios del Ministerio de Sanidad. La medida afecta a 17 medicamentos.

Siete de las empresas demandadas ya estaban comercializando los genéricos en España. Algunas lo hacían desde diciembre de 2009. En su respuesta a la demanda, alegan que lo hicieron con el consentimiento de Pfizer, a la que acusan de permanecer “inactiva durante nueve meses”. El resto de empresas habían obtenido ya la autorización para vender los genéricos, aunque todavía no los habían lanzado al mercado. Todas ellas coinciden en que actuaron “de buena fe” y recuerdan que la patente sobre el principio activo como producto caduca el 22 de junio de 2013, “en menos de año y medio”. Sobre la acusación de competencia desleal, subrayan que los medicamentos para la disfunción eréctil “no están financiados con cargo al Sistema Nacional de Salud” y, por tanto, “su precio es libre”.

“Estas medidas suponen una muestra del valor del trabajo de Pfizer y un reconocimiento a nuestra apuesta por la innovación y la investigación”, afirma el director del área legal de Pfizer, Vicente Morales. La medida cautelar entrará en vigor previsiblemente este jueves, cuando el gigante farmacéutico tiene previsto consignar 500.000 euros en el juzgado en concepto de fianza. Las empresas demandantes pueden recurrir el auto ante la Audiencia de Barcelona.