Selecciona Edición
Iniciar sesión

El recorte es “una bomba letal” para la ciencia, advierten los investigadores

Representantes de asociaciones de investigación sitúan en el 30% la reducción de la inversión en el sector en los últimos tres años

La protección de los recursos humanos para evitar la fuga de cerebro y la no disminución de las subvenciones son las peticiones urgentes

La jornada Ciencia española ante los recortes presupuestarios, que reunió en Madrid a sociedades científicas, representantes sindicales e investigadores, advirtió de que los recortes en I+D que baraja el Ministerio de Economía y Competitividad para este año -530 millones en subvenciones y 213 en créditos- “suponen una bomba letal para el sistema de I+D+i en España”. Significa un descenso del gasto del 8,5% respecto a 2011 y se acumula una reducción del gasto público en ciencia de los últimos tres años, de manera que la caída de los recursos transferidos a los organismos públicos de investigación (OPI) y universidades asciende ya al 30%, según los datos aportados en las conclusiones de la jornada. Estas cifras “ponen en riesgo el mantenimiento de la capacidad operativa del sistema público de investigación”. Destaca la situación ya crítica de los OPI que, “de confirmarse las previsiones [de recorte], podrían verse abocadas al cierre temporal de las instalaciones”.

Carlos Andradas, presidente de la COSCE (Confederación de Sociedades Científicas de España); Rosario Heras, presidenta de la Real Sociedad Española de Física, Salce Elvira, secretaria confederal de I+D+i de Comisiones Obreras, Amaya Moro-Marín, portavoz de la plataforma Investigación Digna, así como el físico Manuel Aguilar y Alfonso González, exsubdirector general de investigación de la Comunidad de Madrid, protagonizaron el debate en la jornada, celebrada esta semana en el Ciemat (Madrid) y moderada por Gerardo Delgado, director del Instituto de Física Fundamental del CSIC. “La investigación en España debe ser considerada como estratégica y debe regirse por un pacto de Estado que evite los vaivenes políticos y asegure un marco de financiación plurianual estable”, fue la primera conclusión del debate.

Hay que asegurar un marco de financiación plurianual estable

Los expertos alertaron acerca de la necesidad de proteger el capital humano del sistema de I+D, que está “seriamente en peligro” y “puede producirse en meses una auténtica fuga de cerebros”. Además, es imperativo no disminuir las subvenciones para la ciencia”.

El recorte en el capítulo de préstamos es lo menos preocupante, según los expertos, ya que suponían más del 60% del presupuesto del año pasado (5.196 millones de euros para créditos frente a 3.390 millones de inversión real). De hecho, el Ministerio de Ciencia e Innovación, que dirigió Cristina Garmendia en el anterior Gobierno del PSOE, dejó de ejecutar el 85% de dinero que tenía disponible en ese capítulo en 2011, apuntaron los expertos en sus conclusiones.

“En materia de recursos humanos, debe recuperarse la prioridad de la investigación, entre otros sectores, eliminando las limitaciones a la tasa de reposición”, pidieron los participantes en el debate, advirtiendo que la edad media de los trabajadores en el ámbito de investigación supera ya los 50 años “y se inicia un proceso de jubilación acelerada”, por lo que si estos investigadores no se remplazan, el sistema de I+D+i sufrirá una importante pérdida de competitividad”. Por ello, siendo el sistema de ciencia y tecnología estratégico, “debe reactivarse la oferta pública de empleo en I+D con el objetivo de lograr una tasa de reposición de efectivos de uno a uno”.

Debe reactivarse la oferta pública de empleo en el sector de I+D

En este ámbito, se destacó en la jornada la necesidad de relanzar los programas Ramón y Cajal y Juan de la Cierva, de contratación de investigadores de alta calidad, pero “con una solución de continuidad y cumpliendo los compromisos de estabilidad en el empleo”. También se señaló la importancia de “reforzar la financiación del Plan Nacional de I+D+i” así como “establecer mecanismos de colaboración púbico-privada en proyectos estables de investigación, desarrollo e innovación, y fomentar la generación de nuevas empresas de base tecnológica”.

Los protagonistas del debate recordaron que la inversión en ciencia y tecnología no funciona como la inversión en infraestructuras ya que estas ultimas, si se paralizan en situaciones de escasez de recursos pueden retomarse más adelante en el punto donde se interrumpieron. “En ciencia, se si pierde el capital humano y hay discontinuidad, se produce un retraso irrecuperable y la pérdida de la nueva generación de científicos es inadmisible para el país”, concluyeron los expertos.