Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

BP paga 5.800 millones a los afectados por el vertido del golfo

El acuerdo extrajudicial se produce tres días antes de que comenzara la vista

Intento de sofocar el incendio en la Deepwater Horizon.
Intento de sofocar el incendio en la Deepwater Horizon. REUTERS

La petrolera BP y los demandantes afectados por el vertido que asoló las costas del golfo de México en 2010 llegaron el viernes a un acuerdo extrajudicial, por el cual la empresa indemnizará a estos últimos con 7.800 millones de dólares (5.800 millones de euros) por los daños ocasionados por el accidente que hundió la plataforma Deepwater Horizon y causó la muerte de 11 trabajadores y la contaminación del océano con 4,9 millones de barriles de crudo.

El juez federal que instruye el caso en Nueva Orleans, Carl Barbier, emitió una orden en la que informaba de que los representantes legales de los demandantes y de BP habían llegado a un pacto “en los términos de propuesta de acuerdo colectivo” que se someterá a ese tribunal para su aprobación. Barbier aplazó el juicio, que iba a comenzar el lunes, sin establecer fecha para su inicio.

La petrolera especificó posteriormente los términos del acuerdo extrajudicial: el pago de 7.800 millones de dólares procederá de un fondo de 20.000 millones creado inicialmente en 2010 por sus directivos para las labores de limpieza e indemnización a las partes afectadas, entre las que se encuentran los pescadores y los Gobiernos locales, estatales y federal. La compañía calcula que sus pagos totales por el vertido han excedido con creces el valor de ese fondo.

“El acuerdo incluye el compromiso de BP de invertir 2.300 millones para ayudar a resolver las demandas relacionadas con pérdidas económicas en la industria del marisco en el golfo”, dijo BP en un comunicado. “Previamente al acuerdo propuesto, BP ha gastado más de 22.000 millones en sus compromisos en el golfo. BP ha pagado más de 8.100 millones a personas, negocios y entidades gubernamentales. Además, BP ha gastado unos 14.000 millones en operaciones [de limpieza]”.

Con este acuerdo, BP satisface las reclamaciones de 100.000 pescadores y empresas privadas que la demandaron tras el vertido. Además, se compromete a asumir los pagos médicos de los afectados durante 21 años. El fondo de 20.000 millones de dólares creado por la empresa, que administraba el abogado Ken Feinberg, será sustituido por otro fondo distinto, que gestionará la corte que instruye el caso. Los pagos a los que se comprometió Feinberg antes del acuerdo se seguirán satisfaciendo.

Aún quedan por resolverse las demandas presentadas por los Gobiernos afectados. El mayor demandante en el caso es, de hecho, el Gobierno federal norteamericano, que quiere recuperar miles de millones de las labores de limpieza. El Washington, el Departamento de Justicia ha rechazado aclarar si sus abogados están negociando con la petrolera para llegar también a un acuerdo.

“EE UU seguirá trabajando estrechamente con los cinco Estados del golfo [Florida, Alabama, Misisipí, Luisiana y Tejas] para asegurarse de que cualquier resolución relacionada con el cumplimiento de las leyes federales y las demandas por daños, incluidos los daños a recursos naturales, que proceda de este desastre medioambiental sin precedentes sea justa y equitativa”, dijo Justicia.

11 personas fueron dadas por desaparecidas tras el accidente

La plataforma Deepwater Horizon iba a pasar de fase de exploración a fase de explotación comercial, a 75 kilómetros de las costas de Luisiana, cuando se incendió, el 20 de abril de 2010. Aunque la empresa responsable era BP, la subcontrata Transocean operaba la plataforma. En diversas investigaciones públicas sobre el incidente se averiguó que otra subcontrata, Haliburton, había sellado previamente el pozo con cemento, y que una burbuja de metano procedente de él había sido la probable causa de la explosión.

La plataforma se hundió y el pozo quedó abierto hasta el 15 de julio de 2010, cuando la fisura en la tubería de la que emanaba el crudo quedó cubierta. BP pudo sellar la fuga con cemento el 19 de septiembre. Entonces, las empresas implicadas comenzaron un cruce de acusaciones que debería haber quedado resuelto en el juicio ahora pospuesto.

El que era consejero delegado de BP, el británico Tony Hayward, se vio obligado a abandonar la empresa. Le sustituyó Bob Duley, que se crió en uno de los Estados afectados por el vertido, Misisipí. Bajo su dirección, BP protagoniza uno de los mayores acuerdos extrajudiciales colectivos que se recuerdan. En 1989, tras un vertido de petróleo en Alaska, Exxon indemnizó con 1.000 millones de dólares (1.800 millones al cambio actual) al Gobierno norteamericano.