Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
día internacional de la mujer

Bruselas avanza hacia las cuotas de mujeres en los consejos de administración

La Comisión constata el fracaso de las medidas voluntarias de paridad

La presencia femenina en los puestos de mando de las empresas es del 14%

Bruselas ha puesto hoy la primera piedra para endurecer las políticas que fomentan la presencia de mujeres en las cúpulas empresariales. Un año después de presentar una iniciativa voluntaria para las compañías, la Comisión Europea constata que los resultados son “decepcionantes” y se dispone a dar el siguiente paso. Las palabras de la comisaria de Justicia, Viviane Reding, responsable de este proyecto, apuntan a la fijación de cuotas en los consejos de administración, una propuesta que se prepara para después del verano.

“Hablemos del futuro de nuestra economía”, arrancó la vicepresidenta de la Comisión Europea al presentar el informe sobre cómo ha evolucionado la presencia de mujeres en cargos de responsabilidad corporativa. Reding se esforzó durante toda su comparecencia en presentar el problema como una cuestión económica —“las empresas con mayor presencia femenina al mando tienen mejores resultados; las mujeres significan negocio”— más que como una reivindicación de derechos.

Al ritmo actual harían falta 40 años para lograr consejos equilibrados

Consciente de que resulta difícil convencer a empresas y Gobiernos de las ventajas de una mayor presencia femenina, la vicepresidenta ha decidido cargarse de razones antes de presentar su iniciativa. Desde este lunes y hasta el próximo 28 de mayo, la Comisión mantendrá abierto un proceso de consulta pública para que empresas, Gobiernos, organizaciones de mujeres y otros agentes recomienden qué hacer para mejorar las cifras.

El avance, de momento, resulta demasiado lento. Las mujeres suponían un 11,8% del total en los consejos de administración a finales de 2010, un porcentaje que en enero se ha situado cerca del 14%. Y ello a pesar de que acaparan casi la mitad del empleo europeo y son responsables del 70% de las decisiones de consumo. “No es brillante, pero es un ritmo algo mejor al de hace años y se debe a la insistencia de la Comisión”, concluyó Reding. Sin embargo, a este ritmo harían falta 40 años para conseguir consejos de administración equilibrados, con al menos un 40% de mujeres, según el informe que presentó la comisaria.

Leyes recientes

  • Italia. Las compañías de participación pública y las que cotizan deberán tener un tercio de mujeres en sus consejos de administración para 2015.
  • Holanda. Los órganos de dirección de las grandes compañías deben tener en 2016 una cuota mínima de un 30% de cada sexo.
  • Francia. Las empresas de más de 500 empleados deben tener en sus consejos un mínimo de un 20% de mujeres en 2014 y del 40% en 2017.
  • Bélgica. Las firmas tienen cinco años para incorporar a un 30% de mujeres en sus consejos.

En los puestos presidenciales, los resultados son aún peores. Del 3,4% de grandes empresas que en 2010 tenían a una mujer al frente, se ha producido un mínimo descenso hasta el 3,2% registrado en enero. “No soy una gran fan de las cuotas, pero me gusta lo que las cuotas consiguen”, avanzó Reding como pista de lo que puede ser su propuesta a los Estados. La responsable de Justicia no quiso concretar más, pero mencionó diferentes alternativas: multar a las compañías que no cumplan lo establecido, anular los acuerdos de composición de los consejos, premiar a las compañías que logren una equiparación en sus cúpulas o circunscribir las medidas a las empresas públicas.

Reding subrayó que las cifras mejoran cuando se actúa. Como ejemplo, citó a Francia, que recientemente ha introducido cuotas y ha logrado prácticamente doblar la presencia de mujeres en los consejos, hasta representar el 22% del total. En España, el peso femenino se ha incrementado en el último año, pero tímidamente: de un 9,5% de presencia se ha pasado al 11,5%, por debajo de la media comunitaria.

Como respaldo a sus postulados, la vicepresidenta comunitaria esbozó una encuesta europea sobre el apoyo ciudadano a estas cuestiones y se mostró “muy sorprendida” por los resultados. Casi nueve de cada 10 europeos creen que, a igualdad de cualificación, las mujeres deberían estar representadas de forma igualitaria en los puestos de responsabilidad de las empresas. Pero el dato que más puede animar a las autoridades europeas a atreverse con las cuotas es el siguiente: el 75% de los ciudadanos apoya la imposición de cuotas si no hay otra forma de garantizar esa igualdad, según el Eurobarómetro que avanzó hoy Reding, tres días antes de que se celebre el día internacional de la mujer.

La Comisión ha abierto
una consulta pública hasta finales de mayo

Con los resultados de la consulta pública que concluirá a finales de mayo, la Comisión elaborará después de verano una propuesta para atajar el problema. Ese calendario supone, en la práctica, retrasar la toma de decisiones, pues Bruselas ya ha constatado que la vía voluntaria no funciona. Hace un año, la propia Reding animó a las compañías a firmar un acuerdo voluntario para elevar la presencia de mujeres en los consejos al 30% en 2015 y al 40% en 2020. En el entorno europeo, solo 24 empresas se adhirieron a la iniciativa. El informe de la Comisión subraya que son las medidas legislativas las que surten efecto, “especialmente si van acompañadas de sanciones”.

La existencia de un marco común europeo sobre la presencia de mujeres al mando disminuye también las trabas para las compañías presentes en varios países, que deben adaptarse a diferentes legislaciones. Como ejemplo, Reding citó el caso español, por el que las firmas que concurren a concursos públicos deben cumplir la ley de igualdad, una exigencia que no existe en otros Estados. No obstante, el informe constata que España no impone obligaciones legales en ese sentido y que las medidas encaminadas a que las mujeres representen el 40% en los consejos de administración en 2015 son solo recomendaciones.