Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 'no' al petróleo saca a miles de personas a las calles de Canarias

El Gobierno regional y 40 asociaciones se manifiestan contra las prospecciones petrolíferas frente a las islas

Miles de personas marchan en Lanzarote contra las prospecciones.

 

La plaza de la iglesia de Fuerteventura fue el inicio y el fin de una manifestación, “histórica para la isla”, según el presidente del Cabildo, que vociferó contra las prospecciones petrolíferas que ha autorizado el Gobierno de Rajoy en nueve cuadrículas marinas, cinco de las cuales están frente a su costa. Una de ellas, la número dos, tiene su límite apenas a 10 kilómetros de la playa del Castillo, cerca de la capital, Puerto del Rosario. La mayoría de los manifestantes hicieron alusión a José Manuel Soria, ex vicepresidente del Gobierno de Canarias y actual ministro de Industria, Energía y Turismo. El grito más repetido fue “Soria, atiende, Canarias no se vende”.

Más de 40 asociaciones y colectivos de la sociedad civil de Fuerteventura se desplazaron hasta la capital de la isla para participar en la movilización que, según reconoció la Policía Local de Puerto del Rosario, fue “la más grande que se recuerda”, aunque haciendo memoria, uno de sus agentes recordó que “cuando se decidía si entrar o no en la OTAN, también hubo un gran movimiento”. El recorrido, que tenía un itinerario circular, estuvo completo durante toda la manifestación, dado que las calles aledañas estaban repletas de gente que vestía camisetas negras, uniforme de las personas que protestan contras las prospecciones en las Islas.

José Miguel Pérez, vicepresidente del Gobierno de Canarias, que participó y encabezó la movilización, hizo alusión a que el archipiélago debe “potenciar su capacidad para ser una plataforma de energías renovables y no una plataforma negra, color petróleo”.

Además, insistió en las acciones legales que el Ejecutivo canario ha iniciado contra el decreto gubernamental que permite la exploración para determinar las posibilidades de extracción por parte de Repsol y otras dos empresas. Pedro Quevedo, diputado por la provincia de Las Palmas por Nueva Canarias, se congratuló de que “otros partidos hayan entendido que las energías fósiles no son el camino y se hayan sumado al movimiento ciudadano que reclama más energías renovables”.

Además, según se ha sabido, desde el Cabildo de Fuerteventura han propuesto al Movimiento Ciudadano, organizador de las manifestaciones, que se sumen al contencioso que han interpuesto contra el Gobierno central por si se diera la circunstancia de que cambiara de color político las instituciones denunciantes.

No solo Fuerteventura se movilizó, en Lanzarote miles de personas se echaron a las calles de la isla en una “manifestación que hace historia”, según los organizadores. La periodista Pilar del Río, en la isla que sigue añorando a José Saramago, en su cuenta de Twitter decía que “jamás nadie soñó con una manifestación tan grande”. En Tenerife, unas 2.000 personas, según la policía local de la capital de la isla, dijeron "no al petróleo", mientras que en Gran Canaria también hubo un importante seguimiento.

Paulino Rivero, presidente del Gobierno de Canarias, no estuvo presente en ninguna de ellas a pesar de que el Ejecutivo que preside ha llamado a la movilización. Escogió este fin de semana para ir de viaje oficial a Uruguay.