Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los casos de autismo aumentan un 78% desde 2002 en Estados Unidos

En la actualidad, según un informe, uno de cada 88 niños norteamericanos padece este trastorno

Christopher Astacio lee con su hija, Cristina de dos años, diagnosticada de autismo.
Christopher Astacio lee con su hija, Cristina de dos años, diagnosticada de autismo. AP

El número de casos de trastornos del espectro autista -Autismo, Asperger y Trastorno del desarrollo no específico- ha aumentado un 78% en la última década en Estados Unidos, según un estudio presentado este jueves por el Centro de Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés). En la actualidad, según el informe, uno de cada 88 niños norteamericanos padece alguna de estas tres patologías.

El documento achaca esta tendencia al alza a la manera en que los casos son diagnosticados, identificados y registrados en la actualidad en las distintas comunidades, pero realmente se desconocen las causas exactas porque se produce este fenómeno.

Los trastornos del espectro autista están acompañados por deficiencias en la interacción social y, en la mayoría de los casos, se presentan patrones restringidos, repetitivos y estereotipados del comportamiento. A pesar de que muchos de los niños son diagnosticados a la edad de 8 años, según cita el estudio, hay un incremento del número de casos entre los niños menores de tres años.

Las cifras presentadas este jueves afirman que existe un incremento de los casos del 23% desde 2009 y de un 78% desde el primer informe realizado por esta institución donde se recogen cifras desde 2002 cuando la tendencia era de uno cada 150. El estudio se realizó en 2008 a una muestra de más de 300.000 niños de edades comprendidas entre los 8 y los 14 años.

Los trastornos del espectro autista son cinco veces más frecuentes en niños (uno de 54) que en niñas (una cada 252). El mayor número de nuevos diagnósticos se ha dado entre los niños latinos (un aumento del 110%) y entre los afroamericanos (del 91%).Los autores del informe creen que este incremento se debe sobre todo al hecho de que existen nuevos métodos que ayudan a investigar a estos colectivos mejor.

CDC recomienda a los padres vigilar como juegan, aprenden, hablan y actúan sus hijos desde el nacimiento hasta los cinco años. Esta organización cuenta con programas que ayudan a los padres a conocer este tipo de trastornos y a lidiar con ellos.

Muchos científicos, explica el documento, que estudian este tipo de trastornos del desarrollo aseguran que no existe tan sólo una causa para padecerlos. Algunos estudios sugieren que tienen un origen genético y otros dicen justo lo contrario. Parece que los niños de padres mayores, aquellos que han nacido de forma prematura o con bajo peso y el tomar drogas durante el embarazo pueden ser factores de riesgo para estos trastornos, argumenta el informe.

A pesar del trabajo que está haciendo esta organización en relación a los trastornos del espectro autista durante los últimos quince años y “que sabemos más en relación a estos niños que los padecen, su diagnóstico, su edad de inicio y las habilidades a trabajar”, es necesario que las comunidades apliquen servicios y planes específicos para mejorar la atención a estos menores, solicita el CDC en las conclusiones del estudio.