El PP podrá elegir en solitario al nuevo presidente de RTVE

El Gobierno abandona el consenso con el PSOE para encabezar la televisión pública

Un decreto ley suprime la necesidad de que sea respaldado por dos tercios del Congreso

Soraya Sáenz de Santamaría, Ana Mato, José Ignacio Wert, en la rueda de prensa del Consejo de Ministros. / LUIS SEVILLANO

El Gobierno de Mariano Rajoy ha dado un giro radical al modelo de televisión pública diseñado por los socialistas hace seis años. Ante la falta de un acuerdo entre los dos partidos mayoritarios (PP y PSOE) para la renovación del Consejo de Administración de RTVE y la elección de su presidente, el Ejecutivo ha salido por la tangente: cambiar la ley. Los nombramientos corresponderán al Parlamento, pero ya no será necesaria una mayoría de dos tercios sino que bastará una mayoría absoluta. El PP no tendrá ya necesidad de pactar con ningún grupo.

Con esta decisión, aprobada en el Consejo de Ministros mediante decreto ley, el partido en el poder rompe el consenso y da un paso atrás, acercándose a los tiempos de la televisión de partido. El Ejecutivo alega “problemas muy graves” en la gestión de la corporación y en su capacidad para aplicar los ajustes y subraya la necesidad desbloquear los nombramientos. Para justificar la medida, la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, se apoya en una disposición transitoria de la ley de 2006 que permitía la designación del Consejo de RTVE por una mayoría absoluta en las Cortes si no se alcanzaban los dos tercios en una primera votación. Entre una y otra debían transcurrir dos meses, plazo que ahora se acorta a 24 horas.

Esta solución estaba prevista en caso de bloqueo, pero desde entonces PP y PSOE han pactado en dos ocasiones el nombre del presidente: Luis Fernández y Alberto Oliart. “La designación seguirá siendo parlamentaria, pero se adoptará la solución prevista en 2006”, dijo Santamaría.

Los socialistas han arremetido con dureza contra un decreto ley que cambia las reglas de juego. Acusan al Gobierno de perpetrar un “golpe institucional” y de “inventarse” un bloqueo en las negociaciones para cambiar así el modelo. “Es absolutamente falso que haya bloqueo”, explican los socialistas, que denuncian la ruptura unilateral de Rajoy del compromiso que adquirió con el líder socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, para renovar los órganos institucionales, incluida RTVE.

Ambos dirigentes se habían dado de plazo hasta junio, como recordó la vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano. “Hubo dos reuniones, una pública y otra privada, y quedaron en volver a hablar tras las elecciones andaluzas. El PP ha dibujado desde entonces un escenario de bloqueo, que no es cierto, porque no está dispuesto a gobernar con una televisión plural”, afirmaValenciano. En esta línea, IU asegura que la reforma implicará que la corporación será sometida al partido del Gobierno y la información volverá a ser considerada “mera propaganda”.

El decreto ley es “un golpe de Estado en televisión. Supone que el Gobierno ha intervenido RTVE pero no para rescatarla sino para hundirla. Podemos decir adiós a la independencia política y económica”, apunta Miguel Ángel Sacaluga, representante de los socialistas en el Consejo de Administración de RTVE.

Este organismo también se verá afectado por la reforma. El Gobierno reduce de 12 a nueve sus miembros. La vicepresidenta ha invocado razones de austeridad. Además, a partir de ahora, los consejeros no tendrán dedicación exclusiva y solo cobrarán dietas. El salario actual es de 110.000 euros (el doble en el caso del presidente).

Con esta modificación de la ley, el PP echa por tierra uno de los avances más significativos en la historia de RTVE. Los socialistas estudiarán presentar recurso de inconstitucionalidad porque “no hay razones de urgencia que justifiquen un decreto ley”.

El cambio se produce en un clima de ataque de los dirigentes del PP a la cadena pública. Sobre todo, a sus informativos, a los que califican de “sectarios”. En los últimos meses, altos cargos del PP han redoblado sus acusaciones, cuestionando la independencia y neutralidad de los informativos y “la ingobernabilidad” de la corporación. Santamaría ha insistido en esta línea al asegurar que RTVE “no tiene posibilidad” de aprobar sus cuentas anuales ni de presentar el anteproyecto de presupuesto. “Tiene serias dificultades para cumplir el programa de austeridad”, sentenció la vicepresidenta, que recordó que este año se ha recortado la subvención estatal en 204 millones de euros.

Desde el pasado julio, cuando presentó su dimisión el entonces presidente, Alberto Oliart, RTVE está gestionada por un Consejo de Administración que actúa de manera asamblearia. Los miembros de este organismo asumen la presidencia no ejecutiva de manera rotatoria y por meses. El Consejo de RTVE ha sufrido, además, la baja dos consejeros: Héctor Maravall (CC OO) y Jesús Andreu (PP). La mitad de los vocales concluyó su mandato hace más de dos años.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana