Educación quiere subir hasta un 6 la nota mínima para conceder una beca

El sistema actual obliga a aprobar entre el 60 y el 80% de créditos, pero sin nota

Los rectores piden al ministro Wert que retrase la subida de los precios públicos para repetidores

Más de 250.000 universitarios reciben ayudas para pagar la matrícula

Jornada de examen de alumnos universitarios en Madrid.

El primer paso fue aumentar el precio de las tasas. Los estudiantes universitarios pagarán hasta 540 euros más en primera matrícula y pueden llegar a abonar hasta el 100% del coste real de un curso (unos 6.000 euros de media, según estimaciones oficiales) si son repetidores reincidentes. La siguiente medida es endurecer el acceso a las becas que reciben más de 250.000 estudiantes con unos 216 millones de euros anuales.

El Ministerio de Educación quiere fijar una nota mínima de 5,5 o 6 para mantener una beca universitaria. El ministro José Ignacio Wert informó este jueves a la Conferencia de Rectores de Universidades Españolas (CRUE) de este nuevo plan que estudia desde hace semanas con los consejeros de Educación del PP y del que no ha informado al resto. El jueves pasado no planteó esta alternativa en la Conferencia Sectorial de Política Universitaria en la que participaron representantes de todas las comunidades autónomas y donde anunció el incremento de las matrículas.

Como ya han pedido algunas comunidades autónomas, los rectores reclamaron ayer que el aumento de tasas vaya ligado a un “buen sistema de becas y ayudas”. Según las estimaciones de la CRUE, España está por debajo de la media de la OCDE en reparto de becas. Destina el 0,1% del PIB frente a una media del 0,2%. En el curso 2009-2010, últimos datos del Ministerio de Educación disponibles, se concedieron 256.110 becas para cubrir las matrículas universitarias. El Ministerio de Educación aportó 201,5 millones de los casi 216 que se emplearon en estas ayudas. El resto lo cubren las autonomías.

El sistema actual de reparto de becas obliga al estudiante que no supera unos mínimos de renta familiar a aprobar el 80% de los créditos del curso en la mayoría de las carreras y un 60% en las titulaciones más complejas, como las ingenierías. No fija una nota mínima.

El ministro Wert ya anunció a mediados de febrero su intención de revisar el sistema y endurecer los requisitos académicos con el objetivo de “fomentar la excelencia”. Al alumno “le da exactamente igual sacar un sobresaliente que un cinco”, dijo entonces.

El ministro repitió en la reunión con los rectores el mismo mensaje que mantiene en las últimas semanas: las becas se mantendrán al mismo nivel que hasta ahora. Pero por un lado, la partida para becas ya ha bajado. Educación aprobó dedicar 1.265 millones de euros, 166,4 menos que el año pasado (casi un 12% de bajada). Fuentes conocedoras de la propuesta señalan, además, que “una gran parte” de los alumnos universitarios becados ahora obtienen las ayudas con notas medias de aprobado (5). El nuevo requisito, según esas fuentes, disminuirá el número de beneficiarios. Es decir, aunque la cantidad sea la misma, a lo mejor no se usa.

Los representantes de la CRUE solicitaron además que el aumento de las tasas en segundas matrículas y sucesivas, que puede alcanzar el coste total del curso, se aplique “de forma progresiva” hasta 2015. El ministro les respondió que mantendrá los plazos previstos y, por tanto, aplicará las subidas de tasas el curso que viene.

Los próximos 3 y 4 de mayo, los rectores se reunirán en la comisión permanente de la CRUE y celebrarán una asamblea para consensuar una respuesta a los recortes tras esta primera reunión.