Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las farmacéuticas cobrarán antes si centralizan ventas y bajan precios

La cartera básica de Sanidad atenderá solo prestaciones “estrictamente dirigidas a la curación o la prevención de la enfermedad”, según el plan de reformas

Las comunidades darán cuenta cada tres meses de su presupuesto.
Las comunidades darán cuenta cada tres meses de su presupuesto.

El Gobierno realizará concursos públicos centralizados para la compra de medicamentos y productos de uso hospitalario. Y para que las empresas se presenten y rebajen sus precios, el Ejecutivo se comprometerá a pagar antes a estos proveedores y a hacerlo directamente desde el Ministerio de Hacienda, que después descontará el dinero a las comunidades.

Esta es una de las medidas que recoge el plan nacional de reformas que el Gobierno ha enviado a Bruselas. En el apartado sanitario, el documento concreta cómo se van a aplicar algunas de las medidas del real decreto ley aprobado hace 10 días y explica otras que se habían esbozado pero que estaban pendientes de puntualización. Es el caso de las compras centralizadas, que hasta ahora se han utilizado únicamente para la vacuna de la gripe, y que Sanidad pretende extender para ahorrar 1.000 millones de euros.

El Ejecutivo controlará cada trimestre la gestión autonómica

El plan contempla la central de compras en un punto dedicado a la “mejora de la eficiencia de la oferta sanitaria” de los hospitales. Para su funcionamiento, el Gobierno establecerá distintos mecanismos, entre ellos, “concursos de compras agregadas y de determinación de precios”. Es decir, sacará a adjudicación fármacos y productos sanitarios para que las empresas oferten precios más baratos de los habituales con el incentivo de garantizarse la venta para toda España. Estos concursos ya funcionan en las compras que realizan los hospitales, pero cada uno por separado. La diferencia ahora es que será el Gobierno el que convoque la subasta y la adjudique para todas las comunidades. El modelo es también muy similar al que ha puesto en marcha Andalucía para la compra de medicamentos de venta en farmacias, que está recurrido por el Gobierno central ante el Tribunal Constitucional.

Para incentivar la participación de la industria en estos concursos y, sobre todo, para que rebaje sus precios, el Gobierno garantiza el “pronto pago”. Puede ser un aliciente importante porque las comunidades deben más de 6.300 millones de euros a los proveedores de medicamentos de los hospitales y tardan de media 525 días en pagar las facturas, según los datos a cierre de 2011 de la patronal Farmaindustria. Con el nuevo modelo, el Ejecutivo se compromete no solo a pagar antes, sino que el dinero saldrá directamente del Ministerio de Hacienda, que después lo descontará de las transferencias económicas que hace a las comunidades.

El plan de reformas especifica que la “cartera de servicios públicos” solo atenderá a “prestaciones estrictamente dirigidas a la curación o la prevención de la enfermedad”, lo que podría abrir la puerta a que se dejen de financiar prestaciones como la reproducción asistida o el aborto. Un portavoz de Sanidad negó ayer que se esté planteando sacar estaos servicios de la cartera común. Las comunidades podrán ampliar su cartera “siempre que sean elevadas al Consejo Interterritorial y se justifique que cuentan con financiación suficiente”, señala el documento, en el que el Gobierno se reserva el derecho de veto: “Podría no permitirse que una comunidad que paga con gran retraso a sus proveedores intente ampliar su cartera de servicios”.

El documento recoge también que la gestión sanitaria autonómica “se someterá a un seguimiento y control presupuestario trimestral” en el Consejo de Política Fiscal y Financiera.