Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La tasa de infecciones hospitalarias cae a su mínimo en 22 años

Las afecciones respiratorias son las más frecuentes, seguidas de las urinarias

Un 6,28% de las personas que ingresó en un hospital en 2011 adquirió una infección en el centro sanitario. Esta es la tasa más baja de las infecciones nosocomiales (nombre técnico del proceso, que viene de la palabra griega que significa hospital) de los últimos 22 años, desde que se empezaron a hacer estudios. Los datos los ha elaborado la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene, y los ha presentado esta mañana la secretaria general de Sanidad, Pilar Farjas.

El tipo de infección más frecuente es el de las vías respiratorias debido al uso de los aparatos de respiración asistida. En total, la ventilación mecánica es responsable del 21,4% de este tipo de complicaciones. Esta proporción se mantiene estable en los últimos años. El segundo lugar lo ocupan las infecciones urinarias producidas por sondas. Estos procesos están en descenso desde 1996. Hasta 200 fueron la primera causa de estos trastornos.

El nivel alcanzado está en el límite mínimo que se esperaba. De hecho, hace 30 años se consideraba que llegar a solo un 10% de infecciones nosocomiales sería un éxito. Ese límite se pasó ya en 1990. Que cuesta bajar la proporción de estos procesos se demuestra con que en 1990 adquirieron una de estas infecciones nosocomiales el 8,45% de los ingresados. En 2000, la proporción estaba en el 6,90%. Desde entonces a oscilado entre el 6,50% de 2004 y el 6,99% de 2007.

Farjas atribuyó parte del éxito a programas auspiciados por el Ministerio de Sanidad, como Bacteremia Zero, Neumonía Zero, y unas campañas que parecen obvias pero no lo son, como las de higiene de manos de los profesionales.

Los datos también son muy buenos para los pacientes si se mide no el número de ellos que se infecta, sino la poliinfección (adquirir más de un microrganismo al tiempo que se está hospitalizado). Si en vez de medir la proporción de personas que se infectan medimos la proporción de infecciones, la tasa también está en su mínimo: el 7,11. Eso quiere decir que las personas afectadas tienen de media 1,14 infecciones. En esto casi no se ha mejorado, porque la media por persona era de 1,16 en 1990.

La Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene empezó en 1995 a medir otro factor: el porcentaje de personas que tenían ya una infección previa. Y esta cifra va en aumento. Era hace 16 años el 1,08%, y en 2011 llegó al 2%. Esto quiere decir que, de alguna manera, las infecciones se van acorralando, y quedan en los más débiles que ya están predispuestos a padecerlas.