Selecciona Edición
Iniciar sesión

El MIT y Harvard ofrecerán cursos gratis por Internet

Los primeros programas arrancarán el próximo curso

La Universidad de Harvard y el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) ofrecerán cursos gratuitos a través de internet en un proyecto colaborativo que busca romper los moldes de la educación universitaria tradicional.

“Hay una revolución en Boston”, afirmó Anant Agarwal, presidente de EdX, la plataforma de educación online presentada este lunes en la sede de Harvard, la universidad más antigua de Estados Unidos. “Esta revolución tiene que ver con el ratón, el bolígrafo y la educación. Y tiene el potencial de cambiar el mundo”.

EdX, que dará comienzo oficialmente durante el otoño de 2012, creó un prototipo de asignatura sobre Circuitos y Electrónica el año pasado y se matricularon 120.000 estudiantes de todo el mundo, apenas unos centenares menos que los que estudian en MIT cada año académico.

“Las tecnologías modernas como internet o el alojamiento de datos en la nube pueden impulsar la educación online a una escala masiva”, afirmó Agarwal. “Se trata del cambio más grande en el mundo de la educación desde la invención de la imprenta”.

“Imaginen grupos de estudiantes en El Cairo, se reunían en cafeterías para hablar de electrónica, ayudándose unos a otros”, explicó Susan Kockfield, presidenta de MIT.

El proyecto EdX aspira a acercar el contenido de los cursos ofrecidos por Harvard y MIT a millones de estudiantes en todo el mundo. No habrá ediciones especiales de las clases para aquellos que accedan a través de internet, aunque sus certificados no equivaldrán a los de aquellos que sí pagaron una matrícula y asistieron a clases presenciales.

“Cualquiera que tenga una conexión a internet y un ordenador, en cualquier parte del mundo, podrá seguir nuestras clases”, afirmó la presidenta de Harvard, Drew Gilpin, durante la presentación.

Los dos centros universitarios invertirán un total de 60 millones de dólares (36.8 millones de euros) para distribuir el material de las clases a través de vídeos, exámenes y pruebas teóricas alojadas en páginas de internet y recibirán los comentarios inmediatos por parte de los profesores. Se trata de una expansión de la experiencia educativa online -que ya ofrecen muchas universidades norteamericanas, aunque no de manera gratuita- y en la que el estudiante puede acomodar su ritmo en función de sus necesidades.

“La educación online permite personalizar la experiencia a cualquier participante”, explicó Agarwal. “Queremos aprovechar la tremenda cantidad de recursos que hay en Harvard y MIT y combinar nuestras fuerzas para que las clases estén disponibles en todo el mundo”.

Los responsables de la iniciativa reconocieron que internet tiene tanto potencial para romper modelos en el ámbito de la educación como antes lo ha hecho en el de la música, las editoriales o los medios de comunicación. Harvard y MIT estarían adelantándose a la respuesta que otros sectores todavía no han encontrado.

El objetivo de EdX es acercar contenidos a todo aquel que esté dispuesto a aprenderlos, democratizando la experiencia educativa y conectando a estudiantes y profesores independientemente de si están en Cairo, Nairobi, Boston o Sidney. Los responsables afirman que los estudiantes se beneficiarán tanto como los profesores de Harvard y MIT, que recibirán aportaciones de miles de estudiantes a los que no hubieran podido acceder antes.

“Debemos admitir el efecto que tiene internet en la educación hoy en día”, aseguró Hockfield, quien describió el proyecto como una experiencia de aprendizaje “conectado” en el que todos los estudiantes comparten la misma plataforma y que puede expandir los contenidos y las lecciones más allá del aula tradicional.