Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La crisis se ceba con la infancia

Un 26% de los niños vive en riesgo de pobreza en España

Los niños son el colectivo más pobre en España. ATLAS

“La pobreza tiene cara de niño”, ha dicho la directora de Unicef España, Paloma Escudero, en la presentación hoy del informe El impacto de la crisis en los niños. Un 26% (2,2 millones) de los menores de 18 años vivía en hogares en riesgo de pobreza en 2010, según datos del INE recogidos en el documento de Unicef. En España, esto significa que los ingresos familiares no superaban los 16.400 euros anuales para dos adultos y dos hijos. Por primera vez, la proporción de niños al borde de la precariedad supera a la de mayores de 65 años, que hasta ese año era el colectivo más afectado. Los datos provisionales para 2011 del INE apuntan a que seguirá aumentando la cantidad de menores empobrecidos hasta el 26,5%, mientras que la de ancianos en riesgo se mantendrá en 21,7%.

Los niños no solo no son ajenos a la crisis económica, sino que la padecen especialmente. En solo dos años (2008 a 2010) hay 205.000 niños más por debajo del umbral de riesgo de pobreza, lo que supone un incremento del 10% en ese período. Aumenta también el porcentaje de menores al borde la pobreza extrema, que viven en hogares con menos de 11.000 euros para toda la familia. Pasó de un 9% en 2008 al 13,7% en 2010. Una proporción de pobreza infantil solo superada por Rumania y Bulgaria en la Unión Europea.

El estudio de Unicef apunta al aumento del paro y la reducción de los salarios como principales causas de la precariedad de la población infantil. Esto se explica, dice el documento, por una mayor incidencia del desempleo en parejas jóvenes con hijos, que se han visto obligados a reducir sus gastos en productos de primera necesidad, como la alimentación, la atención médica o el material escolar. El número de familias con niños con todos sus miembros en paro ha pasado de 324.000 en 2007 a 714.000 en 2010 -un 120% más- como indican los datos de Eurostat. Por eso, Unicef ha reclamado al Gobierno incluir en su agenda política la protección de la infancia. “Los costes de no actuar ahora, no solo afectan a los niños y a las familias más vulnerables ahora, sino que comprometen el crecimiento de la sociedad a medio y largo plazo”, ha alertado Escudero.

Entre las propuestas de Unicef destaca la elaboración de un Plan Nacional contra la Pobreza Infantil. También sugiere la protección de las ayudas económicas que con la crisis han sufrido recortes. El conocido como cheque bebé, prestación de 2.500 euros que recibían las familias por nacimiento o adopción de un hijo, se suprimió en 2011. También se redujo de 500 a 291 euros por hijo la ayuda a cargo de la Seguridad Social para familias con dos menores e ingresos inferiores a 13.000 euros.

Si pudieran decidir, los niños se asegurarían de que todo el mundo tiene algo para comer. En una encuesta a 6.000 escolares, 3.250 dijeron que esa sería su prioridad, por delante de tener una videoconsola, opción que marcaron solo 274 pequeños, relegándola a la cola de sus decisiones.

Más información