Parques Nacionales subasta la caza de Quintos de Mora para recaudar

Medio Ambiente lanza en la finca pública más emblemática la gestión cinegética privada

El organismo busca triplicar los ingresos privados tras los recortes

George W. Bush y Aznar en Quintos de Mora en 2001. / RICARDO GUTIÉRREZ

Quintos de Mora, lo más parecido al Camp David español, la finca más emblemática de Parques Nacionales, lugar de acogida de líderes extranjeros, tendrá a partir de otoño cazadores privados disparando a venados y jabalíes. En un cambio drástico en la gestión, el Organismo Autónomo de Parques Nacionales, dependiente del Ministerio de Medio Ambiente, ha sacado a licitación los recechos y monterías de la temporada 2012-2013. Hasta ahora, solo los guardas controlaban el exceso de ciervos. El departamento que dirige Miguel Arias Cañete abre así una vía que terminará en la autorización de la caza privada en los parques nacionales.

El presupuesto de Parques ha bajado de 99 millones en 2011 a 66 este año (un tercio menos). Pero aún más ha caído la transferencia directa del ministerio a Parques, que baja de 90 millones a 38 (un 58% menos frente a la caída del 31,2% de todo el Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente). El resultado es que para cuadrar las cuentas Parques Nacionales debe triplicar sus ingresos privados, de 9 a 28 millones.

La situación se agrava porque una de sus principales fuentes de ingresos, la venta de madera de los montes de Valsaín (Segovia), se ha desplomado y ahí deja de ingresar unos tres millones. Así que Parques ha paralizado las compras de fincas —alrededor de las Tablas de Daimiel— y se ha lanzado a vender monterías en sus propiedades. Con eso y el remanente de caja espera poder superar el año, aunque nadie sabe cómo será el próximo ejercicio.

La primera es la de Quintos de Mora, 6.800 hectáreas adquiridas por el Patrimonio Forestal del Estado en 1942 en Los Yébenes (Toledo). El lugar en el que Felipe González y Baltasar Garzón pactaron la entrada del segundo en política y donde Aznar y Zapatero recibieron a Vicente Fox, George W. Bush y Lula da Silva, entre otros. Junto con Las Marismillas, en Doñana, es la finca pública más simbólica.

El Boletín Oficial del Estado publicó el jueves la licitación por un procedimiento al alza del “aprovechamiento de monterías y recechos durante la temporada cinegética 2012-2013”. El precio de salida es de 82.600 euros para las monterías y 7.375 para los recechos. La cantidad es muy baja, según fuentes del sector, para la caza de unos 300 venados y jabalíes.

Después vendrán otras propiedades públicas y luego los espacios protegidos

Desde que en 1996 Aznar llegó a La Moncloa no ha habido caza en Quintos de Mora —antes realizaba batidas una sociedad cinegética local—. El expresidente frecuentaba la finca y pidió que acabar con ello. El exministro de Justicia Mariano Fernández Bermejo sí cazó allí en 2009 pese a que no estaba permitido.

Como las fincas colindantes tienen vallados cinegéticos —Juan Abelló posee propiedades alrededor—, hay poco movimiento de predadores y los ciervos se reproducen sin control. Miguel Ángel Hernández, responsable de conservacíón de especies de Ecologistas en Acción, explica que actualmente los guardas de Parques y de la Junta de Castilla-La Mancha abaten ejemplares uno a uno o los capturan en trampas y luego los sueltan en otros lugares.

Hernández insiste en que aunque el resultado sea el mismo, la forma es relevante: “Los guardas cazan eligiendo los ejemplares que abaten. Pero ahora harán monterías, en las que rehalas de perros barren una zona enorme. Los cazadores van a pasar el día en todoterreno, algo que tiene un impacto enorme. Espero que no piensen en abrir caminos y tiraderos”. Además, recuerda que “los guardas abaten principalmente hembras para controlar la población, pero los cazadores quieren machos, con lo que no sirve para eso”. En Quintos de Mora anida la cigüeña negra, el buitre negro y el águila imperial, entre otras especies protegidas, además de ser un lugar idóneo para reintroducir el lince en los Montes de Toledo. Dentro de Parques hay gente que recela del cambio y habla del “giro copernicano” que supone pasar de hablar de “control de poblaciones a gestión cinegética”.

Los ecologistas: “Se pasa de la conservación

a la explotación”

El presidente de la Real Federación Española de Caza, Andrés Gutiérrez Lara, considera que al fin el Gobierno les hace caso —era una histórica reclamación de los cazadores—, pero considera que “el ministerio podría conseguir mucho más de 90.000 euros”.

El temor de los ecologistas no solo es por Quintos de Mora. “Hay fincas menos emblemáticas pero con mejores valores ambientales”, opina Juan Carlos del Olmo, de WWF. Lugar Nuevo y Selladores, en Jaén, por ejemplo, donde hay un programa de lince. Y después irán los parques nacionales, aunque para eso hace falta cambiar la ley, donde se podrían cazar ciervos en Monfragüe (ya se hace sin cobertura jurídica en fincas privadas), cabras en Sierra Nevada o lobos en los Picos de Europa.

Los ecologistas ahí sí auguran batalla, ya que argumentan que los parques nacionales son la joya de la corona y suponen menos del 1% del territorio. Una fuente del sector resume el sentir de los que se oponen: “Puede que el impacto sea el mismo si lo cazan los guardas o los cazadores. Pero no me gustaría ver en una revista anuncios de monterías en Doñana”.

Sin recortes para el Rey

Ecologistas en Acción reclama que si Parques Nacionales tiene que recortar puede hacerlo fácilmente en la gestión cinegética de la Encomienda de Mudela, una finca privada en Ciudad Real y en la que el ministerio cría perdices para que cace el Rey. “Deberíamos dejar de financiar con dinero público esa caza, intensiva y contraproducente”, afirma Miguel Ángel Hernández, de Ecologistas en Acción.

Esa es la típica partida de los presupuestos no asignada a la Casa del Rey. Medio Ambiente paga las perdices y Patrimonio el mantenimiento del palacete. Los contratos rara vez se publican en el BOE porque se usa un procedimiento reservado alegando motivos de seguridad, según fuentes de Parques. El actual director del organismo, Basilio Rada, ha sido durante los últimos ocho años el responsable de la gestión en Mudela. Medio Ambiente afirmó ayer que el contrato vigente expira en octubre de 2013 y que hasta entonces todo se mantiene.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana