Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ratas con una lesión medular recuperan la movilidad en las patas

Los investigadores advierten de que no es una terapia válida para curar paraplejias

Los roedores necesitaron la ayuda de un arnés y de electroestimulación para andar

Investigadores suizos han devuelto la movilidad a ratas con lesión medular.

Un grupo de investigadores suizos ha conseguido que ratas con una lesión medular puedan volver a caminar. Pese a lo llamativo del resultado, los propios responsables del trabajo han advertido de que ello no significa que se haya encontrado una cura para las víctimas de paraplejia, aunque sí “podría abrir la puerta a nuevas formas de tratar a estos pacientes”.

Las ratas recuperaron la movilidad gracias a un tratamiento de neurorehabilitación de dos semanas basado en una combinación de estimulación electroquímica y el uso de un arnés robotizado, como explica Gregoire Courtine, de la Escuela Politécnica Federal de Lausana, el coordinador del trabajo que publica Science este viernes. Gracias a ello consiguieron que las ratas recuperaran la capacidad de practicar movimientos voluntarios.

Los fármacos que se administraron a los roedores tenían la misión de remplazar la función de los neurotransmisores que coordinan los movimientos de los miembros inferiores. Entre 10 y 20 minutos después de la inyección, los investigadores estimularon eléctricamente la médula mediante unos electrodos implantados en la propia médula.

Distintos ensayos han conseguido devolver la movilidad a ratas parapléjicas

Al suspender las ratas en el aire con ayuda de un arnés para que apoyaran las patas traseras en el suelo, los roedores consiguieron no solo mover las piernas, sino también subir escaleras al cabo de varias semanas de tratamiento.

Para que esta terapia pudiera aplicarse en humanos tendría que salvar, al menos, dos obstáculos, según unas declaraciones realizadas a Reuters por la especialista en lesiones medulares Elisabeth Bradbury, del King’s College de Londres. Por un lado, los problemas que presentan los pacientes con tetraplejias no suelen tratarse de cortes limpios como los que se practicaron a las ratas. Por otro, no está claro si este tratamiento combinado de fármacos y electroestimulación podría regenerar la función de una médula con una lesión de años de duración.

No es la primera vez que se anuncia que roedores afectados por una lesión medular vuelven a caminar. La investigadora Almudena Ramón publicó en Neuron en 2000 un trabajo en el que, a través de otra técnica, devolvió la movilidad de los miembros inferiores a roedores. En este caso, la científica del Consejo Superior de Investigaciones Científicas empleó unas células que se encuentran en el bulbo olfatorio (llamadas de glía envolvente), situadas en una región frontal del cerebro, que aplicó en la zona dañada.

También fueron ilusionantes los trabajos de un grupo británico que en 2002 logró, de nuevo, que ratas con lesión medular volvieran a andar. Sin embargo, hasta el momento, ningún grupo ha conseguido que personas que hayan sufrido una sección de la médula vuelvan a caminar.