El tope de los fármacos para crónicos se duplica

Los fármacos de aportación reducida seguirán subvencionados

El límite de pago por receta se duplica de 2,16 a 4,13 euros por receta

Los diabéticos o los enfermos de cáncer pagan un 10% de sus medicinas

La insulina, los antidiabéticos orales, algunos tratamientos hormonales, antidepresivos, antipsicóticos, fármacos para controlar las arritmias de corazón, los medicamentos para el tratamiento del cáncer de uso extrahospitalario, los antiparkinsonianos, los antigotosos. Estos y otros muchos -unos 40 grupos de productos- son medicamentos de aportación reducida y su compra está subvencionada, y lo seguirá estando pese a la entrada en vigor del copago farmacéutico. El paciente, no importa su nivel de renta, paga un 10% de su precio con un límite de 4,13 euros por receta. Ese porcentaje, que antes se aplicaba solo a los activos (que normalmente pagaban el 40% de la medicación si no se clasificaba como de aportación reducida), ahora se aplica también a los pensionistas, que antes obtenían estos y el resto de fármacos gratis. Sin embargo, el límite de aportación por receta de estos medicamentos también llamados de cícero o punto negro (porque están marcados con un círculo negro en el envase) que antes estaba en 2,16 euros se ha duplicado hasta los 4,13. Una medida que responde, según Sanidad al incremento del IPC que llevaba, argumentan, congelado 10 años.

Estos medicamentos de cícero suelen corresponder a tratamientos indicados para los enfermos crónicos o con enfermedades de larga duración, explica Javier González Medel, médico de familia. Y ese es precisamente uno de los criterios para que un producto pase a ser considerado de cícero o punto negro. También tienen aportación reducida algunos fármacos cuando son indicados para el tratamiento de la fibrosis quística o la pancreatitis, y aquellos prescritos para el tratamiento del sida.

Dentro de los grupos de fármacos de cícero hay algunos muy utilizados, como el sintrón (dentro de los llamados anticoagulantes orales). También otros muy caros como los estimulantes de la ovulación, utilizados en los casos de infertilidad, que no bajan de 100 euros, de los que el paciente solo paga el 10% con ese límite de 4,13 euros. O la insulina, como explica Vicente Baixauli, vicepresidente de la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria (Sefac). "El paquete de cinco autoadministradores de insulina, que suele ser el tratamiento habitual de un mes porque cada autoadministrador se utiliza más de una vez, puede costar unos 50 euros; pero como lleva cícero el paciente tiene una aportación reducida", señala.

"Estos fármacos de punto negro suponen alrededor de unos 3,5 millones de euros de volumen de ventas y el 20% de las unidades", afirma Cristóbal López de la Manzanera, secretario de la Asociación de Empresarios de Farmacia de Madrid (Adefarma). Su organización lleva años pidiendo la actualización del IPC.

Una revisión, recuerda José Ramón Repullo, experto en economía de la salud, que ocurre en un momento complicado: “En este ardiente julio se van a recalentar tres impuestos a la enfermedad: el copago de medicamentos que extiende a pensionistas enfermos la carga de financiación sanitaria, la salida de la financiación de unas 500 medicinas para síntomas llamados menores y esta elevación del techo de aportación para los medicamentos de cícero”. Subida que toca especialmente a los enfermos activos, ya que los pensionistas tienen un tope de aportación según su renta de entre 8 y 60 euros al mes, para estos y el resto de los medicamentos.

 

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana