Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Ni un rayo más, sea de cabina o del Sol

El uso de las cabinas de bronceado aumenta un 20% el riesgo de tumores de piel

El Instituto Europeo de Oncología pide más controles, sobre todo para menores

Brasil las prohibió en 2009

El uso de las cabinas solares debe limitarse según el tipo de piel. GETTY

La tentación es obvia: comparar la exposición a los rayos ultravioleta con el tabaco. Hay apenas un matiz: que algo de sol es necesario —la vitamina D, ya se sabe—, lo que no se puede decir de los pitillos. Pero quitada la exposición que se puede considerar normal (es prácticamente imposible estar sin salir a la calle), los extras de radiación son todos malos. Y entre ellos, lo son especialmente las cabinas de bronceado o rayos UVA, según un estudio que publica el British Medical Journal, que ha determinado que de los 63.492 melanomas diagnosticados cada año en 18 países europeos (los Quince más Suiza, Noruega e Islandia), 3.438 se deben al uso de cabinas de rayos UVA. Solo en los Quince, 498 mujeres y 296 hombres fallecen al año por esta causa.

El estudio, que revisa 27 trabajos previos, es un intento de poner cifras a un problema creciente en los países ricos: el afán por el moreno tiene “una plétora de riesgos”, como indican los autores, del Instituto Internacional de Investigación sobre Prevención de Lyon (Francia) y del Instituto Europeo de Oncología. La tasa de melanomas aumenta un 20% con estos aparatos, y el daño se multiplica por dos en menores de 35 años, por lo que estos expertos proponen que, si el uso de estos dispositivos no se reduce, se prohíban. Ya lo hacen 11 países (España incluida) para menores. Brasil lo decretó para todos en 2009.

La OMS cataloga las emisiones UVA como cancerígenas sin paliativos

Si las cabinas son causa de este 5,4% de los cánceres de piel, el resto, por tanto, hay que atribuírselo casi por completo al sol. La diferencia está en que evitar el segundo no es fácil —aunque hay muchos medios para reducir la exposición—, mientras que eludir las primeras es facilísimo: basta con no pisarlas.

Tampoco la radiación que se recibe es igual. La de los dispositivos de bronceado es hasta 20 veces más potente, por lo que el efecto se acumula. “Lo peligroso son los rayos UVA vengan de donde vengan, y si es una exposición violenta, eso aumenta el riesgo de melanomas”, afirma el presidente de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), Juan Jesús Cruz. De hecho, los rayos UVA y UVB están considerados por el IARC (Agencia Internacional para la Investigación en Cáncer), dependiente de la Organización Mundial de la Salud dentro de la categoría de máximo riesgo carcinogénico, el nivel 1. De ellos, los expertos consideran peor los B.

Además, no todo es la radiación. También influyen las características físicas de los individuos. “La incidencia de cáncer de piel es España es menor que en el norte de Europa, EE UU y Australia, ya que en general nuestra población es de piel más morena. Pero ojo: en España, aunque parezca lo contrario, el 35% de la población tiene ojos claros y piel muy clara”, dice Julián Conejo-Mir, de la Academia Española de Dermatología. “En EE UU se observa un melanoma cada 40 habitantes, y en Australia, uno cada 25. En España es aproximadamente de 1 cada 140 habitantes”, añade.

Las posturas de los expertos ante esta situación difieren en su rotundidad. Ante la idea de prohibir los dispositivos, Cruz se muestra comedido —“es mejor informar”—, mientras que Conejo-Mir es más tajante: “Estoy totalmente de acuerdo”. Cada uno tiene sus argumentos. “Supongo que estará muy regulado, y prohibir siempre es difícil. Es como con el tabaco. Lo importante es advertir. Quizá haya que llegar a un etiquetado como el del tabaco”, dice Cruz. Mir-Cornejo admite que “es cierto que las cabinas solo tienen rayos UVA; no B y C, y por tanto, solo emiten una mínima fracción (los UVA son menos del 0,05% de la radiación solar) de lo que recibimos cuando se expone uno al sol. Por tanto, la luz solar es mucho más agresiva, ya que tiene ultravioletas, infrarrojos, luz visible, y cada uno es capaz de dar cáncer. Pero tomar asiduamente rayos UVA pueden potenciar la dosis de radiación electromagnética que recibimos a diario del Sol, con lo cual se sumarían”. Su asociación ha pedido al Ministerio de Sanidad “que aparezca en cada cabina, bien visible, el anuncio de que ‘puede producir cáncer”. En cualquier caso, “no hay que demonizarlas; es el exceso lo que está mal”, dice.

Los médicos defienden que los aparatos avisen de su peligro

Incluso la Asociación Española del Bronceado admite los riesgos del producto, y en su web —no ha contestado a EL PAÍS— da consejos para un “bronceado responsable”. Estos se resumen en usar gafas, adaptar el tiempo de uso al tipo de piel, tener cuidado con las interacciones con medicamentos y darse un reposo entre sesión y sesión. Claro que advierte que lo mismo debe hacerse para tomar el sol, salvo que en ese caso hay que usar protección, algo que en la cabina no hace falta.

Cuidado con el moreno

Poco a poco. Juan Luis López, responsable de marketing de Avène, una marca especializada en bronceadores, afirma que el problema es que la gente intenta ponerse morena de golpe.

Primera exposición. Al principio, los expertos recomiendan usar una protección muy elevada (50+). Hay cremas que se anuncian como de factor 90, pero la Agencia Americana del Medicamento ha determinado que, a partir de 50, todas son prácticamente iguales.

Un proceso de semanas. Ese factor de protección 50+ debe usarse las primeras semanas. No evita (aunque retrasa) ponerse moreno, pero impide las quemaduras.

Mantenimiento. A las dos o tres semanas, se puede bajar a protección 30, o menos si se es muy moreno (nunca por debajo de 15 o 20). En los niños, lo mejor es mantenerlo en 50 y aplicarla con frecuencia.

Aplicación. La crema, independientemente de lo que diga el fabricante, hay que darla cada dos horas como mucho. Aparte de que se absorbe, puede irse con el baño o al secarse con la toalla. Por eso lo ideal es usarla después de cada zambullida o chapuzón.

Resistentes al agua. Las que se anuncian como water resistant duran dos baños de 20 minutos, y las very water resistant, dos baños de 40 minutos.

Ojos. Hay que protegerlos en las cabinas y en la calle.