Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cerebro tiene un sistema de ‘aguas residuales’ propio

Un equipo internacional ha descubierto que el cerebro posee un sistema para depurar los espacios entre las neuronas

La vida es un generador de basura. Y no solo hacia el exterior. Cada proceso bioquímico implica romper enlaces, destruir moléculas, y, en consecuencia, generar residuos. El sistema excretor es el obvio, pero antes de él hay todo un sistema de canalizaciones internas que va recogiendo lo que el cuerpo ya no necesita.

Esto estaba perfectamente descrito para la mayoría del cuerpo humano —es el sistema linfático—, pero quedaba la duda de qué sucedía en el órgano más importante: el cerebro. Un equipo internacional, con investigadores de EE UU, Noruega y China, ha descubierto uno similar, que han llamado glinfático, que corre en paralelo a vasos sanguíneos y que sirve para depurar los espacios entre las neuronas a través del fluido cefalorraquídeo. Lo publica Science Translational Medicine.

El hallazgo y descripción de este auténtico sistema de aguas residuales del cerebro no solo rellena un vacío en el conocimiento sobre el ser humano. Los autores indican que tiene múltiples posibilidades prácticas.

Una de las que mencionan es la de combatir el alzhéimer. Esta enfermedad está relacionada con la acumulación de unas proteínas, las llamadas beta-amiloides, en el cerebro. Todavía no está claro si este proceso, por el que las proteínas forman placas que impiden las correctas conexiones neuronales, es una causa o un efecto de la enfermedad. Pero estimular su drenaje debe, en cualquier caso, suponer una mejoría.