Al rescate del laboratorio de Tesla

Una iniciativa popular ha recaudado ya más de 640.000 euros para comprar el edificio donde trabajó el inventor.

Nikola Tesla toma notas durante uno de sus experimentos.

El futuro museo en Estados Unidos sobre la vida y obra de Nikola Tesla, científico e inventor de la corriente alterna, parece más posible que nunca. Y eso, gracias a los más de 19.000 donantes que, en menos de una semana y a cambio de diferentes recompensas, han contribuido con más de 800.000 dólares (unos 641.000 euros) a través de la web de crowdfunding Indiegogo.com (la mayor plataforma a nivel mundial de cooperación colectiva llevada a cabo por personas que promueven una iniciativa para conseguir dinero u otros recursos, con el fin de financiar esfuerzos e iniciativas de otras personas u organizaciones). Esta iniciativa de crowdfunding, promovida bajo el lema Vamos a construir un maldito museo para Tesla, se marcó el pasado 15 de agosto un objetivo final de 850.000 dólares, aunque todo parece indicar que para cuando finalice el plazo, el 29 de septiembre, habrán superado con creces tal cantidad. Ayer, esta campaña era la número uno en cuanto a recaudación de fondos en dicha página de Internet, superando a la llevada a cabo el pasado mes de junio para ayudar a una monitora de autobús acosada por varios alumnos, que consiguió 703.833 dólares, una de las más exitosas en EE UU hasta que Tesla y su museo han entrado en juego.

“Estamos intentando conseguir el dinero suficiente para comprar el viejo laboratorio de este inventor, conocido como Wardenclyffe Tower, situado en el Estado de Nueva York, y así poder abrir un museo con sus investigaciones y estudios”, asegura la artífice de la exitosa campaña, la ONG Tesla Science Center, un equipo de ocho personas que incluye físicos, algún educador, un experto geólogo, un geógrafo y el librero Matthew Inman, creador del cómic The Oatmeal. El espacio se encuentra a la venta en la actualidad y a punto de ser adquirido por 1,6 millones de dólares para la construcción de locales comerciales. Este hecho llevó a la plataforma a defender este recinto como un monumento histórico. “Tesla Science Center es una organización sin ánimo de lucro que lleva más de una década luchando por proteger esta propiedad. Lo más importante es que el lugar esté en las mejores manos”, asegura Inman en su blog.

El laboratorio cerró en 1917 cuando el investigador se arruinó

Tesla, físico nacido en Croacia en 1856 en el seno de una familia serbia y nacionalizado estadounidense en 1891, dominó disciplinas tales como la física, las matemáticas y la ingeniería eléctrica. Es uno de los fundadores de la industria eléctrica. También fue el inventor de la radio —en los años setenta el Tribunal Supremo de EE UU dictaminó que la patente relativa a este invento era legítimamente propiedad de Tesla, y no de Marconi—, del altavoz, de la luz de neón, del control remoto o del alternador, entre otros. Algunas de sus invenciones llegaron a rozar el disparate, como su teoría sobre el rayo de la muerte —un arma de 60 millones de voltios, muerte y exterminio a 400 kilómetros de distancia— o su idea de transmitir energía inalámbrica. Su mala gestión financiera le llevó a morir arruinado en 1943.

Los fondos recaudados harán así que el viejo laboratorio donde trabajaba Tesla, fundado en 1901 y donde el afamado inventor quiso desarrollar una torre que proporcionara electricidad inalámbrica a todo el mundo, pueda renacer de sus cenizas.

Los propietarios piden 1.3 millones de euros por el terreno

La falta de fondos hizo que el proyecto de Tesla se interrumpiera en 1917, y la propiedad donde se asentaba su laboratorio fue vendida a un fabricante de películas. Aunque la torre de 60 metros fue demolida, el laboratorio y las instalaciones que había debajo han permanecido intactas hasta hoy, ha asegurado Inman.

“No existe ningún museo sobre este científico e inventor en EE UU, y conseguir este objetivo aseguraría que sus investigaciones permanecerían protegidas en lo que se denominaría Centro Científico de Nikola Tesla”, sostiene Inman. La adquisición total del espacio, valorado en unos 1,6 millones de dólares, parece más al alcance de la mano gracias a los 850.000 dólares que esperan recaudar —quizá con creces— con esta campaña y a la aportación de la misma cantidad por parte del Estado de Nueva York.

Además de la colecta a través de Internet, Inman ha hecho un llamamiento a grandes empresas para que formen parte del proyecto. Se ha dirigido a Google, Tesla Motors y J. P. Morgan, entre otros. Porque, si finalmente se logra adquirir la propiedad, luego se necesitará más dinero para convertir el lugar en un museo. “Los 1,6 millones solo nos dan para el terreno”, dice Inman. Uno de los que han dado un paso al frente ha sido Elon Musk, creador de PayPal y fundador de Tesla Motors, aunque todavía no se ha hecho pública la cantidad que donará.

 

 

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana