Un viaje más allá del Sistema Solar

Las naves 'Voyager', en el espacio desde hace 35 años, están ya a casi 17 y 14 horas luz del Sol

El disco con el mensaje de los terrícolas en las Voyager. / NASA

Tras recorrer 18.000 millones de kilómetros, una, y 14.700 millones la otra, las dos naves espaciales gemelas Voyager están a punto de abandonar el Sistema Solar, de salir de la zona de influencia de nuestra estrella y adentrarse en el medio interestelar. Serán las primeras naves espaciales —operativas— que se aventuren más allá de esa frontera. Partieron de la Tierra en 1977 para explorar los planetas gigantes Júpiter y Saturno en cinco años. Pero siguen funcionando mucho después, varios de sus instrumentos científicos están operativos y se comunican con la Tierra regularmente. Eso sí, sus radioseñales tardan en ir y volver al Sol 33 horas y 40 minutos (la Voyager 1) y 27 horas y 22 minutos (la Voyager 2) viajando a la velocidad de la luz, por lo que están a casi 17 y casi 14 horas luz, respectivamente, de aquí. Para hacerse una idea de lo lejos que están: las señales que envía ahora el robot Curiosity desde Marte, que parece un mundo tan distante, alcanzan las antenas terrestres 14 minutos después de ser emitidas. Eso sí, la estrella más cercana al Sol, Próxima Centauri, está a algo más de cuatro años luz. Hay mucho espacio vacío ahí fuera.

“Incluso después de 35 años, nuestras resistentes naves Voyager están a punto de hacer nuevos descubrimientos y estamos impacientes, esperando la señal de que han salido al espacio interestelar”, explica el jefe científico de la misión, el veterano Edward Stone, con ocasión del aniversario de la partida de estas históricas naves exploradoras de la NASA.

Las dos naves se lanzaron en el verano 1977 (el 20 de agosto la Voyager 2 y el 5 de septiembre la Voyager 1) y su objetivo inicial era acercarse a los planetas Júpiter y Saturno, sobrevolándolos. Pero una vez cumplida esa misión, y con la decena de instrumentos científicos a bordo funcionando perfectamente, la NASA decidió seguir adelante y aprovechar una trayectoria orbital que permitió a la nave 2 acercarse a Urano (1986) y a Neptuno (1989). El viaje se llamó el Grand Tour espacial y costó 900 millones de dólares (720 millones de euros).

“Las dos naves están en muy buena forma para haber volado por el peligroso entorno de radiación de Júpiter y soportar tanto frío al alejarse tanto del Sol”, señala la actual jefa de la misión Suzanne Dodd, del Jet Propulsion Laboratory (California). El pasado 13 de agosto, la Voyager 2 se convirtió en la nave espacial operativa con más tiempo de funcionamiento, aunque algunos instrumentos se han apagado.

No se sabe con precisión donde está la frontera del Sistema Solar, la heliopausa, el límite de la heliosfera, que es como una burbuja de influencia del Sol, de su campo magnético y del flujo de partículas llamado viento solar. Pero las naves deben estar cerca de esa frontera: la Voyager 1 empezó recientemente a detectar cambios en su entorno. El flujo de partículas de alta energía procedente del espacio exterior ha empezado a aumentar y declina el flujo de partículas de energía más baja procedente del interior del Sistema Solar. Los científicos están también están pendientes de la dirección del campo magnético, que debe cambiar cuando la nave salga al espacio interestelar. Los cálculos teóricos señalan que la frontera, la heliopausa, debe estar entre 90 y 120 veces la distancia de la Tierra al Sol (unidad astronómica, UA).

¿Y después? Las dos naves continuarán viajando por el medio interestelar y tendrán energía (llevan generador de radioisótopos) hasta 2020 ó 2025. Luego, aunque inertes, continuarán desplazándose. Atrás habrán dejado el Sistema Solar y varios hitos, además de descubrimientos astronómicos de gran importancia. “Las Voyager hicieron de Júpiter y Saturno para nosotros mundos plenos y tumultuosos, y sus lunas pasaron de ser simples puntos en el cielo a lugares con características propias, además de proporcionarnos la primera visión de Urano y de Neptuno de cerca”, resume Stone.

Las Voyager fotografiaron y midieron características de los grandes planetas del Sistema Solar como no se había logrado hasta entonces (ninguna nave se ha aproximado después a Urano y Neptuno), encontraron nuevas lunas en torno a esos cuerpos, detectaron volcanes activos en algunas de ellas, descubrieron que la gran mancha roja de Júpiter es una colosal tormenta, analizaron los anillos de Saturno... La perspectiva sobre los mundos gigantes del vecindario solar cambió radicalmente con el Grand Tour espacial.

“Escuchamos a las Voyager varias veces por semana”, dice Pablo Pérez-Zapardiel, director de la estación de seguimiento de Robledo de Chavela, en Madrid, una de las tres que forman la Red de Espacio Profundo de la NASA. “Sí, se nota que está muy lejos, el nivel de la señal es muy bajo”, continúa, “y la velocidad de transmisión es muy lenta, 160 bits por segundo”. 

Mensaje para extraterrestres

Algún día, tal vez, si existen otros seres inteligentes en el universo, una nave Voyager puede caer en manos de alguien que se pregunte acerca de su origen. Si se fija en el anillo central de la estructura encontrará un disco de cobre bañado en oro, de 30 centímetros de diámetro con algunas pistas.

Tendrá que interpretar su contenido, pero quienes lo hicieron, los terrícolas, intentaron dar todas las facilidades para su lectura e interpretación. En la parte central del disco está grabada la situación del planeta Tierra con la referencia de 15 objetos celestes (púlsares) reconocibles, un diagrama del átomo de hidrógeno y las instrucciones para leer la información grabada en los surcos, incluida una cápsula con la aguja.

Pasarán 40.000 años antes de que las Voyager se acerquen a otro sistema planetario, dice la NASA, pero quién sabe. Del contenido del disco, una descripción de la Tierra y los terrícolas, con su diversidad, se encargó una comisión de científicos dirigida por el astrónomo y gran divulgador Carl Sagan, ya fallecido. “Una de estas naves será interceptada y el disco leído solo si hay una civilización con actividad espacial avanzada en el entorno interestelar, pero el lanzar esta botella en el océano cósmico transmite algo muy esperanzador sobre la vida en este planeta”, dijo entonces Sagan.

Saludos de la Tierra en 55 lenguas, 115 imágenes de asuntos tan variados como un diagrama de la estructura de la Tierra, un esquema del hombre y la mujer (ella con un feto), una construcción africana o el edificio de la ONU en Nueva York y piezas de música de Oriente y Occidente, clásica, étnica y contemporánea se grabaron en el disco. Además también se grabaron sonidos del planeta azul, como la lluvia y el viento, ladridos de un perro, el chillido de un chimpancé, el latido del corazón humano, un beso, un tren y un tractor.

El comité de Sagan pensó y repensó cada tema y cada información para dar una visión lo más amplia posible de quiénes somos y dónde vivimos a los hipotéticos extraterrestres que logren dar con las Voyager. El disco dorado va guardado en cada nave en una funda protectora de aluminio. A quien corresponda.

FE DE ERRORES

Las radioseñales de comunicación de la Voyager 1 tardan 33 horas y 40 minutos en ir y volver, por tanto la nave está a casi 17 horas luz de distancia de la Tierra y no a 33 horas como indicaba la primera versión de este artículo . La Vogayer 2 está a casi14 horas luz (las señales emplean 27 horas y 22 minutos en ir y volver).

 

 

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana