Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Se trabaja en equipo y con gente que sabe muy bien lo que hace”

Estos profesionales llevan varias décadas entre los perfiles más demandados por las empresas

La Ingeniería de Telecomunicaciones ya era hace décadas la más demandada por los mejores estudiantes que accedían a la universidad. Los que tenían el mejor currículo apostaban por ella sin dudarlo porque la colocación era prácticamente inmediata. Han pasado los años, y esta carrera sigue estando entre las favoritas, gracias a sus buenas perspectivas laborales. 

Los ingenieros de telecomunicaciones son responsables de herramientas empresariales para gestionar los sistemas, la seguridad, las bases de datos, el desarrollo de aplicaciones, las redes... Además de tener la titulación en Ingeniería de Telecomunicaciones se les exige un alto nivel de inglés y, generalmente, contar con certificaciones como la CCNA, de la compañía Cisco, para la capacitación en tecnología de redes, la CCNP, de la misma empresa, que es su nivel intermedio de certificación, o bien la otorgada por Microsoft.

Perfil profesional

- Son titulados universitarios en Ingeniería de Telecomunicaciones.

- La formación inicial es de seis años, aunque la mayoría realizan después másteres para especializarse o cursos de certificación de las empresas más grandes.

- Los empleadores más habituales son las compañías medianas y grandes.

- El sueldo inicial ronda los 30.000 euros brutos anuales y al cabo de 10 años de experiencia suelen ganar algo más del doble, aunque depende mucho del tipo de empresa y del perfil profesional.

Raúl Martínez cuenta con todo ello. Fue de los primeros de su promoción hace casi dos décadas, tiene varias certificaciones y sobre el inglés asegura que las empresas “dan por hecho que no te vas a presentar a puestos de determinado nivel si no lo controlas perfectamente”. Lleva dos años en una multinacional y trabaja con un equipo de ingenieros especializados en redes. En su opinión, “empezar era más fácil antes. Ibas controlando una rama determinada del sector a base de experiencia y de trabajo en equipo, con personas que llevaban más tiempo que tú en la empresa. Pero ahora lo veo más complicado. Es posible que siga habiendo bastante demanda, pero no creo que tanta como antes, que nos colocábamos en muy poco tiempo y con un buen sueldo”.

En cuanto a las aptitudes para ejercer esta profesión, este ingeniero cree que es muy importante tener sentido de equipo. “Son labores complejas y, más allá de si tienes un puesto de responsabilidad, la coordinación es fundamental. Trabajas, en general, con gente que sabe muy bien su oficio, que tiene unos conocimientos de la parte técnica muy completos y que suelen ser buenos profesionales”, añade.

El sueldo de un ingeniero de Telecomunicaciones que lleve un año trabajando ronda en estos momentos los 30.000 euros brutos anuales, y al cabo de tres o cuatro años se sitúa en 40.000 de media. A Raúl Martínez, que gana más del doble, le parece una remuneración escasa. “La preparación que se requiere es brutal y, aunque como sueldo inicial puede estar bien, la formación tiene que ser continua, el sector está en constante renovación y los sueldos al cabo de una década deberían ser mucho más altos, especialmente para los trabajos de más responsabilidad”.

Lo que sí parece garantizado es que el sector seguirá generando empleo. Las empresas de telecomunicaciones están capeando la crisis mejor que las de otras industrias y figuran entre las que prevén más inversiones para este año y el próximo, incluidas algunas financiadas directamente por el Ministerio de Industria. Inversiones que se espera que redunden en la creación de decenas de miles de empleos a lo largo de los próximos cinco años. No está mal para los tiempos que corren.