Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cuarto informe confirma que los huesos de Las Quemadillas son humanos

Expertos del Instituto Nacional de Toxicología y de la Universidad Complutense de Madrid han llegado a la misma conclusión que el forense Etxeberria y el paleontólogo Bermúdez de Castro

Concentración, el pasado viernes, a las puertas de la finca Las Quemadillas en recuerdo de Ruth y José
Concentración, el pasado viernes, a las puertas de la finca Las Quemadillas en recuerdo de Ruth y José EFE

Los expertos a los que el juez que lleva el caso de la desaparición de los niños Ruth y José encargó el análisis de los restos hallados en la finca de Las Quemadillas han llegado a la misma conclusión que el forense Francisco Etxeberria y el paleontólogo José María Bermúdez de Castro: los huesos son humanos.

Así, son ya tres los análisis que contradicen a la técnico de la policía científica que en noviembre del año pasado aseguró que los restos hallados en esa finca, donde el padre de los niños, José Bretón, encendió una hoguera el mismo día de la desaparición de los pequeños (el 8 de octubre) eran de “roedores y pequeños carnívoros”.

Fuentes de la investigación aseguran que el informe llegará previsiblemente hoy al juez. En esta ocasión, el Instituto Nacional de Toxicología, con sede en Madrid, ha querido incorporar la opinión de expertos ajenos al centro, y en concreto, de la Universidad Complutense. Uno de los especialistas que ha analizado los restos es el director de la Escuela de Medicina Legal de la Complutense, José Antonio Sánchez, profesor titular del departamento de Toxicología y Legislación Sanitaria.

Sánchez y su equipo participaron en la identificación de las víctimas de los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid. También en la de los restos de Francisco de Quevedo, enterrado en la parroquia de San Andrés Apóstol de Villanueva de los Infantes (Ciudad Real). Los restos del escritor del siglo de oro estaban junto a los de otras personas e incluso animales. El doctor Sánchez tiene experiencia, además, en la identificación de momias egipcias.

Una vez que este grupo de expertos ha concluido que los restos hallados en Las Quemadillas corresponden a humanos, el Instituto Nacional de Toxicología llevará a cabo un segundo análisis para intentar identificarlos genéticamente. El forense Francisco Etxeberria lo considera “imposible” porque los huesos están incinerados y a partir de 300 grados centígrados la molécula de ADN se destruye —la hoguera que encendió José Bretón alcanzó los 800 grados centígrados—.

El Instituto de Medicina Legal y Forense de Galicia (Imelga) con sede en Santiago, podría realizar un último examen a esos huesos para intentar identificarlos por ADN. El catedrático de Medicina Legal Ángel Carracedo, director del Imelga, y su equipo tienen experiencia en la identificación de restos carbonizados —los hallados en Las Quemadillas están incinerados— y en circunstancias complejas como el 11-M o los crímenes de Alcáser. El Imelga identificó al hijo de Clara Rojas, secuestrada por las FARC en 2002.

Aunque de momento, aclaran fuentes del Ministerio de Justicia, el Instituto Nacional de Toxicología devolverá los restos hallados en la finca de Las Quemadillas al juez que lleva el caso. Después de haber pasado por las manos que identificaron los cuerpos de las víctimas del GAL Lasa y Zabala, enterradas en cal; las que dirigieron las excavaciones de Atapuerca; las que dijeron que Quevedo era Quevedo y las de una técnico de la policía científica que podría haber cometido un error con un coste impagable: casi 11 meses de incertidumbre para la madre de los pequeños.

 

 

 

 

 

Más información