Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Unión Europea debate dejar sin fondos a los bancos de alimentos

En España dan de comer a dos millones de personas al año, el doble que en 2007

Interior del Banco de Alimentos de Madrid, que surte a Cruz Roja y comedores sociales.
Interior del Banco de Alimentos de Madrid, que surte a Cruz Roja y comedores sociales.

Dan de comer a dos millones de personas en España, el doble que en 2007, y su futuro está en el alero. Los bancos de alimentos, convertidos por la crisis en una despensa con demanda creciente, tienen un horizonte incierto. Financiados por la UE desde 1987 y con una veintena de países miembros como beneficiarios, su sostenimiento a partir de 2014 dependerá del nuevo marco presupuestario europeo. Las espadas están en alto entre partidarios de la austeridad y de la cohesión mientras la pobreza aumenta a consecuencia de la crisis: 116 millones de ciudadanos comunitarios en riesgo de pobreza en 2010, dos millones más que el año anterior.

El documento de los dineros comunitarios comenzará a debatirse a fondo a partir de este mes. Los adalides de la moderación del gasto, encabezados por Alemania —secundada al menos por Reino Unido, Suecia, Dinamarca, Finlandia y Holanda—, consideran que no se deben aportar fondos de la UE a los bancos de alimentos, según fuentes europeas. El pasado febrero, la Comisión decidió mantener el programa para este año y el próximo al tiempo que “tomó nota de la opinión de varios Estados miembros de no seguir adelante con el programa más allá de 2013”, explica el portavoz del comisario para Asuntos Sociales e Inclusión.

Frente a los defensores de que dar de comer a sus ciudadanos es una tarea de los Estados, y no de la UE, se sitúan los partidarios de la cohesión. Cuentan con una ventaja de partida: la Comisión respalda mantener la financiación de los bancos de alimentos para el periodo 2014-2020, aunque rebaja el monto total a 2.500 millones de euros. “Es una cuestión de solidaridad europea, más importante que nunca en tiempos de crisis económica”, asegura la Comisión. Otro cambio es que el programa pasa del capítulo de la Política Agraria Común —donde nació al socaire de los excedentes agrícolas—, al del Gasto Social y de Cohesión.

La discusión llega cuando, por la crisis, “existen dudas sobre si la ayuda alimentaria de emergencia y otro tipo de asistencia social para las personas más necesitadas podría mantenerse si se eliminara por completo el programa de ayuda alimentaria de la UE”. Lo dice el portavoz del comisario de Asuntos Sociales.

La postura favorable de la Comisión supone un cierto alivio para España, a pesar del recorte de fondos que se maneja. “La propuesta es de 2.500 millones de euros frente a los 3.500 del periodo anterior”, explica Fernando Miranda. Es el presidente del Fondo Español de Garantía Agraria, el organismo del Ministerio de Agricultura responsable aplicar el Plan de Ayuda a las Personas Más Necesitadas de la UE, el programa de los bancos de alimentos que tiene en España a su segundo mayor beneficiario: 80,4 millones este año.

“La rebaja supondría una caída de la financiación anual de 500 a unos 350 millones de euros para todos los países”, lamenta el presidente de la Federación Española de Bancos de Alimentos, José Antonio Busto. Añade que la financiación europea aporta en torno al 40% de los alimentos, ya que el resto procede de donaciones gratuitas -de supermercados, por ejemplo-. Esa reducción acarrearía, previsiblemente, una menor financiación para España. Caería a unos “50 o 60 millones anuales, a los niveles anteriores a la crisis”, calcula Miranda. Al menos un 34% de rebaja. “Solo podríamos llegar a los que más lo necesitan dentro de los que lo necesitan”, aventura este responsable.

“La caída de la financiación sería un problema, porque la demanda no cesa de aumentar en España”, advierte Busto. Ahora dos millones de personas se alimentan gracias a los bancos —en 2007 eran 850.000—, a través de la entrega de productos, de la que se encarga Cruz Roja, o de los comedores sociales. Y la crisis no pinta bien. A los usuarios de antaño,

personas que viven por debajo del umbral de pobreza —el 21,8% en 2011 frente al 19,5% en 2009—, se han sumado nuevos pobres: clase media y baja castigada por el paro creciente y que a menudo recibe ayuda alimentaria para poder destinar el grueso de sus magros ingresos a la letra o la renta de la vivienda. Ayuda, a veces, de un banco nutritivo para cumplir con otro financiero.

El menú para 19 millones de europeos

CHARO NOGUEIRA

La financiación comunitaria de los bancos de alimentos comenzó en 1987, “cuando había montañas de mantequilla, de carne de vacuno... cuando había de todo y de sobra”, recuerda el presidente del Fondo de Garantía Agraria, Fernando Miranda. La venta de aquellos excedentes que compraba Bruselas en cumplimiento de la Política Agraria Común (PAC) servía para financiar el reparto de comida a los más pobres.

Cuando, años después, la mayor orientación de la PAC hacia el mercado acabó con los excedentes agrícolas, la UE comenzó a financiar a los bancos con cargo al presupuesto, a lo que Alemania y Suecia se opusieron hasta llegar al Tribunal de Justicia de la Unión Europea en 2009. La corte de Luxemburgo dio la razón a los demandantes, que argumentaban que se incumplía el reglamento al no haber ya alimentos de intervención. “El fallo dejó las ayudas sin base legal, aunque luego se cambió el reglamento”, explica Miranda.

Al socaire de los excedentes, ha sido la UE quien ha elegido los productos que se reparten a familias y comedores sociales. Una lista que, hasta este año, se ha limitado a cereales, lácteos y sus derivados. Este año, por primera vez, los bancos españoles —presentes en casi todas las capitales— han podido incluir otros como legumbres, verdura y pescado en conserva, aceite de oliva o potitos infantiles. En total, 67.400 toneladas de 16 productos van a parar a 8.000 entidades benéficas.

Una dieta más variada sobre la mesa de la pobreza a la que el año pasado se sentaban 19 millones de europeos de otros 19 países además de España (Francia, Italia, Bélgica, Irlanda, Bulgaria, República Checa, Estonia, Grecia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Hungría, Malta, Polonia, Portugal, Rumanía, Eslovenia, Eslovaquia y Finlandia).