Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La crisis del ladrillo y del mercado laboral devuelve a las aulas al alumnado de 18 a 24 años

En las autonomías del arco mediterráneo es donde más disminuye la tasa de abandono escolar, según el avance de datos del 2011 del INE

Alumnos de 1º de Bachillerato en una clase de Inglés.

España es el segundo país de la Unión Europea que más ha conseguido reducir en los últimos años el porcentaje de jóvenes de 18 a 24 años que abandonan el sistema educativo sin completar sus estudios de segundo ciclo de Secundaria, pasando del 28,4% en 2010 al 26% en 2011, según el avance de resultados educativos del Instituto Nacional de Empleo (INE) que el Ministerio de Educación dará a conocer en breve. Pero por comunidades autónomas donde más se nota la recuperación de estudiantes es en todo el arco mediterráneo: desde Cataluña (con un avance de 3 puntos, que ha logrado reducir el abandono del 29% al 26%) hasta Murcia (que rebaja el abandono del 35,5% al 30,7% en 2011) y Andalucía, que avanza 2,2 puntos al reducir la tasa al 32,5% en 2011.

Con todo, la comunidad que experimenta un resultado más significativo es Baleares que ha revertido la tendencia al abandono escolar para dedicarse a la hostelería y construcción que ha arrastro durante año y ha recuperado entre 2010 y 2011 ha recuperado a un 6,7% de alumnos que antes abandonaban el sistema educativo, pasando de una tasa de abandono del 36,7%al 30,7% en 2011.

Fuente: Encuesta de Población Activa. INE.

“La reducción del abandono escolar temprano viene motivado, en general en toda España, pero en especial en el arco mediterráneo, por la crisis de la economía del ladrillo y del mercado laboral, que hace que los jóvenes que abandonaron los estudios a edad temprana vuelvan a reengancharse a los estudios”, reflexiona Vicente Díaz, inspector de carrera de la Consejería de Educación de la Generalitat Valenciana y profesor asociado de la Universidad de Alicante.

En la Comunidad Valenciana, explica Díaz, el efecto llamada se reproduce tras una década de pérdida sostenida de alumnos, en la que cada curso se perdían unos 16.000 estudiantes que abandonaban la ESO sin el título para dedicarse a la construcción y la hostelería. La Comunidad Valenciana avanza, según las estadísticas del INE, 1,8 puntos respecto al abandono escolar que hubo en 2010 pasando de una tasa de 29,2% al 27,4% en 2011.

El pinchazo del ladrillo en la Comunidad Valenciana ha precipitado, pues, la vuelta a la FP de muchos de esos alumnos a los estudios. Los datos de inicio de curso presentados hoy por la consejera de Educación, Formación y Empleo, María José Catalá, confirman esta hipótesis, ya que “el curso 2012-2013 es el cuarto curso en el que la matrícula de la FP crece de forma sostenida”.

“En cinco años 23.539 alumnos más se han matriculado en alguno de los ciclos formativos que se oferta en la Comunidad Valenciana, que imparte prácticamente el 90% de familias del Catálogo Nacional”, explica la consejera.

Para Díaz, el actual “sistema de pasarelas”, que ofrece la Ley Orgánica de Educación (LOE) de 2006, “posibilita el efecto retorno de los alumnos que habían abandonado y vuelven a la FP y también la recuperación de los que se salieron de la ESO para ir a un Programa de Cualificación Profesional Inicial (PCPI), ya que con un curso se les permite pasar a un Ciclo Formativo de Grado Medio”.

Esta reflexión introduce un elemento más al debate de la propuesta de reforma educativa propuesta por el ministro de Educación, Ignacio Wert, que recupera las reválidas al final de cada etapa. Pero si el alumno no las supera, no obtiene el título y debe examinarse por libre para volver a la ESO, la FP o el Bachillerato.

Este aspecto ha levantado polémica entre padres, alumnos y especialistas que ven en la nueva ley educativa “una carrera de obstáculos” para los estudiantes que entran y salen del sistema, máxime en un momento de elevado desempleo y de mucha dificultad para encontrar trabajos que exijan poca cualificación.

Pese a los avances que confirman las estadísticas del INE, España aún sigue siendo el segundo país más alto de Europa en abandono prematuro escolar, sólo por delante de Malta (33,5%). La consejera valenciana se ha propuesto alcanzar la meta del 10% de abandono temprano que se ha marcado la UE en el horizonte de 2020.

Para ello, la Generalitat Valenciana promueve el próximo curso hasta un 20% más de plazas de FP en todas sus modalidades: reglada (dentro de los institutos), dual (con prácticas en empresas) y en forma de formación semipresencial on-line.

Además Catalá incorpora en septiembre la fórmula del “contrato-programa” puesto en marcha en 2004 por el anterior ministro socialista, Ángel Gabilondo, para que las comunidades autónomas cofinanciaran programas específicos y flexibles para combatir el fracaso escolar con planes propios diseñados por cada centro. Un total de 530 centros públicos y concertados de 2.500 se han adherido a esta fórmula.

José Blanco, responsable de enseñanza en Andalucía de CC OO, encuadra el descenso del abandono escolar en las medida que se incluyeron en la Ley Orgánica de Educación de “refuerzo para los alumnos con más dificultades”. Pero también cree que influye el “contexto económico y sociolaboral”. Se refiere Blanco al bajón que se ha producido en el mercado laboral, que antes de la crisis era la tentación que arrastraba a muchos alumnos a dejar las aulas para ponerse a trabajar. “Pero el empleo en el sector servicios y la construcción ha bajado mucho y más el menos cualificado”, señala Blanco.

Sin embargo, este sindicalista cree que el futuro no pinta bien. El problema del abandono escolar radica en los institutos. Y son los profesores de estos centros son los que están sufriendo más los recortes en el sistema en algunas comunidades. En el caso de Andalucía, por ejemplo, se ha dejado de contratar a unos 4.500 profesores interinos de secundaria y FP.

Más información