Más educación, más Iberoamérica

El Congreso de la Lengua arranca en Salamanca con una defensa de la enseñanza como proyecto común de la región

“La inversión en educación es 20 veces más eficaz en la lucha contra el consumo de cocaína que la quema de plantaciones ilegales”, sostiene el expresidente de Colombia Ernesto Samper. Lo ha hecho durante el acto inaugural del Congreso Iberoamericano de las Lenguas /Leer.es, que ha arrancado hoy en Salamanca en paralelo al encuentro de ministros iberoamericanos de Educación y Cultura. Samper sostiene que una mejora de la educación es imprescindible para superar todos los retos a los que hoy se enfrenta la región: además de la lucha contra el narcotráfico; la competitividad económica; la equidad (“Hemos conseguido mejorar”, impulsar una incipiente clase media, pero siguen existiendo fortísimos mecanismos de “reproducción de las desigualdades”, ha dicho); una verdadera democracia ciudadana; y la protección de la identidad frente a la globalización.

Una identidad, ha dicho, que en Iberoamérica significa “mestizaje”, como mestizo es ya el elemento que une a toda la región: las lenguas y, en especial, el español. Esta idea ha recorrido la mayoría de los discursos que han jalonado el acto inaugural del congreso, pronunciados por el príncipe de Asturias (que asistido junto a la princesa), el ministro de Educación, José Ignacio Wert, y el secretario general de la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI), Álvaro Marchesi, coanfitriones de la cita.

Asimismo ha estado muy presente en casi todos sus discursos -también en el del Secretario General Iberoamericano, Enrique Iglesias- la idea de que un proyecto común iberoamericano de educación y de cultura alrededor de la lengua es crucial para una mayor cohesión de la región que facilite un futuro más halagüeño que el que se vislumbra ahora mismo. También insistieron en los retos de la sociedad del conocimiento y de las nuevas tecnologías, y la importancia de la lengua como motor social, cultural y económico, y como herramienta básica en la enseñanza: “La competencia lectora y escritora es la más importante, la que abre la puerta a todas las demás”, ha dicho el ministro para defender su propuesta de reforma educativa que, entre otras cosas, quiere centrar el tiempo de los alumnos en las materias instrumentales —lengua, matemáticas y ciencias—, reduciendo las demás asignaturas. Wert ha admitido, no obstante, que es imposible que la reforma salga adelante si no la apoyan los docentes: “Nunca podremos hacerlo contra vosotros”, dijo a los profesores presentes en el encuentro (hay en torno a un millar inscritos).

Samper defiende la educación como clave para casi todo: desde la lucha contra el narcotráfico a la desigualdad

El príncipe Felipe ha insistido, por su parte, en la importancia de valorar a los profesores, más en estos tiempos de dificultades: “Todos estamos en deuda con vosotros”, ha señalado también dirigiéndose a los maestros. Y Marchesi, por su parte, ha añadido: “Debemos tener confianza en la educación en estos tiempos difíciles”, pues es la única manera de conseguir una sociedad “más justa y más libre”. Por eso, ha pedido a los Gobiernos que, a pesar del contexto internacional de crisis económica, mantengan “el esfuerzo y los compromisos porque está en juego el futuro de las siguientes generaciones”.

El secretario general de la OEI se refería así al proyecto de las Metas Educativas 2021. Aprobado hace dos años, es uno de los proyectos educativos más ambiciosos que se recuerdan en Latinoamérica, pues pretende coordinar el esfuerzo de los países para movilizar una década los 104.000 millones de dólares (alrededor de 78.000 millones de euros) que hacen falta para acabar con los enormes retrasos escolares que arrastra una de las regiones más desiguales del planeta, como hoy ha vuelto a recordar Ernesto Samper. Esas metas, son “uno de los principales referentes en las políticas educativas que deciden en su país [cada Gobierno]”, explica Marchesi.

Un proyecto común iberoamericano alrededor de la lengua es crucial

Así, aparte de un fondo de compensación para los países más pobres, son los países los que deben ir cumpliendo las metas. Pero también van surgiendo otros programas conjuntos. Por ejemplo, Luces para aprender, una iniciativa para llevar luz eléctrica e Internet a 60.000 escuelas de la región que hoy carecen de todo ello. Para ello y para otros programas como Cultura emprendedora: aprender a emprender; y Teatro y educación, la OEI cuenta con 200 millones de dólares (159,1 millones de euros).

En el Congreso Iberoamericano de las Lenguas en la Educación y en la Cultura de la OEI y el IV Congreso Leer.es del Ministerio de Educación español, los expertos, investigadores y docentes discutirán sobre el arte y lectura; la lectura como herramienta básica del aprendizaje, el valor económico del español, o los nuevos lenguajes de los medios de comunicación.


Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Avatar
Periodista de Educación de El País

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana