Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 91% de las escuelas concertadas obliga al pago de cuotas, según la OCU

Una estudio muestra que la mayoría de colegios no informa de su carácter opcional

El trabajo se ha realizado tras recopilar datos de 165 centros de 18 ciudades

“Nuestra percepción no es esta”, señalan desde la patronal de las escuelas católicas

Dos niños se preparan para entrar al colegio en el primer día del curso escolar 20122013.
Dos niños se preparan para entrar al colegio en el primer día del curso escolar 2012/2013. EFE

¿Existen los pagos voluntarios obligatorios? En los colegios privados concertados, sí. Un estudio elaborado por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) destaca que nueve de cada diez de estos centros educativos subvencionados (a los que acuden un tercio de los alumnos españoles) exige el pago de cuotas que, según la ley, deberían de ser opcionales. La media anual de estos cobros que contravienen la Ley de Educación (por servicios como actividades extraescolares, seguros, el gabinete psicopedagógico o la atención médica) es de 501 euros “con importantes diferencias entre ciudades”, según la asociación de consumidores. En Lleida, por ejemplo, se dispara hasta los 1.025 euros.

La educación en los centros concertados debe ser totalmente gratuita y los centros que la imparten reciben fondos públicos (que cubren los salarios del personal docente, de administración y de servicios; los gastos de mantenimiento y de conservación) para que así sea. La ley de educación impide expresamente a estos centros exigir “aportaciones a fundaciones o asociaciones ni establecer servicios obligatorios asociados a las enseñanzas que requieran aportación económica”. Solo se puede cobrar por servicios complementarios (comedor o transporte) o actividades extraescolares que “en todo caso, tendrán carácter voluntario”. Otra de las vías recaudatorias con la que cuentan estos colegios consiste en sugerir a los padres de realizar donaciones, pero siempre que, una vez más, se trate de un acto libre.

El problema es que este carácter opcional se oculta a los padres de forma generalizada, como ha observado la OCU a través de una consulta a partir de datos de 165 colegios concertados (127 religiosos y 38 laicos), y 40 públicos cuya información se recopiló para comparar precios con los privados. El mes de mayo pasado, colaboradores de la entidad de consumidores se hicieron pasar por padres que querían matricular a sus hijos en primero de Primaria para el curso que ahora comienza. De esta forma recopilaron datos de centros de 18 ciudades. “El objetivo era averiguar cómo informan los colegios concertados sobre los precios que tienen que pagar las familias: cuotas, donaciones, uniformes, servicios complementarios y actividades extraescolares; y si esas cantidades se presentaban como obligatorias”, explican desde la asociación de consumidores.

El resultado fue “una instantánea de lo que se traslada a los padres cuando buscan colegio para sus hijos”, relata Ileana Izverniceanu, portavoz de entidad impulsora del trabajo. Y esta fotografía muestra que a los colaboradores de la OCU camuflados de padres que visitaron los centros “se les informó del pago obligatorio de algún tipo de cuota” en el 91% de las escuelas concertadas.  La ocultación de información no solo fue verbal, sino también por escrito, a través de los documentos que pidieron a todos los colegios. “En todos estos casos se incumple la ley, al no trasladar el carácter voluntario de los pagos”, insiste Izverniceanu.

“Nuestra percepción no es esta ni mucho menos”, explica Luis Centeno, portavoz de Escuelas Católicas, respecto al elevado porcentaje de centros que obligan al pago de servicios voluntarios que muestra el trabajo de la OCU. “La información que dan las escuelas católicas a los padres es lo más detallada posible, no se puede engañar a nadie porque a estas alturas, todos los padres están muy informados y conocen muy bien el ámbito educativo”. “Discrepo con los datos de la OCU y me sorprende que el trabajo muestre que prácticamente todos los centros obliguen a pagar cuotas sin informar, cuando creo que no es así” explica el también director de la asesoría jurídica de esta organización que agrupa a los centros católicos (representan el 60% de la escuela concertada).

599 euros de media al año por actividades extraescolares

Uno de los conceptos más frecuentes –se pide en uno de cada cuatro colegios, según el informe- es el cobro por la ampliación del horario escolar, “que supone dedicar una sexta hora lectiva (para idiomas, música, talleres…) generalmente antes de comer. El importe de esta cuota es de 599 euros de media anual, aunque puede alcanzar los 1,750 euros”, de acuerdo con las conclusiones del trabajo. Otros de los motivos que se plantean desde los centros educativos para justificar estos cobros tiene que ver con la inscripción (reserva de plaza o gastos iniciales), las cuotas para material escolar o médico, la atención psicopedagógica, el mantenimiento de la plataforma digital del centro o cuidado del comedor.

En 14 de los colegios visitados por la OCU los pagos obligatorios (entre 50 y 900 euros) se reclamaron en forma de donación, con la posibilidad de desgravar en 25% en la declaración de la renta. En términos generales, las cuotas voluntarias convertidas en aportaciones obligatorias representan 501 euros de media al año, aunque en el 12% de los colegios visitados los importes superaban los 1.000 euros.

El estudio de la OCU también refleja que el coste anual de un colegio concertado (incluido el comedor, el transporte, el material escolar y los libros) asciende a 3.675 euros, un 69% más caro que los 2.179 euros de un centro público.