La exsecretaria de Cambio Climático ficha por una empresa de renovables

Teresa Ribera dirigirá la búsqueda de nuevos mercados en Isofotón

Teresa Ribera.

Teresa Ribera, secretaria de Estado de Cambio Climático entre 2008 y 2011, ha fichado por el fabricante de paneles solares Isofotón. Ribera se encargará de la división de nuevos mercados, según señala la empresa en un comunicado. El Gobierno ha concedido la compatibilidad al ser Isofotón un fabricante de paneles, no un promotor fotovoltaico, y al no haber necesitado de ninguna declaración ambiental en la etapa de Ribera.

Isofotón, fundada en 1981 en España, está presente en 60 países y es prácticamente el único fabricante con I+D de paneles solares que queda en la UE. La invasión de paneles procedentes de China ha acabado con el sector.

Ribera es licenciada en Derecho y funcionaria del Cuerpo Superior de Administradores Civiles del Estado. Desde la época de Jaume Matas estuvo en la Oficina Española de Cambio Climático, en la que fue ascendiendo hasta secretaria de Estado. Conoce la negociación internacional del clima. Actualmente ocupaba su plaza en la Administración pero sin apenas contenido.

“La energía es un vector clave para la prosperidad y el desarrollo. También es el origen de muchas de las tensiones económicas y ambientales de nuestros días. Quiero seguir contribuyendo a la transformación del modelo energético actual en uno limpio, eficiente, seguro y asequible. Isofotón tiene las características, el tamaño y la vocación adecuados para convertirse en un referente global en este terreno y me siento muy satisfecha de poder participar en este proyecto”, asegura Ribera, y añade que su papel será “clave para fortalecer nuevas líneas de actuación y de desarrollo”.

Su puesto era de los más difíciles para dar el salto a la empresa privada, ya que era la encargada de firmar las declaraciones de impacto ambiental y de asignar los derechos de emisión, con lo que tenía incompatibilidad con gran parte del sector industrial. Según el Gobierno, Isofotón es compatible porque no ha necesitado ninguna declaración ambiental.

En 2006, el Gobierno del PSOE fijó una prima para la fotovoltaica demasiado elevada y eso creó una burbuja en el sector, que instaló seis veces más potencia de la prevista. Años después, el propio Ejecutivo del PSOE recortó las primas y ahora el del PP prepara un nuevo recorte -o impuesto- para frenar el déficit acumulado de tarifa, de unos 24.000 millones de euros.

El Ejecutivo también aceptó la compatibilidad de que Elena Salgado fichase por Endesa, con el argumento de que trabajaría para una filial chilena.