Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
PROYECTO DE LEY DE REFORMA EDUCATIVA

Los alumnos harán a los nueve años otra evaluación sin consecuencias académicas

Tampoco será reválida la prueba de sexto de primaria

Sí lo serán los exámenes al final de la ESO y de bachillerato

La secretaria de Estado de Educación, Montserrat Gomendio, ha expuesto hoy en el Senado algunos de los puntos de la reforma educativa que prepara su departamento y que se pasará por el consejo de ministros el próximo viernes, ha dicho. Gomendio ha confirmado que el ministerio ha dejado atrás la idea de hacer una reválida al final de primaria (como ya adelantó el pasado viernes este periódico): esa evaluación externa no “tendrá consecuencias académicas”, dijo Gomendio, más allá de lo que decidan los profesores de cada centro, es decir, exactamente igual que durante el resto de la etapa y el resto de los exámenes. Lo que sí se introduce es una evaluación externa en tercero de primaria, exactamente a mitad de la etapa, para comprobar si los alumnos están avanzando adecuadamente en los conocimientos más básicos de lectura, escritura y cálculo. “Hemos decidido adelantar la prueba [a tercero] porque en ese punto da tiempo a poder corregir”, ha dicho Gomendio, que además ha matizado que el único objetivo de esta prueba es detectar posibles problemas y poner en marcha las soluciones.

Por lo demás, enumeró otros puntos de la reforma, que intentará mejorar los resultados de los alumnos españoles en pruebas internacionales como la de Pisa y reducir el abandono educativo temprano (del 26,5%) adelantando la elección de los alumnos hacia la FP, creando un nuevo ciclo de formación profesional dentro la enseñanza obligatoria (FP Básica), con esas evaluaciones externas que serán reválidas en la ESO y bachillerato o aumentando el tiempo escolar que los alumnos dedican a las materias instrumentales (lenguas, matemáticas y ciencias).

Al tiempo que el senador socialista Ramón Álvarez Areces expresó los temores de una parte de la comunidad educativa (que la reforma puede en realidad empeorar el abandono temprano y empeorar la igualdad de oportunidades y que la reforma no es creíble en actual contexto de fuertes recortes presupuestarios), Gomendio también señaló que las reválidas no solo contemplarán los contenidos escolares, sino las competencias básicas, lo que, en opinión de Gomendio, ayudará a cambiar las metodologías pedagógicas del sistema, actualmente “muy tradicionales y muy memorísticas”, ha dicho. También medirían esos exámenes el nivel de éxito de las decisiones sobre las metodologías de cada centro, para cuya elección tendrán más autonomías los colegios e institutos.

Preguntada sobre la reducción de la parte de contenidos escolares que fijan las comunidades autónomas, Gomendio rechazó pronunciarse hasta que se presente el viernes el texto definitivo de de la reforma, que servirá de punto de partida a la tramitación y que se seguirá negociando y discutiendo, ha insistido, hasta su aprobación definitiva.

Más información