Meteorología avisa de que solo un otoño muy lluvioso paliaría la sequía

El curso acaba con un 37% menos de lluvias de lo normal y con amenaza de restricciones

El verano de 2012, con tres olas de calor, fue el cuarto más cálido desde que hay registros

Vídeo: Atlas

España ha vivido un curso hidrológico muy seco y se encomienda a que el otoño sea húmedo o la situación sería grave. Las precipitaciones acumuladas desde el 1 de octubre pasado se sitúan en 400 litros por metros cuadrado, "un 37% menos que el valor medio" en este periodo, según el balance presentado hoy en rueda de prensa por la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). Las lluvias acumuladas no llegan al 75% de la media en gran parte de España, y por debajo de la mitad en Extremadura, gran parte de Andalucía, oeste y norte de Castilla-La Mancha y el extremo oriente de Castilla y León. Solo octubre, noviembre y abril se salvan de la calificación de mes seco o extremadamente seco.

La reserva hidráulica peninsular está al 46,4% de su capacidad, con 9.385 hectómetros cúbicos menos que en la misma semana del año pasado y 3.336 menos que la media de los últimos cinco años. Solo en el año 2008-2009 estaba en niveles algo más bajos.

La sequía ya se ha notado en el campo y ha afectado a las cosechas, por lo que han subido los precios de productos como el aceite y el vino. Además, ha contribuido al peor verano en incendios forestales en una década y disminuye la generación eléctrica hidráulica. Pero como el año pasado comenzó con los embalses en buena situación hubo reservas para sortear el abastecimiento sin demasiados problemas. Sí ha habido problemas puntuales en Cataluña y en la cuenca del Ebro y del Tajo. En Murcia y Alicante, las desaladoras han evitado que haya restricciones.

"El invierno pasado fue el más seco desde que tenemos registros y la primavera no lo palió. Tenemos un déficit acumulado de unos 250 litros por metros cuadrado. Para compensar ese déficit tendría que llover mucho en otoño", ha señalado Antonio Mestre, responsable de Climatología de la Aemet.

Según el último informe del Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente sobre seguimiento de la sequía, "a fecha 11 de septiembre, la precipitación media a nivel nacional desde el 1 de octubre de 2011 es de 384,3 mm, lo que es aproximadamente un 35-40% inferior a la media histórica para ese mismo periodo (621,8 mm). Los valores están por debajo del 50% de los normales en varias zonas: buena parte del cuadrante suroeste de la España peninsular, algunas zonas del litoral mediterráneo andaluz, áreas del norte de Castilla-La Mancha y del extremo oeste de Castilla y León, y prácticamente todo el archipiélago canario".

La cuenca que ahora mismo presenta una situación más preocupante es la cuenca del Duero. "Las reservas almacenadas en los embalses están llegando a finales del año hidrológico a valores muy bajos, del 24,5% actualmente en el global de la cuenca, pero de poco más del 10% en los principales embalses de algunos sistemas de explotación (Pisuerga, Bajo Duero, Órbigo)”.

Además, España ha declarado la situación de excepción por sequía en el Tajo y el Duero para reducir los caudales que envía a Portugal, como prevé el Convenio de Albufeira firmado entre los dos países. Si no llueve mucho, el trasvase Tajo-Segura, otro foco de tensión territorial, puede caer a final de año a la línea a partir de la cual los desembalses los decide el Consejo de Ministros.

Aunque el verano no es la estación que cambie la situación de los embalses, el de 2012 no ha ayudado. “Ha sido el segundo verano más seco en 60 años, solo por detrás de 1994”, explica Alejandro Lomas, portavoz de la Aemet. “La precipitación en agosto estuvo un 38% por debajo de lo normal”.

En cuanto a temperatura, el verano fue “extremadamente cálido”, según Lomas: "Ha sido un trimestre extremadamente cálido, con 24 grados de temperatura media, 1,7 grados por encima de la media del periodo 1961-2000. Es el cuarto trimestre más cálido, después de 2003, 2005 y 2009". Aunque julio no fue demasiado cálido, sí lo fueron junio (2,6 grados por encima de la media) y agosto (dos por encima, y el segundo más cálido después de 2003). Ha habido tres olas de calor, en las que se batieron récords en Toledo, Jaén, Cuenca, Vitoria y Salamanca.

España, pendiente de Nadine

La Aemet sigue la evolución de la tormenta tropical Nadine, situada en el Atlántico y que a mitad de la semana que viene podría entrar en la Península aunque ya convertida en tormenta postropical. Alejandro Lomas, portavoz de la Aemet, ha insistido en la incertidumbre y en la dificultad de pronosticar cómo evolucionará la tormenta tropical, que podría dejar fuertes vientos y lluvias alrededor del miércoles próximo.

"Hay mucha incertidumbre en cuanto a lo que puede ocurrir. Puede haber vientos y precipitaciones de cierta importancia", según Lomas, que ha añadido que "la probabilidad de que entre en la Península es baja, pero hay que vigilarla". Aemet cree poco probable que vaya hacia Canarias.

La dificultad, ha explicado, está en prever el movimiento de "perturbaciones tropicales que interaccionan con otras". Entonces, "son difícilmente predecibles y pueden ser violentas". Como ejemplo, ha señalado que el Centro Europeo de Predicción del Tiempo a Medio Plazo indicaba ayer que la tormenta podía entrar por el Estrecho y hoy ya apunta a Lisboa.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana