Francia investiga a Facebook

París rechaza las explicaciones de la compañía y anima a los usuarios a denunciar la publicación de datos privados

Facua lleva el caso a la agencia de datos española

Los directivos de Facebook atribuyen el fallo al cambio de herramienta. AFP

El Gobierno francés reaccionó ayer con mano de hierro al supuesto fallo de Facebook. La ministra delegada para la Economía Digital, Fleur Pellerin, animó a los usuarios de la red social que se sientan afectados por la publicación de antiguos mensajes confidenciales en la parte pública de sus cuentas a que demanden a la compañía. Aunque la dirección de Facebook niega que se trate de un agujero en la seguridad, Pellerin recordó que los usuarios que tengan dudas pueden “cancelar sus cuentas por precaución”, y que los que se sientan “perjudicados” pueden “presentar una denuncia”.

La empresa de Palo Alto (California) se reunió ayer con la Comisión Nacional de Informática y Libertades (CNIL) francesa y afirmó que estaba “encantada” de poder dar su versión. Pero el regulador galo no quedó satisfecho con las explicaciones y afirmó que es preciso realizar investigaciones complementarias para determinar si Facebook ha convertido en públicos mensajes privados.

La CNIL pareció en todo caso echar un capote a Facebook al afirmar que “la generalización de la nueva herramienta Timeline (la historia de la actividad de la cuenta) ha facilitado el acceso a los mensajes antiguos”, lo cual “ha creado confusión en unos usuarios que son cada vez más conscientes de la necesidad de proteger su privacidad en línea”. La última versión de Facebook, cuya implantación en Europa terminó hace escasos días, tuvo como consecuencia la publicación de mensajes inicialmente privados publicados en el muro, una zona que tras el cambio es accesible.

La ministra Pellerin acusa a la compañía de “falta de transparencia”

La noticia de la posible fuga de privacidad fue adelantada por el rotativo gratuito Metro, que afirmaba que los mensajes privados de los años 2007, 2008 y 2009 se habían colgado por error en los perfiles públicos de algunos usuarios y eran visibles por terceros. Cuando la información se extendió como la pólvora por Twitter, con testimonios procedentes de Francia y otros países, un portavoz de Facebook Francia negó “todo fallo de seguridad en los datos privados”, y explicó que “una minoría de usuarios se había inquietado al ver mensajes que creían privados sobre su diario de actividad”. Añadió que los ingenieros de la compañía habían confirmado que “los mensajes en cuestión son antiguas publicaciones que ya estaban visibles en los muros”. El ministro para la Recuperación Industrial, Arnaud Montebourg, y la propia Pellerin han acusado a la compañía de “falta de transparencia” en una nota oficial. Entrevistada en la televisión I-Tele, la ministra dijo además que los argumentos de Facebook no eran “muy convincentes”, y añadió: “La dirección no ha sido capaz de dar la menor explicación sobre lo que sucedió. Reina la incertidumbre más absoluta”.

Tampoco han convencido las explicaciones de la red social a la asociación de consumidores Facua en España. Rubén Sánchez, portavoz de la organización, confirma que desde la noche del lunes están recibiendo “un número creciente” de quejas de usuarios. “Nos dicen que conocen Facebook y que están absolutamente convencidos de que esos mensajes eran privados”, asegura. Por eso Facua hizo una petición por escrito ayer por la tarde a la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) para que abra una investigación que esclarezca si efectivamente se ha vulnerado el principio de seguridad de datos. “Algunos correos electrónicos que nos están llegando con pantallazos contienen datos íntimos y comprometidos, y no debemos desechar el relato de esos ciudadanos”, añade Sánchez.

Las denuncias por difundir datos sin consentimiento se disparan en España

Fuentes de la AEPD aseguran que están “siguiendo” las informaciones sobre el tema, pero no pueden hacer ninguna valoración al respecto de momento. “No podemos prejuzgar”, dicen. Afirman que será cuando estudien las denuncias que les lleguen al respecto, entre ellas la de Facua, cuando investiguen y se pronuncien acerca de esta posible publicación de comunicaciones privadas.

En 2011 la AEPD ya investigó 288 denuncias relativas a la vulneración de la seguridad y la difusión de datos sin consentimiento en Internet. Esto supone un incremento de un 70 % respecto a 2010, cuando se estudiaron 168, según la memoria anual de este organismo. Este dato revela un mayor conocimiento de los ciudadanos sobre sus datos personales así como una creciente desconfianza en la seguridad y privacidad en la Red, dice el documento.

Más información