El comité de empresa amenaza con 18 días de huelga en EL PAÍS

La asamblea de trabajadores aprueba otras medidas de presión ante el anuncio de una regulación de empleo

Un total de 266 trabajadores de la empresa editora de El PAÍS, de una plantilla de 464, han aprobado este lunes en asamblea autorizar al comité de empresa para que convoque una huelga de 18 días en respuesta al aviso de la empresa de que este martes se presentará un expediente de regulación de empleo. La asamblea, que ha tenido lugar antes de que la plantilla y el comité de empresa conozcan los términos exactos del expediente, cuya entrega está prevista para este martes, ha aprobado igualmente reprobar al presidente de la compañía, fundador del periódico y su primer director, Juan Luis Cebrián, “por su falta de lealtad a la plantilla y su nefasta gestión”, al tiempo que “exigen que devuelva buena parte de los millones de euros que ha cobrado en los últimos años”.

Cebrián declaró, tras conocerse el resultado de la votación, que lamentaba el acuerdo, pero que “en sociedades como la que edita El PAÍS, quien aprueba o reprueba a su presidente y ejecutivos es la asamblea de accionistas, no la de los trabajadores. Por el contrario, son precisamente el consejero delegado, el director del periódico, y el equipo directivo del mismo quienes han de evaluar periódicamente la eficiencia y el comportamiento profesional de sus periodistas, a fin de velar por la calidad del diario y garantizar la productividad de quienes en él trabajan. La línea editorial, la organización de la redacción y el conjunto de la orientación del periódico dependen autónomamente del director”, añadió.

El viernes pasado el presidente de El PAÍS se reunió con el equipo directivo del periódico y con el comité de empresa para notificarles la próxima presentación del ERE. En esas reuniones el consejero delegado del diario, José Luis Sainz, explicó que el periódico había entrado en pérdidas por primera vez en su historia, como consecuencia de la crisis económica y de los cambios tecnológicos que vienen afectando al futuro de la prensa. En concreto El PAÍS ha perdido más de 200 millones de euros de ingresos respecto a los datos de 2007, mientras que su plantilla se mantiene estable. El coste medio por empleado en El PAÍS es de 88.000 euros.

En la reunión con el equipo directivo de la empresa, Javier Moreno, director del periódico, reconoció que la situación era “dolorosa”, y apeló a la calidad y compromiso de la plantilla para dar lo mejor de sí misma y consolidar la posición de EL PAÍS como medio de referencia en español en todo el mundo. “No vamos a hacer el mismo periódico con menos recursos. Toca hacer una nueva transformación”, añadió el director.

El consejero delegado y Moreno expusieron los planes de reestructuración en el último consejo de administración de EL PAÍS, órgano al que también pertenecen los exdirectores Jesús Ceberio y Joaquín Estefanía, que los aprobó.

El PAÍS es una compañía cuyo único accionista es el grupo PRISA, cotizado en los mercados de valores de Madrid y Nueva York. Prisa es una multinacional presente en 23 países que realiza actividades en prensa, radio, televisión y educación. La cifra de negocio de El PAÍS en el conjunto de sus operaciones es inferior al 10% de las mismas.

Los sueldos de sus consejeros y ejecutivos son votados anualmente en la asamblea general de accionistas y hechos públicos con arreglo a las normas legales y a los códigos de conducta establecidos por la Security Exchange Comission y la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Ninguno de los directivos del centro corporativo cobra remuneración alguna de las empresas filiales. Responsables de la empresa de EL PAÍS declararon el lunes por la noche que se mantenían los planes de reestructuración.