Wert quiere “españolizar” Cataluña

El ministro de Educación ratifica en el Congreso el interés del Gobierno por lograr que los alumnos catalanes “se sientan así tan orgullosos como de ser españoles”

ATLAS

El ministro de Educación, José Ignacio Wert, incendió este jueves con sus palabras en el Congreso de los Diputados la ya complicada y tensa precampaña electoral en Cataluña al admitir el interés del Gobierno de Rajoy por “españolizar a los alumnos catalanes”, con el fin de que “se sientan tan orgullosos de ser españoles como catalanes”. El ministro comprobó la polémica que generaron sus palabras y no rectificó ni fue rectificado por el PP. Y justificó su idea en que los alumnos estudiantes han de tener una “vivencia equilibrada de las dos identidades” —la española y la catalana— porque “las dos les enriquecen y fortalecen”.

Mientras las reacciones en su contra se amontonaban una tras otra —el Gobierno catalán rechazó lo que considera una ofensiva “recentralizadora”, desde CiU Josep Antoni Durán i Lleida le acusó de “alimentar el independentismo” y Mario Bedera, del PSOE, de querer “volver a los años sesenta”—, desde Francia pareció llegar una suerte de respaldo por parte del presidente del Gobierno. Mariano Rajoy dijo que en materia educativa lo que él quiere es que haya “buena convivencia”, y que “todo el mundo se sienta orgulloso de ser a la vez catalán y español”, e insistió en que el objetivo es una educación de mayor calidad que haga crecer la economía. Desde el PSC, Pere Navarro anunció que promoverá que el Grupo Socialista en el Congreso presente una reprobación al ministro de Educación por sus palabras.

Vallés: "En Cataluña
no se adoctrina, se
forma y se educa"

Pero el propio Wert se reafirmó en lo dicho unas horas después de su comparecencia en el Parlamento. Lo hizo en conversación telefónica con este periódico —durante la que intercaló varias frases en catalán— en la cual se declaró, además, sorprendido porque a alguien le escandalice el hecho de que en España se hable de “españolizar”.

"¡Lo que hay que Wert!"

Las declaraciones del ministro de Educación han sido trending topic (tema más comentado) en la red social Twitter desde esta mañana.

La crítica ha llegado también por medio de chascarrillos, como el que ha escrito la diputada del PSOE Carme Chacón: "Urgente reponer educación para la ciudadanía para Ministros! Lo que hay que Wert!", o el de la escritora Lucía Etxebarria, que ha propuesto "españolizar" al ministro cambiándole el nombre: "Españolicemos a WERT. Desde hoy se llamará José Ignacio Precio. ( Wert = precio, valor, en alemán. De nada)".

El portavoz de CiU en el Congreso, Duran i Lleida, ha difundido un mensaje más duro: "El ministro Wert dice que el independentismo está relacionado con el modelo educativo catalán. No hay nada más atrevido que la ignorancia".  Y Borja Sémper, presidente del PP de Gipuzkoa, ha deslizado una crítica a su compañero de partido: "La formación académica de calidad es el mejor antídoto contra el adoctrinamiento. Fomentar mentes críticas para ciudadanos LIBRES".

El ministro indicó que sus frases estaban muy bien meditadas —“Yo no improviso”, dijo—, y cayeron como una bomba en las redes sociales y en el clima enrarecido de esta precampaña, con un debate creciente sobre las pretensiones soberanistas de varios partidos nacionalistas.

De hecho, en medio de la pelea política entre más centralización y más autogobierno, la nueva ley de educación que impulsa Wert es uno de los frentes más polémicos, que también ha ido creciendo por capítulos. Primero fue la presentación del anteproyecto de la reforma, que aumentará los contenidos comunes que impone el Ejecutivo central en las asignaturas de los temarios escolares (recortando el margen autonómico), entre otras cosas, como dijo Wert, para “acabar con la dispersión” de contenidos, a la que acusó de los mediocres resultados educativos españoles.

Wert asegura que Cataluña exagera hasta la caricatura los elementos particulares de su historia 

Poco después, en una entrevista, achacó a las transferencias educativas (que trajeron esa dispersión de contenidos) el auge del independentismo catalán. Y la semana pasada su departamento admitió que una de las posibilidades que baraja para hacer efectiva la escolarización en castellano en Cataluña es subvencionar colegios privados que enseñen en español.

Hace unos días, la consejera de Enseñanza de la Generalitat, Irene Rigau, acusó a Wert de querer “españolizar a los alumnos de Cataluña” y este jueves el ministro aceptó la idea: “Digo españolizar en el sentido de que aprendan en la escuela que no se es menos catalán por ser español ni menos español por ser catalán”. Explicó, además, que defiende que los alumnos catalanes aprendan la historia de su comunidad —aunque en ocasiones “se exageren, a veces hasta la caricatura, los elementos particulares”—, pero no “a costa de la parte común” de una historia a la que lleva siglos ligada.

El ministro pone precisamente como ejemplo de su queja los contenidos mínimos para el Bachillerato [etapa no obligatoria] decretados en Cataluña, donde la asignatura que la ley estatal llama Historia de España, se llama solo Historia. La catalana y la española no son “dos identidades excluyentes”, insistió.

Sobre el modelo de inmersión lingüística en la escuela catalana (con el catalán como lengua vehicular), Wert insiste en que nadie en su ministerio lo ha puesto en cuestión en ningún momento, ya que está avalado legal y judicialmente. “Pero también tengo varias sentencias que dicen que se debe garantizar el derecho a escolarizarse con el castellano como lengua vehicular y que ahora no lo está”, insistió en referencia a los fallos recientes del Tribunal Supremo y del Tribunal Superior de Justicia catalán.

Sobre la posibilidad de subvencionar colegios privados en castellano en Cataluña, el ministro contestó: “Estoy dispuesto a sentarme a hablar en cualquier momento con Irene Rigau para buscar la forma de hacer efectiva la escolarización” en castellano.

Rigau, por su parte, aseguró que las palabras de Wert “confirman que hay una ofensiva para cambiar el modelo de Estado”, al tiempo que negó que la escuela catalana adoctrine a sus alumnos en ningún tipo de nacionalismo.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, eludió entrar de lleno en esta polémica durante su visita a François Hollande en París: “Debemos dedicar todas nuestras energías a resolver la situación económica. Quiero una educación de más calidad. Eso es lo que me preocupa”.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Avatar
Periodista de Educación de El País

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana