Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Asturias permite la caza de más de 80 lobos

El plan anual de control de la especie prevé la eliminación de los ejemplares que aparezcan en zonas donde no existe en la actualidad

En Asturias solo la guardería del Principado puede cazar al lobo. Ampliar foto
En Asturias solo la guardería del Principado puede cazar al lobo.

La conflictividad social con el lobo sigue en aumento en el Principado de Asturias. Los cánidos, según datos oficiales, matan cada año una media de 3.500 cabezas de ganado, lo que ha puesto a sus propietarios en pie de guerra, sobre todo porque el Gobierno asturiano les adeuda todavía 314.700 euros del año pasado y 487.449 de 2012 como indemnización por los daños sufridos. En este contexto, el Comité Consultivo de la Gestión del Lobo dio ayer el visto bueno al plan de control de la especie para este último trimestre de este año y el año próximo, que prevé la captura de 66 ejemplares y cuatro camadas.

Las organizaciones conservacionistas, que forman parte del Comité, votaron en contra al considerar el programa de  “erradicación, no de control”, debido a que afecta a un 40% de la población total estimada en unas 36 manadas.“Se contempla la extracción de unos 90 ejemplares (contando las camadas) a lo que hay que sumar la mortalidad ilegal y otras causas”, puntualiza Alberto Fernández, portavoz de los grupos ecologistas y presidente de Ascel (Asociación para la Conservación y Estudio del lobo ibérico). En los controles de población llevados a cabo entre 2011 y 2012 se han abatido 12 ejemplares de los 47 autorizados, a los que hay que sumar 11 muertos por veneno, accidentes de tráfico, lazos ... "Sin contar con que los lobos abatidos por controles en una zona y año no reducen los daños al siguiente", añade.

El Gobierno adeuda a los ganaderos indemnizaciones por 314.700 euros del año pasado y 487.449 de este

El plan no permite que el lobo se extienda hacia otros lugares denominados “áreas sin gestión específica” donde la especie no existe en este momento. Allí el control será permanente y si fuera posible, se eliminarán los ejemplares que aparezcan. En la zona de Picos, con gran parte incluida dentro del Parque Nacional de los Picos de Europa, el único que mantiene una población de lobos en España y el único de Europa Occidental donde habita la especie, se permite capturar a cuatro ejemplares.

El conflicto del lobo con la cabaña ganadera es el argumento más repetido para explicar los cupos de control. Aunque el Principado reconoce que el impago de las cantidades que adeuda tiene una repercusión negativa sobre la percepción social de la especie en el mundo rural, cuestión que "debe ser tenida en cuenta convenientemente en su gestión". Para los ecologistas, este es el único motivo que existe para evaluar el grado de conflictividad, porque no hay evidencias de que la población, ni los ataques hayan aumentado”, aclara Fernández.

Los conservacionistas dicen que el plan afecta a un 40% de la población total estimada en unas 36 manadas

El número de reses atacadas se incrementó en un 24% de 2008 a 2009, pero desde entonces de ha mantenido constante en unas 3.500. “De ellas, 2.000 pertenecen a las zonas 2 (Palo-Esva) y 4 (Centroccidental), la mayoría de equino. Es decir, que cada uno de los grupos de lobos que viven en estos lugares mataría una media de 200 reses al año, lo que parece inexplicable desde un punto de vista biológico, físico y hasta mecánico”, sostienen los conservacionistas.

También advierten del posible abuso en la solicitud de indemnizaciones por daños, que suma anualmente un millón de euros. Les extraña que el año pasado el informe presentado por el Principado al Comité incluyera "espectaculares gráficas" de expedientes por ganadero que este año han desaparecido. “Había algunos con hasta 65 denuncias pagadas en un solo año, lo que apuntaba directamente a fraude o abuso. Aunque solicitamos una investigación, no conocemos los resultados en el caso de que se hayan llevado a cabo”, indica Fernández.

Para el sector ganadero el plan es perfecto, siempre que tenga resultados. "Así no podemos seguir, perdemos animales todos los días", asegura Mercedes Cruzado, secretaria general de COAG Asturias. Para aumentar la efectividad de la medida, pide que se convierta a la especie en cinegética como ocurre en otros lugares de España, como Galicia y Castilla y León. El cánido continúa estando protegido al sur del Duero. El siguiente paso del Principado en el tratamiento de una especie tan problemática es la revisión del Plan de Gestión del lobo que data del año 2002.