Selecciona Edición
Iniciar sesión

Amancio Ortega da 20 millones a Cáritas en la mayor donación privada a la ONG

La entrega se realiza a través de la fundación del creador de Inditex

Amancio Ortega en una imagen de archivo

El fundador de Inditex, Amancio Ortega, donó ayer 20 millones de euros a Cáritas a través de su fundación, según informó esta organización a través de un comunicado que llamó la atención de los medios por lo inusual de las aportaciones millonarias a título personal en España. De hecho, el convenio representa la mayor aportación privada que recibe la asociación solidaria en sus 55 años de historia. Pero no podía ser de otra manera teniendo en cuenta de quien viene: la tercera persona más rica del mundo con una fortuna cercana a los 40.000 millones de euros. Por delante de él, solo el empresario mexicano Carlos Slim y el creador de Microsoft y filántropo por excelencia, Bill Gates, gestionan un patrimonio mayor, según la agencia económica Bloomberg.

Aunque en relación a la fortuna de Ortega la donación apenas supone un 0,05% de su riqueza, lo que para un español de a pie con 10.000 euros de patrimonio supondría una aportación de cinco euros, la decisión supone un espaldarazo importante para Cáritas, según reconocieron desde la organización. Este dinero representa, aproximadamente, el 8% del total de los recursos que gestiona al año y, a modo de ejemplo, basta por sí solo para sustentar todo su programa de empleo, según datos de la memoria de 2011.

Este dinero supone el 8% del total de los recursos que gestiona al año Cáritas

No obstante, el apoyo es mucho más que monetario. El director de gestión de la organización solidaria, José Luis Pérez, destacó que la donación de Ortega, además de ayudar a muchas personas, es un refuerzo en calidad y cantidad a la labor que Cáritas ha venido haciendo durante muchos años”. Por este motivo se mostró confiado en que la decisión del empresario anime a otros, tanto a particulares como a empresas y, también, a los que más han reducido sus aportaciones en los últimos años, las instituciones públicas y las Administraciones.

De hecho, frente al descenso de los recursos públicos, recortes que han venido impuestos como tantos otros en el campo social para embridar el déficit, las aportaciones particulares han seguido la evolución contraria, lo que ha permitido enjugar la mayor necesidad de fondos. El pasado año, sus donaciones alcanzaron el 66% del total del dinero del que pudo disponer Cáritas. En concreto, de los 250 millones que tuvo de presupuesto en 2011, unos 166 millones provinieron de manos privadas. La Conferencia Episcopal Española, de su parte, aportó cinco millones.

Frente a las dificultades para captar recursos, el número de personas que acuden a Cáritas pidiendo ayuda se ha triplicado por culpa de la crisis, recordó Pérez, que hace a su vez una especial mención para los 64.250 voluntarios que hacen posible la labor de la organización. En total, durante el pasado año atendieron a un total de 1,8 personas en España y a 6,3 millones en todo el mundo.

El destino que se dará al dinero de Amancio Ortega, a la sazón también el hombre más rico de España, será el de “cubrir las primeras necesidades de las personas que acuden a Cáritas pidiendo ayuda”, explicó Pérez. Según reza en el texto del convenio, los fondos se utilizarán para “afrontar las necesidades en materia de alimentación, ayuda farmacéutica, servicios de vivienda y material escolar” de los más desfavorecidos.

El empresario, que ha hecho de su grupo empresarial el más importante del sector textil internacional, lleva desde 1990 realizando obras benéficas a través de la Fundación Amancio Ortega, aunque prefiere ceder el protagonismo de estas obras a los beneficiados, como el caso del convenio de Cáritas. La práctica de las donaciones es habitual entre los mil millonarios de todo el mundo, especialmente en Estados Unidos, donde destinan importantes cantidades a proyectos de ayuda, arte, investigación o apoyo a los más desfavorecidos, pero pasa desapercibida en España.

Entre los personajes más activistas en el campo de la filantropia destaca Bill Gates, que recientemente ha propuesto al selecto club de las personas más ricas del mundo donar el 50% de su fortuna a su muerte. De momento ya ha convencido a una treintena, entre ellos a Warren Buffett, a quien precisamente Ortega arrebató este verano el tercer puesto en la lista de ricos de Bloomberg. Ahora también pugna con él en solidaridad.