Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
JOSÉ MANUEL AGUILAR | Psicólogo

“No hay un estudio que diga que este régimen es malo para el niño”

El especialista en conflictos familiares destaca los beneficios psicológicos para los hijos de la custodia compartida

José Manuel Aguilar.
José Manuel Aguilar.

“La custodia compartida es beneficiosa para los hijos en todos los sentidos. Mejor que la monoparental”, defiende José Manuel Aguilar, psicólogo clínico con experiencia en la elaboración de informes periciales para los tribunales en asuntos de familia. En su opinión, este tipo de régimen de convivencia familiar tras el divorcio “aumenta la estabilidad emocional y social de menor, es buena para su salud y mejora su rendimiento académico”. ¿Por qué? Sin discusión, los niños no sufren los desequilibrios que producen los juicios, explica. Los pequeños mantienen además los lazos afectivos con sus dos progenitores.

Aguilar celebra que los jueces vayan a tener vía libre —siempre primando el interés del menor— para decretar la custodia compartida sin necesidad del informe favorable del fiscal en los procesos de divorcio en los que no haya acuerdo de los progenitores. El autor de varios libros sobre conflictos familiares, entre ellos, Con papá y con mamá —en el que defiende este tipo de régimen— asegura que si el juez decreta la custodia compartida cuando no hay acuerdo se disminuye el uso de los hijos como arma arrojadiza en los procesos de divorcio. Lo cual acaba siendo en cualquier caso beneficioso para el menor. “Si la mitad del tiempo la pasa con cada uno de sus padres, es más difícil que estos malmetan contra el otro y, si lo hacen, el niño puede ver que no es verdad”, explica.

La custodia compartida tiene otros efectos positivos en los menores, asegura el psicólogo. Evita la “parentificación”, es decir, que los niños asuman el papel del padre o la madre y tomen decisiones que no les corresponden. Este régimen impide también que chantajeen a su cuidador si no cumple sus deseos echándole en cara lo que hace el otro progenitor, detalla Aguilar. ¿Tiene algún efecto negativo? “No hay ningún estudio que demuestre que puede ser malo para los niños”, responde. Ni siquiera un cambio constante de domicilio. “Si no lo es en verano, cuando se reparten entre dos casas, ¿por qué lo va a ser en temporada escolar?”, arguye. En cuanto a las posibles diferencias económicas entre los padres, el juez tiene que establecer “compensaciones” para que no afecten al menor.

Aguilar considera que el mejor régimen de custodia compartida es el semanal, “de lunes a lunes”, especifica. “Es el que mejor funciona”, añade basándose en su experiencia en los tribunales. Pese a que considera que es “todo beneficios”, no cree que sea recomendable que un juez conceda una custodia compartida si uno de los progenitores no la desea. “Sería absurdo”, dice. En su opinión, lo que hay que hacer es “crear una cultura del divorcio” para resolver conflictos fácil y serenamente, “como en Suecia”, donde en el 70% de las rupturas se establece este régimen. Mientras que en España suponen el 10%. “Aquí la gente se arruina. En la discusión se dejan los recursos que tendrían que ser para sus hijos”.

“Al fin nuestro país ha evolucionado en esta materia”, dice. Esta decisión es “una respuesta al cambio social”, según el experto. “El Instituto Nacional de Estadística publicó que existe, entre las parejas jóvenes con hijos pequeños, paridad en los cuidados. Y lo que quieren las familias es continuar con ese equilibrio cuando se separan”.