El presupuesto de I+D cae por cuarto año consecutivo y se sitúa al nivel de 2005

Las subvenciones se reducen un 13,9%, mientras que los créditos solo disminuyen un 2,53%

Los recursos que el Estado español destinará a I+D el año que viene se reducirán en un 7,21% respecto a 2011, lo que significa que caen por cuarto año consecutivo y se sitúan al nivel de 2005, según el análisis que han realizado los especialistas de la Confederación de Sociedades Científicas de España (COSCE) del proyecto de Presupuestos Generales del Estado presentado por el Gobierno para 2013. “El deterioro acumulado es tan notable que tiene visos de poner en una situación crítica a nuestro sistema de ciencia y tecnología”, advierte José Molero, catedrático de Economía de la Universidad Complutense de Madrid.

El dinero global destinado a I+D pasa de 6.393 millones en 2012 a 5.932 millones en 2013, pero al desglosar las subvenciones y gastos corrientes (con las que se alimenta la investigación científica estatal) y los préstamos (orientados a las empresas), se aprecia una caída mayor en las primeras, las operaciones no financieras, con un 13,90% de recorte, frente a las operaciones financieras, con solo un 2,53% de caída. Hay que tener en cuenta que los préstamos suponen casi un 62% del total. Los recortes afectan a casi la totalidad de ministerios con actividades de I+D y casi todos los programas, y algunas de estas reducciones pueden resultar dramáticas, concluyen los expertos.

“El presupuesto está hecho solo con criterios económicos, y no se tiene en cuenta el papel de la I+D en el desarrollo económico futuro, mostrando una falta de visión estratégica a largo plazo”, subrayan los expertos de la COSCE. Carlos Andradas, presidente de esta organización, recuerda que España dedica solo el 1,3% de su producto interior bruto a I+D, mientras que Alemania, “el motor económico de Europa”, está en el 2,8%.

COSCE

Una partida de especial importancia en el presupuesto para la financiación de la ciencia es aquella dedicada a financiar con subvenciones los proyectos competitivos y evaluados de investigación, los contratos de investigadores de los programas Ramón y Canal y Juan de la Cierva, así como las cuotas españolas a los organismos internacionales (que se pagarán prácticamente íntegras, según el plan presupuestario). Esta partida perderá 92 millones de euros, pasando de 451.670 a 359.415 en 2013. Hay que tener en cuenta que ya este año, el dinero destinado a financiar los proyectos competitivos ha pasado de 384 millones a 317.

Los especialistas de la Cosce, Molero y José de No (CSIC), para tener una referencia del esfuerzo dedicado a I+D en España en los últimos años, han elaborado un indicador aproximado de presupuesto por investigador. Esto permite evaluar la situación teniendo en cuenta no sólo la reducción presupuestaria, sino también el notable crecimiento del sistema de ciencia de los últimos años. Teniendo en cuenta el número de investigadores en equivalencia a jornada completa, el presupuesto por cada uno pasó de casi 32.000 euros en 2002 a 41.000 en 2009, para descender a 22.000 en 2013. Pero si se consideran sólo los gastos no financieros, es decir, si se excluyen los créditos a los que no recurren los científicos del sector público, la evolución va de 26.000 euros en 2001 a 33.000 en 2008, “para caer bruscamente a 16.000 en el proyecto de presupuesto de 2013”, señala el informe.

Los organismos públicos de investigación (OPI), de nuevo sufren recortes significativos, con una media del 7,73% de caída. El CSIC tiene una caída del 9,98% en las tablas, pasando de 665 millones este año a 599 el próximo. Pero hay que tener en cuenta, alerta De No, que este año no se cuentan las previsiones de captación de fondos (proyectos y contratos) de dicha institución, previsiones que en los años anteriores se incluían en sus presupuestos por ser una agencia. Si se tiene en cuenta este cambio, el recorte del CSIC es solo del 1,5%, según el análisis de la COSCE. El recorte del Ciemat, es similar, un 1,47%, pero destaca la reducción del INIA (Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria) de un 7,89%. Entre los OPI es muy notable la pérdida presupuestaria del INTA (del Ministerio de Defensa), de un 13,54%, quedándose el año que viene en 79 millones de euros.

“Hay que tomar conciencia urgentemente de que se esta poniendo en riesgo más que probable a un aparte importante de nuestro sistema de innovación y, por ende, la posibilidad de la economía y la sociedad española construyan unas bases más sólidas y sostenibles para mejorar el bienestar de sus ciudadanos en el futuro”, ha dicho Andradas.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana