Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los obispos exigen modificar la ley sobre el matrimonio homosexual por “injusta”

La Conferencia Episcopal defiende el derecho de los hijos a vivir en una "familia estable"

La Conferencia Episcopal Española se ha sumado este jueves con un comunicado a las críticas vertidas desde la Iglesia contra la sentencia del Tribunal Constitucional que este martes avaló el matrimonio homosexual. Los obispos han advertido de que la legislación española sobre el matrimonio es "gravemente injusta", por lo que consideran que es "urgente" una modificación de la ley para proteger la institución y la familia.

"Pensamos, en particular, en el derecho de quienes contraen matrimonio a ser reconocidos expresamente como esposo y esposa; en el derecho de los niños y de los jóvenes a ser educados como esposos y esposas del futuro; y en el derecho de los niños a disfrutar de un padre y de una madre, en virtud de cuyo amor fiel y fecundo son llamados a la vida y acogidos en una familia estable. Ninguno de estos derechos es actualmente reconocido ni protegido por la ley", dice el comunicado.

La Conferencia reconoce que no es de su "competencia" hacer juicios sobre la pertinencia jurídica de las sentencias de los tribunales, pero considera que es su "obligación ayudar al discernimiento acerca de la justicia y de la moralidad de las leyes".

Los obispos aseguran que con la legislación vigente, los españoles "han perdido el derecho de ser reconocidos expresamente por la ley como esposo o esposa" pues han de inscribirse en el Registro Civil "como cónyuge A o cónyuge B". "La legislación ha redefinido la figura jurídica del matrimonio de tal modo que este ha dejado de ser la unión de un hombre y de una mujer y se ha transformado legalmente en la unión de dos ciudadanos cualesquiera, para los que ahora se reserva en exclusiva el nombre de cónyuges o de consortes. De esta manera, se establece una insólita definición legal del matrimonio con exclusión de toda referencia a la diferencia entre el varón y la mujer", apuntan.

La Conferencia dice que su defensa es a favor del "verdadero matrimonio y de su reconocimiento jurídico" por su convencimiento de las "consecuencias negativas que se derivan para el bien común". Así, afirman "con dolor" que las leyes vigentes en España "no reconocen ni protegen al matrimonio en su especificidad". "Que María Santísima cuide de las familias e interceda por los gobernantes, sobre quienes pesa el deber y a quienes compete el servicio de ordenar con justicia la vida social", concluyen.

Más información