Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Educación recorta un 15% las becas predoctorales a mitad de convocatoria

Las ayudas FPU de 2012 para futuros docentes universitarios pierden 12,9 millones

El Gobierno destacó en mayo su decisión de mantener el apoyo de años anteriores

El ministro de Educación, José Ignacio Wert.
El ministro de Educación, José Ignacio Wert. EFE

El Ministerio de Educación ha recortado un 15% las becas de Formación de Profesorado Universitario (FPU) de la convocatoria de 2012 cuando el proceso de selección y concesión ya estaba muy avanzado. El Boletín Oficial del Estado publicó ayer una resolución que dejaba el número de becas en 800, en lugar de las 950 inicialmente previstas, ya los presupuestos para este programa se han quedado en 59,5 millones (eran en principio 72,4 millones). La lista provisional de admitidos en la fase selectiva de esta convocatoria se había publicado el pasado 3 de octubre. Estas ayudas, que no se han convocado en 2011 (han pasado desde el de 2010, queempezaron a tramitarse muy tarde, directamente al proceso de 2012), duran hasta cuatro años y buscan “promover la formación en programas de doctorado de solvencia formativa e investigadora para aquellos que deseen orientar su actividad profesional hacia la investigación y a la docencia universitaria”, explica la web del Ministerio de Educación.

El texto publicado ayer el BOE explica la decisión por el recorte que decretó el Gobierno el pasado mes de julio de 600 millones de euros en los créditos presupuestarios con los que contaban los ministerios para 2012. Al departamento de Educación le tocó entonces una rebaja de 54,19 millones, de los cuales 12,9 millones afloran ahora en forma de mordisco a la convocatoria en curso de becas FPU. Un portavoz del ministerio insiste en el esfuerzo de Educación en otras partidas de becas que no se han tocado, como los proyecto Faro Global y Argo Global, dos programas plurianuales para que estudiantes y recién titulados universitarios hagan prácticas en empresas de la Unión Europea, Estados Unidos, Canadá y Asia.  

Las FPU, sin embargo, son otro tipo de becas, pues están imbricadas en Plan Nacional de Investigación, puesto que, junto con las becas de formación del personal investigador (FPI), son la puerta de entrada a la carrera cietífica o de profesor universitario en España. “La eliminación por sorpresa de estas 150 becas y la ausencia de convocatoria FPU en 2011, junto con la incertidumbre respecto a la resolución definitiva de la convocatoria 2012 de 1.020 becas FPI, cuyos beneficiarios deberían haberse incorporado a sus puestos de trabajo el pasado septiembre, supone un golpe realmente duro a toda una generación de estudiantes de doctorado”, escribe Lucía Fanlo, una de las jóvenes que opta a las becas FPU. Fanlo se queja además de que, si la convocatoria de mayo decía que “el número de ayudas previstas podrá ser ampliado” según el dinero del que se disponga, la de ayer decía que ese número “podrá ser modificado en función de las disponibilidades presupuestarias”.

En las últimas convocatorias FPU, el número de ayudas ha sido de 950. Y cuando se publicó la de este año a primeros del pasado mes de mayo, el ministerio insistió en una nota de prensa en esa cifra: “La convocatoria FPU 2012 mantiene el número de beneficiarios y la dotación presupuestaria de ediciones anteriores”. Además, entrecomillaba las siguientes palabras del ministro de Educación, José Ignacio Wert: “Con esta inversión vamos a ser capaces de conceder 950 nuevas becas, 1.000 estancias breves de entre dos y cuatro meses en centros españoles y extranjeros y 80 traslados temporales, de entre seis y nueve meses, en centros extranjeros”. Finalmente, según la resolución publicada ayer, esas 950 becas se quedan en 800; las 1.000 estancias cortas en 500; y los 80 traslados temporales a centros de investigación extranjeros, en 23.

La red de Estudiantes en Movimiento (un grupo de reciente creación en defensa de la enseñanza pública) se queja en un comunicado de lo que considera “un nuevo atropello contra los derechos de estudiantes e investigadores" y ve en esta medida "un motivo más para el apoyo masivo del estudiantado a la huelga general del 14 de noviembre”. Y añade: “No hay que olvidar que los cambios en los criterios de selección [endurecidos en mayo, unos días después de la convocatoria inicial] ya habían supuesto un corte en las posibilidades de los jóvenes investigadores. A los criterios que no atendían más que a la nota de titulación, sin contar el currículum, publicaciones, artículos, comunicaciones o ponencias de los aspirantes, o a la ausencia de la convocatoria de 2011, se suma ahora este recorte salvaje contra de la ciencia española. Mientras, diversos procesos de becas, como las FPI, se encuentran paralizados, ahogados en el silencio administrativo, o llevan años sin ver la luz”.

Por áreas, las más perjudicadas por la reducción de becas FPU de 2012 son las de las áreas con mayor número de ayudas, en las que la bajada se ha redondeado en el 16%. Es el caso de las 112 becas FPU en Biomedicina que se quedan finalmente en 93, o las de Ciencias Sociales y las de Filología y Filosofía, con 75 cada un que se quedan en 63.