El gasto sanitario en Europa cae por primera vez en 35 años

La OCDE alerta de las posibles consecuencias en la población

Irlanda, Estonia y Grecia, los países que más han recortado

El gasto en sanidad ha ido creciendo en Europa año a año desde 1975. Y así ha sido hasta 2010. El informe Panorama de la Sanidad en Europa 2012 elaborado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y la Comisión Europea revela cómo la crisis y los ajustes se han llevado por delante el incremento sostenido de las partidas presupuestarias destinadas a sanidad de las últimas décadas y evidencia el impacto que está teniendo la política de austeridad y recortes, una de cuyas principales víctimas es la sanidad pública.

 Entre 2009 y 2010, el gasto sanitario per capita cayó en la Europa de los 24 un 0,6%. Este retroceso contrasta con los datos registrados entre los años 2000 y 2009 en los que se observó un crecimiento del 4,6% de media. El informe ilustra con distintos ejemplos hasta qué punto la recesión ha dado un vuelco al escenario de la sanidad en Europa. En uno de ellos, recuerda que antes de que irrumpiera el nuevo escenario marcado por la reducción del gasto, los países europeos incrementaban el dinero que destinaban a sanidad incluso por encima del propio crecimiento del Producto Interior Bruto. Así mientras cada año el dinero que los países europeos aportaban por habitante a sanidad aumentaba el 4,6%, el incremento del PIB en los países de la OCDE no superó el 3%.

El cambio de tendencia que ha supuesto el año 2010 es especialmente visible en algunos de los países que más han sufrido el golpe del hundimiento económico. España ocupa el octavo lugar en el retroceso del gasto sanitario per cápita en la UE, con una caída del 0,9% respecto al 2009. El primer puesto es para Irlanda (-7,9), seguida de Estonia (-7,3%) o Gracia (-6,7%).

El informe de la OCDE y la Comisión también muestra cómo los países que están sufriendo el mayor castigo fueron los que más aumentaron el presupuesto sanitaria por habitante entre los años 2000 y 2009. En el caso de España, la tasa media fue del 4,1%, en Irlanda el 6,5% y en Gracia del 5,7%. Otros países en caída libre como Lituania presentan una situación similar con un descenso del 5% en 2010 frente a tasas positivas en la década pasada del 8,9%.

La OCDE advierte de los efectos en la salud derivados de los recortes

Pero no todo son números rojos en la UE. La mayor parte de los países (16) han seguido incrementando el gasto sanitario por habitante, aunque sea con tasas de crecimiento bajas, como es el caso de Austria (0,1%), Portugal (0,5%), Italia (1%) o Francia (0,8%).

El gasto per cápita en sanidad en España en 2010 fue de 2.345 euros, lo que sitúa al país en la decimosegunda posición de la Europa de los 27 (la media es de 2.171 euros). Respecto al porcentaje del PIB destinado a sanidad (tanto pública como privada), España sale algo mejor parada. Sube unos puestos hasta la novena posición con una tasa del 9,6% (9% de media)

El informe alerta del riesgo que puede tener en la población la presión y la insistencia de los gobiernos en la reducción del gasto. La OCDE y la Comisión destacan las consecuencias que están teniendo los recortes en áreas tan sensibles como la salud pública o las campañas preventivas. En 2010 solo el 3% de los presupuestos sanitarios se destinaron a áreas como vacunación, prevención del tabaquismo, del alcoholismo, la promoción de la actividad física o nutrición. “Gastar en prevención ahora puede ser mucho más costo efectivo que tratar las enfermedades en el futuro”, alertan los autores del trabajo.

El informe propone seguir los pasos de Finlandia, Francia y Hungría, que han introducido tasas para gravar alimentos y bebidas poco saludables, como una forma de mejorar los hábitos alimentarios de la población a la vez que los estados engrosan las arcas públicas.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana