La industria espacial alerta al Gobierno de que provocará una deslocalización

España ha renunciado a participar en los proyectos opcionales de la Agencia Europea del Espacio

Un grupo de ingenieros realiza las pruebas finales al cohete espacial GOCE en el ESTEC / ESA

Ante la dramática situación que se abre para el sector espacial español, por la negativa del Ministerio de Industria a suscribir en firme ni uno de los programas opcionales de la Agencia Europea del Espacio (ESA), los líderes empresariales del sector han dirigido una dura carta al Secretario General de Industria, Luis Valero, en la que afirman que es "imperativo que España se comprometa ante la ESA". La situación ha estallado esta misma semana, en el Consejo de ministros de los países miembro de la ESA, en la que España, que no ha estado representada por el titular de Industria sino por Valero, no se ha incorporado ni a uno solo de los programas opcionales de la agencia, que son precisamente los más estratégicos para las empresas puesto que cada delegación suscribe aquellos que interesan especialmente a su industria. En total, los ministros de la ESA han aprobado un presupuesto para los próximos años de algo más de 10.000 millones de euros.

El efecto de este abandono de España será la "irreversible pérdida de capacidad tecnológica y la previsible deslocalización de capital intelectual que condicionará nuestro sector a largo plazo", advierten los empresarios que firman la carta, la inmensa mayoría del sector. Destacan la actuación de otros países no menos afectados por la crisis económica: Italia ha hecho un esfuerzo por mantener las inversiones en la ESA comprometiéndose con 657 millones de euros en programas opcionales; el Reino Unido ha incrementado su participación en un 25%, dadas sus perspectivas de crecimiento y el gran efecto multiplicador de las inversiones en espacio.

"El sector espacial es considerado estratégico en todos los países de nuestro entorno, tiene enorme potencial de futuro y representa un verdadero estímulo para la economía", señala la carta al secretario general de Industria.

España debe preparar un paquete de participación en programas opcionales de la ESA "de al menos 150 millones de euros", dicen los empresarios. "No se trata tanto de arreglar el presente como de no destruir el futuro".

En los presupuestos para 2013, Industria tiene asignados 102 millones de euros para programas de la ESA, menos de la mitad de la inversión realizada en los últimos años, aunque acumula ya una deuda de 164 millones que no ha satisfecho de los compromisos adquiridos. Con el dinero disponible, pagará su cuota obligatoria (proporcional al PIB de cada país y dedicada, en su mayor parte, a financiar el programa científico de la agencia. Pero en el anterior consejo ministerial, se comprometió con 667 millones de euros, más de 200 por año, participando así en varios programas optativos especialmente interesantes para sus industria. Se situó así como quinto país espacial europeo, tras Francia, Alemania, Italia y Reino Unido, En la ESA rige el justo retorno, por el que las contribuciones de cada país se traducen en contratos para sus empresas.

Ahora, en al cumbre celebrada en Italia, España no se ha comprometido en firme en ningún proyecto opcional, posición "que no ha tenido precedente en 37 años de la ESA", denuncian los empresarios, y solo habría indicado una intención de confirmar, antes del próximo 15 de enero, la aportación de algunos fondos en solo cinco grandes programas, de una treintena abiertos a suscripción. "Este nivel de participación no alcanzaría ni siquiera el 1,3% del total de programas opcionales aprobados en la conferencia, situando a nuestro país a la altura de Rumanía", recalca la carta al secretario general de Industrial. La imagen que se transmite a los socios europeos es de "desinterés por el sector" y "socio poco fiable".

10.000 millones para el espacio

Los países miembros de la ESA han aprobado esta semana, en su consejo ministerial, proyectos para 2013-2017 con una inversión total de 10.000 millones de euros, incluidos el programa científico obligatorio. Los opcionales más destacados que han recibido luz verde son:

Cohetes. Se ha aprobado la fase de estudio detallado del futuro lanzador Ariane 6 y la continuación del desarrollo del actual Ariane 5. También ha recibido luz verde el programa de evolución del pequeño cohete Vega, así como otros programas iniciales de futuros vehículos espaciales.

Observación de la Tierra. Los cuatro programas de observación de la tierra EOEP-4 han sido aprobados. También ha salido adelante las siguientes fases del programa GMES, en colaboración con la UE, incluidas las misiones JASON-CS y Sentinel-5. En colaboración con la organización europea de satélites meteorológicos Eumetsat, la ESA se compromete en el programa Metop-GS.

Programas tripulados. En el marco de colaboración con la NASA para la explotación de la Estación Espacial Internacional (ISS), los países de la ESA han dado luz verde al desarrollo del módulo de servicio del futuro vehículo espacial tripulado estadounidense Orión. También se ha aprobado la continuación de las actividades de explotación de la base orbital.

Marte. El proyecto ExoMars, pendiente de completar su financiación desde la cumbre de la ESA celebrada hace cuatro años, da un paso mas al aprobar los ministros la cooperación con la agencia espacial rusa para este programa de exploración, que la NASA ha abandonado este año. Rusia proporcionará dos cohetes para los lanzamientos de los vehículos ExoMars en 2016 y 2018, además de tecnologías de descenso en marte y sistemas de comunicaciones. Pero con esto no se cubre aún los 1.200 millones de euros de coste de la misión, en la que los países de ESA han gastado ya más de 400 millones de euros, como proyecto opcional.

Telecomunicaciones y navegación. Los ministros han aprobado en su conferencia de la esa la financiación de los programas Artes de telecomunicaciones para el período 2013-2015. Asimismo han dado luz verde a los trabajos espaciales involucrados en el sistema de posicionamiento por satélite Galileo, que la ESA desarrolla en colaboración con la UE.

Vigilancia y seguridad espaciales. El programa SSA de vigilancia y seguimiento de meteoritos y fragmentos de basura espacial continúa adelante con la financiación de los países interesados en su desarrollo, excepto España, precisamente uno de los involucrados cuando arrancó, hace cuatro años.

Tecnología. Además del programa de nuevas tecnologías (TRP) obligatorio para todos los países miembros de la ESA, entre los opcionales, se ha aprobado el GSTP, dedicado a un amplio rango de actividades espaciales excepto telecomunicaciones. También ha recibido luz verde la puesta en marcha de un programa de pequeñas misiones (entre 30 y 300 kilos).

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana