REPORTAJE

Más cadáveres que nunca para la ciencia

España ha ascendido en los últimos años al cuarto puesto mundial en donación de cuerpos. La crisis no es la única causa

Sala de disección de la facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid. / CARLOS ROSILLO

El progreso de un país puede, curiosamente, medirse por el número de cadáveres. Profesores de anatomía de toda España han apreciado el paulatino incremento de cuerpos donados a la ciencia que llegaban cada año a sus departamentos universitarios. Bastaba un par de manos para contar los de principios de siglo y ahora son más de tres docenas los cuerpos que ingresan al año en el departamento de anatomía del profesor Sañudo, en la Complutense, porque un día decidieron pasar sus últimos días sobre la tierra bajo la mirada atenta y la manipulación insegura de los estudiantes. Sus razones tendrían, pero en las universidades no se les pregunta cuando expresan su voluntad de ser donantes. Se ahorran un entierro, cierto, pero la crisis, con toda su magnitud, no parece capaz de explicar por sí sola el fenómeno. Cabe pensar, más bien, que se debe a un cambio de mentalidad. Si España es el primer país donante de órganos, por qué no iba a serlo de cadáveres para la medicina. Pasados los años y superados ciertos atavismos, ese camino se ha ido andando: estamos los cuartos, “por detrás de Reino Unido, Alemania y Escandinavia”, señala José Luis Bueno, presidente de la Sociedad Anatómica Española.

A media mañana, con el personal de los hospitales en huelga por la privatización de la sanidad pública, una nueva generación de futuros médicos se forma en la Universidad Complutense. Las salas de disección han servido para un rodaje cinematográfico, no es de extrañar: mesas de mármol con patas de forja, cubos de porcelana blanca con las asas rematadas en un cilindro de madera. Son de los tiempos de la República, el mismo aroma que impregna muchas salas de esta Facultad de Medicina complutense. Cuando llegan los alumnos, la fotografía vuelve al siglo XXI. Se han puesto sus batas blancas y tocado con gorritos de colores como para entrar al quirófano. Todavía es pronto: por ahora se afanan sobre los cadáveres descubriendo pacientemente cada ínfima parte de la anatomía humana. No hay algarabía en esas salas de cuerpos embolsados donde se respira un olor medicamentoso, pero tampoco se asiste a un funeral. Los alumnos proceden como los cirujanos, manipulando con toda la precisión posible mientras se comenta, tranquilamente, la última jugada de fútbol.

En los años ochenta y aun en los noventa, la escasez de cadáveres en las facultades españolas era patente. Las prácticas de los alumnos sobre un mismo cuerpo se alargaban tanto que cuando les cambiaban el cuerpo la necesidad era ya absoluta. Barcelona y el País Vasco fueron los primeros en poner en marcha campañas para animar la donación. Por aquellos años los departamentos de anatomía se nutrían de los escasos cadáveres que nadie reclamaba, de personas que morían solas sin que nadie les dispusiera un entierro, algo que ocurre todavía en países en vías de desarrollo. Pero, así como las incineraciones fueron abriéndose paso entre la tradicional inhumación, también la generosidad con la ciencia ha ido en aumento.

En los ochenta, a los departamentos de anatomía llegaban solo los escasos cadáveres que nadie reclamaba

El vacío legal en España para organizar las donaciones es asombroso y las estadísticas, tan penosas como en muchos otros ámbitos. Cada universidad, por no decir cada departamento, se gobierna como mejor sabe. Comparten algunas características: por lo general no admiten cadáveres que no hayan sacado antes su carné de donante en esa misma universidad y rechazan por inservibles aquellos que han pasado por autopsias o los que murieron de enfermedades infectocontagiosas, porque la práctica universitaria con cadáveres no incluye, en contra de lo que muchos creen, la investigación de patologías, sino la formación en anatomía de miles de futuros médicos.

Los periodistas ya llevan “dos años” preguntando por este asunto, “que si hay más donaciones que antes de la crisis, que si la gente está recurriendo a esto porque no puede pagar un entierro”. No es así, responde tajante José Luis Bueno, de la Sociedad Anatómica. Para elaborar este reportaje se ha preguntado en facultades de Granada, Murcia, Valladolid, País Vasco, Santiago de Compostela, Barcelona, Madrid y la primera conclusión es que no hay apenas datos, solo percepciones. Se sabe que han aumentado las donaciones, mucho, y también los cadáveres que finalmente llegan a las aulas, pero, a ciencia cierta, se desconoce el porqué del incremento y desde cuándo empezaron a mejorar las cosas para los estudiantes. El Departamento de Anatomía Humana y Embriología I de la Complutense accedió a revisar las cifras para elaborar el gráfico que se muestra en esta página, que revela un comportamiento paulatino, a veces errático, en el crecimiento de las donaciones, que, en todo caso, comenzó allá por 2004, cuando España “iba bien”. Hay algunos hitos en esta estadística, que publicarán en el European Journal of Anatomy. En 2005 murió el crítico de teatro Eduardo Haro Tecglen y todos los periódicos informaron de que no habría entierro porque había donado su cuerpo a la medicina. “Eso dio un tirón de las donaciones, que se elevaron notablemente aquellos meses”, dice el profesor José Ramón Sañudo. Las campañas que emprendieron las universidades, con charlas en los geriátricos o acercamiento a organizaciones solidarias, también tuvieron sus frutos. La Universidad de El País Vasco ha cerrado hace dos años las donaciones, porque ya tienen suficientes por ahora. Se siguen haciendo cargo de todos aquellos cuerpos que se habían declarado donantes hasta entonces, eso sí. Y algunas otras tienen ya bastantes, pero no suelen comentarlo porque no quieren desincentivar a los potenciales donantes. El sistema actual de conservación de los cuerpos ha cambiado las piscinas de formol por cámaras frigoríficas, de menor capacidad de almacenaje.

Estudiantes de medicina analizan un cadáver durante unas clases. / Carlos Rosillo

Otros centros, sin embargo, todavía están faltos de cadáveres. No es comparable la estadística de Extremadura con la de Alicante, por ejemplo. En la costa mediterránea, destino final de muchos europeos, la donación era moneda más común. Eso sigue parecido. Para estos extranjeros era más cómodo y, seguramente, en sus países, una práctica socialmente más admitida que en la España de hace unas décadas. “Sí, así era, hace mucho tiempo que decimos en broma que los estudiantes españoles aprendían anatomía escandinava”, dice José Luis Bueno.

La estadística elaborada en la Complutense pone de manifiesto otra cosa: que la mayoría de los cadáveres que entran al año en el departamento pertenecen a personas que se hicieron donantes ese mismo año. “Lo que quiere decir que la crisis no determina la voluntad de donar, sino más bien la enfermedad. Cuando uno barrunta una muerte cercana piensa y decide qué quiere hacer con su cuerpo. Y ese patrón se repite desde el año 2000”, explica Sañudo. Cierto es que detrás de la donación de cuerpos a la ciencia ha habido siempre esa preocupación por no dejar, con la muerte, cargas a la familia. Pero cuántos se movían por este razonamiento antes y durante la crisis no se sabe, no se pregunta. Como Haro Tecglen, otro prestigioso intelectual, el escritor Gerald Brenan, cedió su cadáver a la Universidad de Málaga para que su muerte no resultara onerosa a la familia: desde 1981 estuvo flotando en una bañera de formol durante 14 años para recibir, por último, clásica sepultura. A la familia le salió gratis, pero la ciencia no tuvo con el escritor el aprovechamiento que su voluntad había dispuesto.

Que la crisis está causando estragos es cierto. Por eso, en las universidades tienen la percepción de que es la causa de estas matrículas post mortem. “Algunos nos preguntan si al donar se evitarán ya los gastos de entierro o si podrán dejar de pagar el seguro de deceso”, cuentan los encargados de estas salas de disección. Algo que no pueden asegurar porque una autopsia invalidaría al cadáver. Y la Universidad, por más conocimientos que atesore, no puede adivinar el final de sus donantes. “Sí nos preguntan algunos por las condiciones económicas, pero no sabemos si es por la crisis. Puede ser en alguna medida, ignoramos en cuál”, reconoce Alfonso Rodríguez, coordinador de donaciones en la Universidad Autónoma de Barcelona, una de las más exitosas en este campo, que hace paros mensuales en la recepción de donantes porque están completos.

Parece pronto para que la recesión económica o la reciente subida del IVA hayan cambiado la práctica de un entierro por una donación, si aquél era el deseo del finado o de su familia. “Hay que tener en cuenta, además, que la mitad de la población está cubierta con un seguro de deceso y el 60% de los difuntos actuales han pagado por esa vía su entierro”, explica Eduard Vidal, director general del Grupo Mémora, la mayor empresa de servicios funerarios, que opera, sobre todo, en Barcelona. Los seguros de muerte son muy cautivos, uno no deja de pagarlos así sin más, porque sería tirar el dinero de media vida a la basura. Se contratan, generalmente, cuando se tienen entre 38 y 44 años. “De hecho, con la crisis en este sector ya no se crece al 5%, pero sí al 2%”, explica Vidal. Y su colega en Madrid, José Vicente Aparicio, subdirector general de Funespaña, opina igual: “Donar el cuerpo por razones económicas es anecdótico. Mucha gente tiene seguro, eso no se mueve”.

Además, hay entierros de beneficencia para los menesterosos. Si una familia demuestra que carece de bienes y hacienda, el Ayuntamiento, o bien la compañía funeraria (según las ciudades), se hará cargo de todo, aunque ese todo no cubra más que recogerlo, preparar el cuerpo, enferetrar y enterrar. No hay velatorio ni flores, un modelo austero que no faltará quien lo encuentre de su gusto. Existen, además, funerales subvencionados, donde la familia aporta un poquito. Todo ello hace pensar que la crisis no basta para modificar la preferencia por un entierro como Dios manda.

Algunos nos preguntan si al donar el cuerpo se evitarán los gastos del entierro o si pueden dejar de pagar el seguro del deceso

Por cierto, ¿cuánto manda Dios en todo esto? Tampoco mucho. Uno de los pocos estudios que hay sobre donantes de cuerpos se elaboró en 2000 en Nueva Zelanda, Irlanda y Sudáfrica, y ponía de manifiesto que este ejercicio de generosidad procedía de gente con menor afiliación religiosa que la media. El 80% manifestaba su deseo de colaborar con la ciencia como principal motivo y eran, además, solidarios con otras causas. Las razones económicas o el disgusto con los funerales se citaban en segundo lugar. Pero sin aclarar si era porque no podían o no querían emplear ese dinero en un entierro. La mayoría tenía estudios de secundaria y entre un 26% y un 43% habían completado la Universidad. Se encontraban sobre todo oficinistas, comerciantes y personas dedicadas a servicios o educación. Había más gente de izquierdas que de derechas, pero el grueso se declaraba de centro.

España es el primer país donante de órganos

y el cuarto en donación de cadáveres para la medicina

Al hablar con algunos de los profesores de anatomía y responsables de las salas de disección de las universidades, casi todos empezaban por decir que había un repunte y que se debía a la crisis. Pero no tienen datos solventes que sostengan esa tesis; ni la contraria. Algunos mencionaban la existencia de más personas extranjeras entre la población general, que recurren a este sistema por resultarles más barato que una repatriación, pero ¿cuántos extranjeros han tenido en su facultad? “Ninguno, hace años una japonesa”, respondió un profesor. Otros, finalmente, reconocían que no sabían cuántos donaban por motivos económicos, puesto que no se les pregunta. ¿Entonces? “Bueno, no podemos saber si es por la crisis o no, pero ahora algunos de los que llaman para donar preguntan si será completamente gratis…”. La falta de dinero siempre ha estado entre las causas. Fue la de Gerald Brenan y entonces no se hablaba de crisis. Pero para conocer más detalles habrá que empezar por mejorar la estadística. Y preguntar a los donantes. Antes de que sea demasiado tarde.

 

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana