Un traje a medida para la enseñanza separada por sexos

La reforma blinda que los colegios que segregan puedan recibir subvenciones

Colegio segregado en Irún. / JESúS URIARTE

El proyecto de reforma del ministro José Ignacio Wert —que fijará el marco general por el que se regirá el sistema de enseñanza— baja al detalle en algunos asuntos. Es el caso de la educación separada por sexos, una opción minoritaria en España que solo se aplica en unos 80 colegios e institutos, muchos de ellos vinculados al Opus Dei.

El ministerio mantiene en su proyecto que en el proceso de admisión del alumnado “en ningún caso habrá discriminación por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”. Pero añade un importante matiz: “No constituye discriminación la admisión de alumnos o la organización de la enseñanza diferenciada por sexos”. Y remacha: “en ningún caso, la elección de la educación diferenciada por sexos podrá implicar para las familias, alumnos y centros correspondientes un trato menos favorable ni una desventaja a la hora de suscribir conciertos con las Administraciones educativas o en cualquier otro aspecto”.

El texto está redactado de tal forma que hace imposible que las comunidades autónomas, que son las que tienen las competencias en educación, puedan retirar los conciertos a este tipo de centros si no se convierten en mixtos. El Tribunal Supremo ya se pronunció este verano sobre este problema. Respaldó que las Administraciones eliminen los conciertos con la enseñanza segregada si lo estiman oportuno. Pero la sección cuarta de la sala de lo Contencioso basó toda su argumentación en la Ley Orgánica de Educación, aprobada durante el Gobierno socialista y que será sustituida por la reforma de Wert.

El caso llegó al Supremo de la mano de Asturias y Andalucía. Esta última comunidad, gobernada por PSOE e IU, anunció tras conocer la sentencia que retiraría los conciertos a los 12 centros andaluces que separan a alumnos y alumnas si no se convertían en mixtos.

El proceso de renovación de conciertos en esta comunidad —que se suscriben cada cuatro años— arranca en enero y la consejera de Educación, Mar Moreno, ha reiterado que su intención sigue siendo la misma.

La reforma de Wert, que blinda los conciertos con estos centros, no estará lista para principios de año, con lo que el Gobierno no podría impedir todavía la retirada del dinero público para la enseñanza segregada en Andalucía.

En España hay unos 80 colegios solo para niños o niñas, la mayoría del Opus Dei

Pero el PP y Wert —que defendió públicamente el modelo separado cuando resurgió la polémica en verano— han encontrado una vía de urgencia y algo heterodoxa. Los populares decidieron incorporar en noviembre una enmienda a los Presupuestos Generales del Estado de 2013.

La enmienda, presentada por Foro de Asturias y Unión del Pueblo Navarro (UPN), establece que la financiación con dinero público podrá llegar también a los centros “de educación diferenciada que escolarizan alumnos de un solo sexo”.

Tras conocer este movimiento, la consejera Mar Moreno acusó al Gobierno del PP de instigar los litigios. Es decir, de dar argumentos legales a los concertados que segregan para poder acudir a la justicia. En el caso de esta comunidad, el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía tendría que decidir sobre este asunto. Y este tribunal ya dio amparo a la educación diferenciada cuando la Junta intentó retirar los conciertos en 2011.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana