Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El PSOE pide que la religión salga de la escuela

Rubalcaba sugiere “reconsiderar” los acuerdos con la Santa Sede

El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, durante el acto de homenaje a Luis Gómez Llorente. EFE

La religión confesional fuera de la escuela. Frente a la reforma educativa del PP, que vuelve a instaurar una materia alternativa para los alumnos que no estudien Religión, el PSOE ha hecho suya la histórica reivindicación de los colectivos laicistas y ha planteado por primera vez que la asignatura confesional deje de impartirse en las aulas públicas, algo que ningún Gobierno socialista ha puesto nunca sobre la mesa. “Si nos quieren llevar hacia atrás, hasta el 80, vamos a dar un paso más atrás, hasta el 79. Si quieren romper el consenso defenderemos que la religión salga del currículum de las escuelas”, aseguró ayer el secretario general de los socialistas, Alfredo Pérez Rubalcaba, en referencia a los acuerdos entre el Estado y la Santa Sede firmados en 1979 y que han blindado hasta hoy la presencia materia de Religión católica en las aulas públicas.

El PSOE responde de esta forma al proyecto de reforma de la ley de educación presentado por el Gobierno de Mariano Rajoy, que además de fijar la alternativa fuerte a Religión —algo que las organizaciones laicas ven como un intento de la Iglesia de esquivar la progresiva “secularización” de la sociedad— suprime la polémica Educación para la Ciudadanía. “Creía que habíamos alcanzado un consenso sobre la religión en la escuela. Hasta que leí el borrador”, afirmó Rubalcaba durante un acto de homenaje al intelectual y maestro socialista Luis Gómez Llorente, fallecido el pasado 5 de octubre. “En esto Wert se ha comportado como un monaguillo obediente”, añadió con sorna, aludiendo a que la reforma del PP es una de las mayores victorias educativas para la Conferencia Episcopal.

Los socialistas plantean la revisión de los acuerdos con la Santa Sede, que no cuestionaron en sus años de Gobierno, por la ruptura de los acuerdos básicos sobre este asunto. “Si aceptamos el consenso, que lo había, bienvenido sea”, sostuvo Rubalcaba, que concluyó: “Pero si planteamos la cuenta atrás nos sentimos legitimados para decir a los ciudadanos que es hora de reconsiderar ciertas cosas que la derecha nos obliga a reconsiderar”.

El secretario general del PSOE vino a admitir que él estaba conforme con el modelo vigente hasta ahora. Reveló que precisamente con Gómez Llorente discutió muchas veces sobre qué alternativa era mejor a la asignatura de Religión, y que ambos estuvieron de acuerdo en que esta no debía de ser Ética, porque esta materia tenía que ser impartida a todos los alumnos por igual. Pero el “ataque” a “treinta y tantos años de trabajo para construir el Estado de bienestar”, dijo, le ha hecho reconsiderar su postura, y la del PSOE. “De raíces tenemos que hablar en estos tiempos de vendavales”, había manifestado al principio. La matería de Ética de cuarto de ESO también desaparece con el proyecto de reforma.