“Imagino el futuro de Liberia con electricidad”

La ministra de Género cree que la mujer sufre más el cambio climático

Julia Duncan Cassell, ministra de Género y Desarrollo de Liberia. / ÁLVARO GARCÍA (EL PAÍS)

Palawa hut. Así se llaman las cabañas que como casas de paz existen en toda población de Liberia. Cuando los vecinos tienen rencillas acuden al lugar a resolverlas. La ministra de Género y Desarrollo, Julia Duncan-Cassell, luce un anillo de oro en forma de palawa y explica la historia en el restaurante Materia Prima, abierto en Madrid hace poco. Aquí, lo mismo se puede degustar un cordero de Riaza que una lubina de Isla Cristina. Lugares desconocidos para ella, que, se ve, ama la gastronomía. Paella es palabra que saborea. La degustó en Valencia en anterior visita. Ahora llega de la mano de la Fundación Mujeres por África, que lidera María Teresa Fernández de la Vega y tiene programas previstos en Liberia (3,5 millones de habitantes, a la cola en IDH, 60% de jóvenes parados). Duncan ha participado en una conferencia sobre violencia de género en Londres, y aprovecha el viaje. “Tenemos un proyecto de salud, de fístula, allí, y una manera de darlo a conocer era invitarla para que lo contara ella misma...”, cuentan.

La carta de este restaurante ofrece productos de temporada. Y algo así sucede con la política en su país (nunca colonizado, la segunda república negra tras Haití). Tras el destrozo dejado por Charles Taylor (preso en La Haya) y 14 años de guerra civil, lo que toca a corto plazo se llama reconstrucción y petróleo (encontrado en sus aguas). Y a largo, educación y empoderamiento, ese palabro para dotar de herramientas a las mujeres para que puedan pelear por sí mismas.

Asignaturas pendientes ahora que viven en democracia desde las primeras elecciones libres de 2005 ganadas por Ellen Johnson-Sirleaf. Ella es la única presidenta del continente que repite mandato. “Es muy fuerte”, dice Duncan, “pero la lucha con la oposición, con los barones del CDC [el Congress For Democraty Change, de George Weah, famoso exjugador de fútbol] es tremenda. Todo se centra en el control del petróleo”. Sin brotar y ya da disgustos. “El futuro está ahí. Y en esto se ve la mano de las mujeres. Petróleo debe significar beneficio para todos”. Duncan se ocupa del Ministerio de Género y Desarrollo. ¿Por qué juntos? Porque la mujer “es la más afectada por la gestión de recursos y el cambio climático”, explica. La que busca agua, leña, comida, escuela; la que está expuesta si es analfabeta (un 48% lo son), a la que casan joven… Los problemas sanitarios se ceban en ellas: “Malaria, embarazos tempranos, niñas que tienen niños sin cuerpo para parir”...

Un país pequeño con diamantes, oro, petróleo, agricultura… no debería ser complicado de gestionar, le decimos. Está de acuerdo. “Lo fundamental es la educación, sin ella la corrupción campa a sus anchas”. Y asegura que necesitan más mujeres en política. “Ahora son 6 de 18 en el Gobierno. No basta”. En 2014 habrá renovación del mandato e intentan que ellas se impliquen. “Pero todos los poderosos son hombres, ellos tienen más dinero para costearse las campañas”. Duncan está casada. Y su familia vive en California. Un día decidió regresar y actuar. “Había que reconstruir. Si no lo hace gente bien educada, ¿quién podrá? Una vez más, nadie nos iba a ayudar…”. ¿Y cómo imagina ella el desarrollo perfecto de Liberia? “Con electricidad”, dice rápida. Es su prioridad, tras carreteras e infraestructuras. Ganaría así, además, la concordia: iluminadas, las palawa se podrían usar a cualquier hora.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Avatar
Responsable de blogs El País. Redactora/cronista

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana