El colectivo por la ciencia exige al Gobierno que cambie su política de I+D

Sociedades científicas, rectores universitarios y sindicatos denuncian que se está “obligando a un exilio forzoso a muchos jóvenes investigadores y tecnólogos” y convocan concentraciones para el próximo miércoles

El colectivo Carta por la Ciencia, que agrupa a sociedades científicas, rectores universitarios y sindicatos, exigen un cambio de rumbo en la política del Gobierno en I+D+i por considerar que los duros recortes presupuestarios y los retrasos de las convocatorias de recursos humanos están deteriorando “nuestro sistema público de I+D+i, causando daños que costará decenios restañar y obligando a un exilio forzoso a muchos jóvenes investigadores y tecnólogos”. Añaden que esto “impide la salida de la crisis económica, que debe basarse en un modelo productivo sustentado en la I+D+i”. Por todo ello, han convocado concentraciones para el próximo miércoles en varias ciudades españolas la Confederación de Sociedades Científicas de España COSCE), La Conferencia de Rectores de Universidad de España (CRUE), los sindicatos CC OO y UGT, la Federación de Jóvenes Investigadores/Precarios y la Asociación Nacional de Investigadores Ramón y Cajal.

La financiación pública de la I+D+i ha acumulado un recorte de un 31% en los últimos dos años y de un 38,67% desde 2009, recalca el colectivo, recordando que, según datos del Instituto Nacional de Estadística, en 2011 el gasto español en I+D cayó al 1,33% del PIB, rompiendo la anterior tendencia ascendente que culminó, en 2010, con un 1,39%. Eso significa que España, en lugar de acercarse, se aleja de la media europea, que es del 2%. Además, el peso relativo de la I+D en los presupuestos del Estado también ha disminuido.

“El actual Gobierno está empeñado en reducir el aporte público en i+D+i, conduciendo al colapso a nuestro actual sistema de ciencia y tecnología. Basta ver que la financiación pública de la I+D+i ha acumulado un recorte de un 31% en los dos últimos años, y un 38,67% desde 2009”, afirma el colectivo Carta por la Ciencia. “El presupuesto de los organismos públicos de investigación (OPI) se ha reducido un 30% en los últimos cuatro años, colocando a instituciones emblemáticas como el CSIC en una situación muy grave que afecta a su viabilidad económica”, añade.

Además de las reducciones presupuestarias, se han convertido en problema grave los retrasos y recortes en los programas científicos y de recursos humanos. La última convocatoria de proyectos de investigación fundamental se hizo en diciembre de 2011, y ahora, un año después, aún esta pendiente la resolución definitiva. La próxima convocatoria no se hará hasta marzo del año que viene, con lo que, con esos plazos dilatados la Secretaría de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación puede ahorrarse, de hecho, la convocatoria de un año. Es lo que ha sucedido, por ejemplo con los contratos Ramón y Cajal, que este año no se firmará ninguno. En 2013 se reducirán las plazas del programa de formación de personal Investigador, desaparecerán ayudas posdoctorales y el CSIC ha suspendido su programa JAE.

“Mientras tanto, el ministerio se lanza a difundir proyectos de iniciativas legislativas: Agencia Estatal de Investigación, Estrategia Española de ciencia, Tecnología e Innovación y el Plan Estatal de Investigación, basados en documentos apresurados, con serias deficiencias y sin memoria económica alguna que permita su implementación”, continúa el movimiento de la Carta por la ciencia en su manifiesto. “De no cambiarse esta política, el daño a nuestro sistema público de I+D+i será irreparable, destruyendo lo construido en decenios de esfuerzos”. Todo esto está “afectando seriamente el devenir de la economía española, porque nuestro futuro, el progreso y el bienestar de la ciudadanía se basan en la I+D+i, como ocurre en el Europa en su conjunto”.

El colectivo ha convocado una concentración en Madrid el próximo miércoles, a las 13.30 horas, frente a la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense. A continuación, representantes del movimiento entregarán el comunicado en Presidencia del Gobierno. También se han convocado concentraciones, de momento, en Barcelona, Sevilla, Granada, Santiago, Santiago de Compostela, Valencia, Murcia y Las Palmas.