Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El Gobierno llena el Comité de Bioética de antiabortistas

Siete de sus 12 miembros están contra la ley de interrupción del embarazo

César Nombela, contrario al aborto, repite en el Comité de Bioética.

La futura —e indeterminada— reforma de la ley del aborto que anunció nada más llegar al cargo el ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, tiene un nuevo colaborador: el recién renovado Comité de Bioética de España. Este organismo, compuesto por 12 miembros, tiene ya al menos a siete que se han manifestado contra la interrupción del embarazo en general o contra la ley del aborto que aprobó el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en concreto.

El papel de este organismo es solamente consultivo, pero tiene una gran importancia a la hora de alegar que una ley tiene el aval de expertos en bioética. Su composición se determina en dos fases: primero, el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud escoge a seis miembros. Este proceso se cerró en octubre del año pasado, y ya la nueva lista apuntaba hacia una ideología más conservadora, como corresponde al ser elegido por un órgano donde el PP, gracias a que gobierna la mayoría de las comunidades autónomas, tiene un amplio poder.

Entre los nombrados en esta primera tanda, destacan, en este sentido, dos: Nicolás Jouve de la Barreda y Vicente Bellver. El primero, profesor de Genética, fue uno de los firmantes de la llamada Declaración de Madrid de 2009, un documento auspiciado por organizaciones como Derecho a vivir que directamente pide “la defensa de la vida humana desde la concepción a la muerte natural”. Es decir, nada de regular el aborto ni, mucho menos, la eutanasia.

Bellver también se ha manifestado en contra del aborto, la investigación con células madre embrionarias y la píldora poscoital, por entender, contra el criterio científico, que posee un “efecto abortizante”.

Las comunidades también eligieron al abogado experto en derecho sanitario Federico de Montalvo Jääskeläinen (profesor en la Universidad Pontificia de Comillas, de los jesuitas) y a Manuel López de los Reyes, miembro de honor de la Asociación de Bioética Fundamental, también tachada de conservadora dentro de las numerosas asociaciones de este sector que existen en España. Por último, eligieron al médico asturiano Ignacio Fernández Muñiz, y mantuvieron a Carlos Romeo, quien ya estaba en la anterior comisión y que se considera del sector progresista del comité. Estos dos últimos fueron propuestos por las comunidades del PSOE, en cuya candidatura municipal para Avilés llegó a ir Fernández Muñiz en 2007.

El perfil se ha reforzado con los miembros elegidos por la Administración. Repiten el teólogo Carlos Alonso Bedate (uno de los que firmó contra la ley de Zapatero, propuesto ahora por Economía) y César Nombela (el otro que se opuso a la anterior reforma de la ley, elegido por Sanidad). El ministerio de Ana Mato ha incluido también a Teresa López López, de la Fundación Acción Familiar, de inspiración cristiana, que ya se ha manifestado a favor de la reforma anunciada por Gallardón, y a Miguel Serrano Ruiz-Calderón, profesor de Filosofía en la Universidad Complutense de Madrid y con un blog en el que recoge posturas conservadoras (está centrado en la lucha contra la eutanasia pero también incluye, por ejemplo, entradas contra el matrimonio homosexual). Está abiertamente en contra de la investigación con células madre embrionarias.

Justicia, por su parte, ha elegido al fiscal aragonés Fidel Cadena Serrano, que fue el encargado de acusar al juez Baltasar Garzón por el asunto de los supuestos cobros ilegales en Nueva York.

Los 12 miembros del comité se completan con Natalia López Moratalla, presidenta de la Asociación Española de Bioética. De todas las que existen, es la más conservadora. Referido al aborto, López Moratalla es también una firme defensora del embrión desde el momento de la concepción.

Desde el punto de vista de la igualdad entre sexos, el nuevo comité es un retroceso: de cuatro mujeres ha pasado a tener dos.