Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
DESAYUNO CON... LUIS CONDE

“Aguirre me dijo: ‘Debe de ser muy bueno por ficharme, soy la mejor”

El cazatalentos y empresario catalán sentencia: “El mercado doméstico es el mundo”

El empresario catalán Luis Conde.
El empresario catalán Luis Conde.

El día promete: desayuno con el jefe de la jefa. Luis Conde, empresario catalán y experto cazatalentos, ha fichado a Esperanza Aguirre. “Debe de ser muy bueno para ficharme a mí, que soy la mejor”, cuenta que le dijo la expresidenta de la Comunidad de Madrid. Conde (Barcelona, 1950) ha dado un pelotazo mediático: un catalán que ha contratado a la madrileña en plena marea soberanista. Desmiente que sea una operación política y no entra en el debate independentista: “Soy empresario, no político. Estamos en las antípodas. Hay falta de comunicación. Hay que querer hablar y escuchar y eso no pasa por decirle a un político lo que tiene que hacer”. Aguirre trabajará como presidenta del consejo asesor de la firma Seeliger y Conde, centrada entre otras cosas en la búsqueda de directivos y consejeros y presidida por el empresario desde hace 22 años. En ese tiempo este cazatalentos ha entrevistado a 20.000 personas.

Siempre enfundado en un traje que le cae perfecto, empieza el día con un jamoncito y una copa de rosado en un restaurante frente a la Pedrera de Gaudí, junto a su despacho. En la conversación salen la crisis, los ERE, el problema para buscar trabajo... Conde subraya la necesidad de tener un plan B, “nunca antes de los 40 y a ser posible con socios. Hablo de ejecutivos. Hay que ir pensando siempre en hacer algo más por si acaso un día te encuentras en la calle. El plan B no es necesariamente dinero, puede ser desde un pequeño solar, hasta una tienda”.

Luis Conde subraya la necesidad de tener un plan B, que no necesariamente debe ser dinero

Conde es el primero en apuntarse a la lista de los que han vivido por encima de sus posibilidades, pero también el primero en defender las reducciones salariales, que en su empresa, admite, han sido del 40%. ¿Hay trabajo en España? “La pregunta no es esa”, responde tajante. “El mercado doméstico es el mundo. Solo es necesario hablar español e inglés”. Y se opone a todos los que dicen que con la situación actual perdemos una generación valiosa. En 2011, salieron de España 52.841 españoles para residir en el extranjero. “Yo me fui porque teníamos el mismo problema. Quebró mi banco y con mi mujer y mis cuatro hijos marché a Venezuela. Y volví con una fuerza... Seeliger y Conde cada vez que busca fichar un director general, lo primero que mira es a los españoles que hay fuera”.

Hoy tiene ocho hijos, nueve nietos y es dueño del puerto deportivo de Palamós, que adquirió con un grupo de socios. Su discurso es optimista. Mucho. “De esto vamos a salir fortalecidos. Las crisis te hacen poner los pies en el suelo, valorar las cosas importantes. Nos tenemos que recuperar con esfuerzo y ahorro. El optimismo, ¡qué importante es! La gente optimista rinde entre un 65% y un 100% más de la que no lo es”. Y sigue poniendo cifras: “El 80% del éxito viene de la forma que tienes tú de ver la vida y el 10-15% del conocimiento”.

El primer minuto de esta entrevista ha pasado, como en el resto, volando. “El primer medio minuto es crucial cuando entrevistas a una persona, desde la puerta al saludo y la forma de sentarse. La actitud marca”. Media hora después, el vino y el jamoncito siguen intactos. Y Conde repasa los retos personales que le quedan por cumplir. Para sus 65, dirigir una orquesta.