Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La privatización no ha abaratado el coste de la sanidad valenciana

El gasto hospitalario ‘per capita’ es similar o mayor que en los centros públicos

El mantra que repiten los partidarios de ceder al sector privado la gestión de hospitales públicos es que las empresas son más eficientes. Este modelo, sostienen las autonomías que lo impulsan o las compañías adjudicatarias de las concesiones, ofrece hasta un 25% de ahorro respecto a la fórmula tradicional de control público.

En estos datos se apoya el Gobierno regional de Madrid para apostar por esta fórmula y extenderla a seis hospitales públicos, lo que ha desatado una reacción sin precedentes entre los profesionales sanitarios que no cesa. Ayer, la Federación de Asociaciones Científico Médicas de España (de la que forman parte 37 entidades) censuró la apuesta por transferir la gestión sanitaria al sector privado sin abordar mejoras “en el sistema sanitario público”. Y exigió hacer públicos “los estudios sobre los que [los políticos] basan sus propuestas [privatizadoras]”.

Uno de los pocos trabajos independientes —quizás el único— que compara los centros de gestión pública clásica con los de concesión administrativa (el modelo Alzira, con 14 años de vida en la Comunidad Valenciana, que se extenderá en breve en Madrid y Castilla-La Mancha) apunta en otra dirección a la que indican sus partidarios. Ambas fórmulas prácticamente son equivalentes en gasto hospitalario por habitante.

El informe desmiente la versión oficial sobre ahorros del 25%

Los autores del estudio son Salvador Peiró, coordinador de la unidad de investigación de servicios de salud del Centro Superior de Investigación en Salud Pública de Valencia, un organismo dependiente de la Generalitat, y Ricard Meneu, del Instituto de Investigación en Servicios de Salud y responsable de la revista Gestión Clínica y Sanitaria. Como el debate se ha centrado en la eficiencia económica de uno y otro modelo, han puesto la lupa sobre el gasto. El trabajo disecciona cuánto dinero cuesta la atención hospitalaria de cada uno de los habitantes asignados al centro sanitario en los distintos tipos de gestión.

En los hospitales de gestión pública, el gasto medio por ciudadano se sitúa entre 608 y 707 euros (la horquilla corresponde a los márgenes de confianza). En los centros bajo control de una empresa privada, las cifras van de 672 a 733 euros. “Como los márgenes de confianza se solapan, no puede decirse que haya diferencias que, en todo caso, favorecerían a la gestión pública directa”, apunta a este diario Peiró.

Los datos son de 2009, los últimos disponibles. Y comparan la información de 19 departamentos sanitarios valencianos de gestión pública con dos de gestión privada: La Ribera (Alzira) y Torrevieja (ahora hay otros tres departamentos privatizados: Dénia, Manises y Elche). La información que ha servido de base del trabajo no estaba inicialmente destinada a comparar los dos modelos de gestión. Se recopiló para analizar las variaciones en gasto hospitalario entre las 119 áreas del Sistema Nacional de Salud. Ante la polémica y las protestas desatadas en respuesta a la decisión del Gobierno de Madrid y, sobre todo, debido a la falta de evidencias sobre la eficiencia que aporta la privatización bajo el modelo Alzira, los autores consideraron que se encontraban ante una ocasión ideal para aprovechar la información recogida y confrontar los dos modelos, pese a las limitaciones que puedan derivarse de que los datos se obtuvieran para otros fines. Recientemente publicaron el resultado en el blog Nada es gratis de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea).

En el modelo Alzira, la Administración paga una cuota anual (una capita) por habitante a cambio de que una empresa se haga cargo de su cuidado. Esta cantidad cubre la atención hospitalaria y la primaria (en los centros de salud). Madrid y Castilla-La Mancha quieren aplicar esta fórmula limitada solo a la atención hospitalaria. Precisamente el aspecto al que se ciñe el estudio.

El trabajo no solo sostiene que el gasto hospitalario por habitante es similar en los dos modelos. También que el coste del ingreso de cada paciente hospitalizado en un centro de gestión privada es un 20% inferior al de uno público.

Un aumento de hospitalizaciones penaliza el gasto en las concesiones

¿Cómo se explica que en la gestión privada el tratamiento por paciente sea más barato, pero el gasto por habitante similar? La respuesta está en dos comportamientos que se dan en las concesiones. Por un lado, en los departamentos privatizados hay más ingresos hospitalarios que en el resto (11,8 frente a 9,7 por cada 100 habitantes). Por otro, dado que su presupuesto es cerrado (la capita) y existe libertad de elección de hospital, los centros de gestión privada tratan de incrementar sus ingresos atrayendo a pacientes de otras poblaciones al margen de los habitantes que tienen asignados, por los que facturan el coste de su tratamiento a la Generalitat. Según las cuentas de la empresa que gestiona el departamento de salud de Alzira, el 15% de sus ingresos en 2011 (28,8 millones) procedieron de atenciones a ciudadanos de otros departamentos de salud.

Cifras para un debate

  • El estudio dirigido por Salvador Peiró indica que apenas hay diferencias en el gasto por habitante entre hospitales gestionados de forma pública o privada. En el primer caso, cuesta entre 608 y 707 euros, y en el segundo, entre 672 y 733 euros (con datos de 2009).
  • La información procede del gasto contable declarado por los hospitales de agudos en la red pública valenciana en la Encuesta de Establecimientos Sanitarios con Régimen de Internado, que elabora el Ministerio de Sanidad y las autonomías. Incluye toda la atención especializada (no solo hospitalización).
  • La Generalitat Valenciana sostiene que el modelo Alzira le permite ahorrar hasta el 25% respecto a la gestión pública.
  • El Gobierno valenciano pagó 639 euros anuales en 2012 (618 en 2009) por habitante a las empresas que gestionan los departamentos de salud privatizados por su asistencia integral (no solo hospitalaria, también en centros de salud). No se incluye la oxigenoterapia, transporte sanitario, farmacia ambulatoria y prótesis.
  • El consejero de Sanidad de Madrid, Javier Fernández-Lasquetty, ha manifestado, para justificar su apuesta de ceder al sector privado seis hospitales, que la atención en estos centros cuesta 600 euros por habitante, mientras que en los de gestión privada, es de 441 euros, un 26,5% inferior.

La mayor tasa de ingresos y estos pacientes importados se traducen en un aumento de actividad asistencial, lo que abarata artificialmente el coste por ingreso al dividir los costes fijos del hospital entre un mayor número de hospitalizaciones, según los autores.

“Controlar el gasto no solo pasa por reducir el coste unitario de cada hospitalización” ya que “un aumento de hospitalizaciones [como en las concesiones] podría disipar los pretendidos ahorros por reducción del coste unitario”, plantean los investigadores.

Hay voces discrepantes del estudio, como la de Fidel Campoy, ejecutivo de DKV Seguros y exgerente del departamento de Dénia, también privatizado. “Es una simple opinión disfrazada de evidencia científica”, ha replicado en el mismo blog. Campoy, que ha preferido no ampliar su respuesta a este diario, sostiene que los datos avalan un ahorro por habitante de 280 euros (un 31%). “Nosotros manejamos gasto hospitalario total y Fidel Campoy presupuesto, y solo el de la Generalitat”, se defienden los autores del estudio.

Peiró recuerda que los costes no son el único factor a tener en cuenta al valorar la atención sanitaria. Habría que atender también a la calidad asistencial que ofrece uno y otro modelo. Pero para saberlo aún habrá que esperar. Si es complejo analizar la eficiencia económica, aún lo es más contrastar la clínica.

Más información