Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Corte Inglés tendrá que uniformar a sus mandos varones

La Audiencia Nacional pide a la empresa que entregue los datos de retribuciones

Trabajadores de El Corte Inglés con sus uniformes.

Uniforme para los jefes también. El Corte Inglés impuso un atuendo corporativo para los empleados varones en tienda (departamentos de juventud, ventas y deportes) el pasado verano, como ya vestían las mujeres. Ahora tendrán que hacerlo también los hombres que ocupen puestos de mando. Así lo establece una sentencia de la Audiencia Nacional publicada este jueves, en respuesta a una demanda presentada por los sindicatos CC OO y UGT en la que denunciaban el incumplimiento total del plan de igualdad de la compañía. El texto reconoce “los avances sustanciales” en cuanto a la homogeneización de los uniformes, pero obliga a la empresa a dar un paso más. “Se ha acreditado que los mandos varones, a diferencia de los mandos mujeres, no están uniformados”, dice el escrito.

La sentencia descarta que la empresa, que ha declinado hacer una valoración de la misma, haya “incumplido globalmente sus compromisos, como denuncian los demandantes”. “Ha desarrollado un buen número de acciones que nos permiten visualizar avances importantes en la consecución de objetivos del plan”, continúa. La Audiencia Nacional apunta, sin embargo que el de los uniformes no es el único punto que ha quebrantado la compañía. El Corte Inglés no ha facilitado en plazo los datos relativos a las retribuciones salariales a la comisión de seguimiento del plan, lo que “ha retrasado de modo grave la obligación de proponer anualmente medidas para corregir las diferencias existentes”.

“El Corte Inglés retrasa la información porque quedaría claro que hace un trato desigual”, afirma Ángel Martín, abogado de CC OO. Vanesa Barco, secretaria de igualdad de la sección de comercio de UGT, considera que la compañía ha “ocultado” los datos, aunque desde el sindicato no quieren “dar por hecho” que se producen desigualdades. “Reivindicamos información y no nos vale que nos la den con cuatro años de atraso”, opina Barco en relación a los datos aportados por la empresa el pasado diciembre, pocos días antes del juicio.

Lo importante, según la representante de UGT, es que la justicia reconozca que los planes de igualdad son una obligación y no solo un trámite legal para evitar multas. El de El Corte Inglés, firmado en 2005, fue pionero en el sector de los grandes almacenes. Por eso los sindicatos mayoritarios, aunque con menor representación en la empresa, consideran que el grupo español debe dar ejemplo y mostrar un mayor compromiso para su cumplimiento. UGT y CC OO estudian si recurrirán la sentencia que desestima la mayoría de los puntos de su demanda. “La igualdad salarial es importante para las mujeres”, zanja Barco.

Más información