Las aplicaciones de cotilleo disparan las denuncias por ciberacoso

Herramientas como los ‘informer’ o Gossip preocupan por los insultos anónimos

Cataluña activa un protocolo para escuelas y familias

“A. O. te la chupa de puntillas si quieres”. “Se rumorea que en primero de bachillerato hay tres homosexuales”. Mensajes como estos los envían menores por la Red a través de nuevas aplicaciones, como Gossip, o de páginas conocidas como informer, que se están extendiendo como la pólvora desde hace un mes entre los institutos y universidades y que han hecho saltar las alarmas en Cataluña, donde han proliferado más. Son textos que fácilmente caen en los insultos y las humillaciones, por el anonimato que protege a sus autores. “Algunos incluso han acabado en peleas”, relata Eric Cruces, alumno de 2º de ESO de la Escuela Pía de Barcelona.

El uso, o más bien el mal uso, de las nuevas herramientas de cotilleo cibernético están disparando las alarmas. Las escuelas, la policía y la Generalitat de Cataluña han activado protocolos de actuación ante el aumento de injurias y vejaciones contra alumnos y profesores. Solo esta semana, los Mossos d'Esquadra dicen que han recibido varias denuncias.

La más reciente de estas nuevas formas de chismorreo es una página de Facebook bautizada como informer. El primero ha nacido este 2013. Fue el de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y desde entonces muchos campus e institutos han copiado la iniciativa. Este nuevo fenómeno social ya ha cruzado España, pero es en Cataluña donde más ha calado. Si la página de la UAB contaba ayer con casi 13.000 seguidores, la de Salamanca se quedaba en apenas 730 y la de la Autónoma de Madrid no llegaba a los 200.

Enric (prefiere no dar su apellido) y tres amigas crearon informer.cat, una web que pretende aglutinar a todos los informers de las universidades catalanas. Asegura que la idea inicial era hacer que “la gente se lo pasara bien”, pero admite que se les “ha ido de las manos”. “La gente es morbosa y prefiere el cotilleo”.

El 20% de institutos catalanes tiene páginas anónimas de chismorreos

Gossip (que en inglés significa cotilleo) tiene también poco tiempo de vida. Se lanzó el pasado 10 diciembre y ayer tenía más de 32.000 usuarios. De momento, la aplicación solo existe para iPhone e iPad, y funciona por salas temáticas (hay más de 800) creadas por los usuarios. “Hay salas sobre escuelas, equipos de fútbol, programas de televisión... También hay muchos barrios, como Lavapiés”, explica Ignacio Espada, cofundador de Gossip. Espada lamenta la polémica que se ha generado en los últimos días a raíz del tono de algunos escritos. “Los cotilleos no son malos, lo malo es cuando la gente hace comentarios para hacer daño a otros”, defiende Espada, quien asegura que el programa cuenta con filtros de seguridad de palabras injuriosas.

Argumentos como estos no convencen a algunas familias. Pere Farriol, presidente de la Federación de asociaciones de padres de Secundaria, critica duramente a los “emprendedores sin escrúpulos” que crean este tipo de aplicaciones. Algunos centros ya han tenido que tomar cartas en el asunto. La UAB publicó ayer en su intranet un aviso sobre el peligro de estas aplicaciones y las Escuelas Pías de Cataluña activaron un protocolo especial.

La Generalitat hace semanas publicó unas recomendaciones para escuelas y familias para ayudarlos a detectar casos de ciberacoso en cualquiera de las redes sociales. Apremiados por los recientes eventos, se ha añadido el procedimiento para denunciar páginas como el informer, que ya tienen implantados el 20% de institutos públicos y privados, según la Generalitat.

El instituto Torre del Palau de Terrassa (Barcelona) es uno de los que ha tenido que hacer frente a un informer calumnioso. El director del centro, Evaristo González, explica que la página apareció el lunes. En pocas horas llegó a los 500 seguidores y los insultos que señalaban, con nombres y apellidos, a alumnos y profesores no tardaron en aparecer. González denunció la web el martes y ese mismo día por la noche los Mossos ya la habían cerrado.

El instituto aprovechó este mal trago y le dio la vuelta: “Organizamos charlas en las aulas explicando a los alumnos los peligros de este tipo de herramientas que permiten una forma de expresión rápida. Pero los chicos han entendido que la libertad de expresión a veces puede herir la sensibilidad de la gente”, explica el director. González se muestra contrario de vetar las nuevas herramientas tecnológicas. “Prohibir no sirve de nada. Tenemos que afrontar la realidad. Los profesores tenemos que educar en las buenas prácticas. Hace unos años, los niños escribían en la pared, ahora lo hacen en Internet”, remacha.

Meritxell Ruiz, directora general de Atención a la Familia y de la Comunidad Educativa de la Generalitat de Cataluña, pide una especial implicación de las familias porque habitualmente se hace uso de estas aplicaciones fuera de la escuela. Y plantea otro dilema. “Hace falta preguntarse a qué edad es conveniente que los niños tengan móvil y a qué edad, Internet en el móvil”.

Gossip Girl, una serie donde "los 16 son los nuevos 30"

CAROLINA GARCÍA

La serie Gossip Girl sigue siendo la favorita entre los adolescentes estadounidenses a pesar de que las aventuras de Serena, Blair, Nate, Chuck y Dan, entorno a los rumores, el sexo, el amor y las mentiras, han acabado tras estar seis temporadas en antena (el último capítulo se emitió en Estados Unidos el 17 de diciembre de 2012). La ficción debe su nombre a un blog, el más popular de la Gran Manzana, que es el cajón desastre donde sus protagonistas publican todo tipo de cotilleos y traiciones. Un cóctel explosivo, además aderezado, con unos personajes que pertenecen a la alta sociedad neoyorquina y su vida gira entre fiestas, compras y más sexo.

"Es un retrato semisatírico del poder en las escuelas privadas entre aquellos que viven en los áticos más caros de la ciudad de Nueva York. Enseña una cultura obsesionada con la juventud, el dinero y la apariencia, donde los 16 son los nuevos 30. En un mundo, en el que los padres temen que sus hijos crezcan muy rápido mientras los jóvenes afirman que sus padres se niegan a envejecer", explica The New York Times.

Gossip Girl ha conseguido en estos años convertirse en un fenómeno fan, y no solo entre los menores. La serie cuenta actualmente con más de 12 millones de seguidores en Facebook y más de millón y medio en Twitter. Además, sus protagonistas siguen llenando portadas de revistas de adolescentes y cuentan con muchos galardones Teen Choice Awards (más de 20), los más populares entre los jóvenes de EE UU.

"Para los adultos, los romances son variables y la amistad es la constante. Entre la juventud privilegiada que muestra esta serie se invierte la ecuación: los asuntos de amor son constantes, y son las amistades las que varían", continúa el mismo diario.

Este drama adolescente está basado en las novelas homónimas de Cecily von Ziegesar y su estreno fue el 19 de septiembre de 2007.